Noticias

Mo Ostin, legendario director de Warner Bros. Records, muere a los 95 años

El famoso ejecutivo pasó más de 30 años guiando las carreras de algunos de los actos más importantes de la música.

Mo Ostin 2003 Rock Hall Getty Web
Getty Images

Mo Ostin, ejecutivo musical enormemente influyente que dirigió Warner Bros. Records durante más de 30 años, murió a la edad de 95 años, consigna NME.

Nacido Morris Meyer Ostrofsky en 1927, el futuro magnate de la música pasó su primera infancia en Nueva York, antes de que él y su familia se mudaran a Los Ángeles en 1941. En 1953, después de estudiar economía en UCLA, consiguió un trabajo en Verve Records trabajando en el Departamento de Finanzas. Siete años más tarde, tras un intento fallido de comprar Verve, el legendario cantante Frank Sinatra lanzó su propio sello, Reprise. Y contrató a Ostin para que lo dirigiera. En 1963, Reprise la compró Warner Bros.

Ostin rápidamente se hizo un nombre en Warner Bros., firmando los Kinks en 1964 y Jimi Hendrix Experience en el 67. En 1970 fue ascendido a presidente de Warner-Reprise; dos años más tarde, sería nombrado presidente/CEO, cargo que ocupó hasta su salida de la empresa en 1994.

Bajo la supervisión de Ostin, Warner Bros. acumuló una lista de clientes que incluía algunos de los actos más importantes de la música, incluidos Fleetwood Mac, Van Halen, The Who, Van Morrison, Grateful Dead, Joni Mitchell, Randy Newman, James Taylor, Rod Stewart, R.E.M. , Steely Dan, Tom Petty y los Heartbreakers, los Red Hot Chili Peppers y Green Day.

Ostin se ganó una reputación por su enfoque amigable con los artistas, algo que dijo que obtuvo al trabajar para Sinatra. “Adivinó que el impulso de la compañía deberían ser sus artistas”, explicó Ostin en el libro Exploding de 2002. “Todo parece lógico hoy, pero en aquel entonces era realmente revolucionario”.

Aunque prolífico, el mandato de Ostin en Warner Bros. no siempre fue fácil. El sello atravesaba notablemente un período tumultuoso a principios de los años 90, luego de la fusión de Warner Communications y Time Inc. También fue en esta época cuando Prince comenzó una disputa muy publicitada con el sello. Enojado porque no tenía control sobre la velocidad a la que lanzaron su material. En medio de esta tormenta, Ostin decidió dejar la empresa que ayudaría a dirigir durante más de tres décadas.

El famoso ejecutivo dejó Warner Bros. en 1994 y se unió a DreamWorks Records menos de un año después. El sello advenedizo se hizo un nombre firmando una alineación ecléctica de artistas. Entre ellos Elliott Smith, Henry Rollins, Eels, Papa Roach, Jimmy Eat World y Rufus Wainwright. Aún así, en 2003, la disminución de las ventas y el comienzo de la piratería de música en línea tuvieron efecto y DreamWorks Records se vendió a Universal Music y finalmente se disolvió.

Ostin fue incluido en el Salón de la Fama del Rock & Roll en 2003 por Neil Young, Paul Simon y el creador de Saturday Night Live, Lorne Michaels. “Cualquiera que estuvo en Warner Bros. durante los años de Mo sabía que era un momento exaltado”, dijo Simon durante la ceremonia, “con la posible excepción de Prince”.

“Amo a Mo”, agregó Young. “Este hombre, Mo Ostin, estaba detrás de la música. Él estaba detrás de hacer que sucediera. Estaba detrás de dejar que sucediera, sin importar cómo iba a suceder. Y él estaba detrás de hacer que sucediera. Y es por eso que Reprise y Warner Bros. fueron los mejores sellos discográficos de la historia en lo que a mí respecta”.

Cuando la noticia del fallecimiento de Ostin se hizo pública, muchos miembros de la industria de la música presentaron sus respetos. En una declaración conjunta, el copresidente y director ejecutivo de Warner Records, Aaron Bay-Schuck, y el copresidente y director de operaciones, Tom Corson, describieron a Ostin como “uno de los mejores discográficos de todos los tiempos y un arquitecto principal del negocio de la música moderna. Para Mo, siempre se trató ante todo de ayudar a los artistas a hacer realidad su visión”.

Max Lousada, director ejecutivo de Warner Recorded Music, llamó a Ostin “un pionero que escribió el libro de reglas para que otros lo siguieran”, mientras que el presidente y director ejecutivo de Universal Music Group, Lucian Grainge, señaló que su “olfato para el talento era una leyenda, pero también era un increíble conector de personas; algo que se echa mucho de menos en el negocio, y en el mundo, hoy”.

Compartir