Noticias

Korn y «Follow the Leader»: a la conquista del mundo

Lanzado el 18 de agosto de 1998, el tercer disco de la leyenda del nu metal consolidó su avance en la escena del rock de fines de los 90.

Korn 1998 Promo Getty Web
Getty Images

Cuando Korn lanzó su tercer álbum, «Follow the Leader», el 18 de agosto de 1998, sabían que eran los mejores. Pero no tenían idea de la tormenta que el disco les provocaría personal y profesionalmente. El álbum homónimo (1994) y «Life Is Peachy» (1996) los pusieron en el mapa. Y «Follow the Leader» los colocó en la contienda por la dominación mundial. Vendió más de cinco millones de copias en menos de cuatro años. Hasta la fecha, ha vendido más de siete millones en los EE. UU. y más de 14 millones en todo el mundo. Lo que lo convierte en el disco más popular de la banda.

Pero con la popularidad masiva vino un comportamiento peligrosamente excesivo y una crisis de identidad paralizante. “El gran éxito de ‘Freak on a Leash’ y ‘Got the Life’ nos asustó muchísimo”, me dijo Davis en 2002. “Pasamos por algunos periodos de adaptación salvajes. Nadie se llevaba bien y todos nos estábamos volviendo locos por toda esta fama. Antes de eso, podíamos salir entre la multitud y hablar con la gente. De repente necesitaba un guardaespaldas donde quiera que fuera. No podía ir a ningún lado porque la gente me apuraría y nunca quise eso”.

En la superficie, la vida era maravillosa para Korn. El álbum se vendió de inmediato. Aterrizó en el número 1 en la lista de álbumes Billboard 200 en sus primeras semanas con ventas de 268,000 copias. Y la gira Family Values ​​que lanzaron para apoyarlo les dio su propia plataforma para unir la nu- Movimiento de metal y metal alternativo. La gira fue un tremendo éxito, promoviendo las carreras de Limp Bizkit, Orgy, Incubus y Rammstein, y ayudando a Ice Cube a solidificar una base de fanáticos del metal. Pero en ese entonces, Korn no sabía cuándo decir cuándo, y entre el alcohol, las drogas y el sexo desenfrenado, los miembros de la banda sufrían de falta de sueño, egos demasiado inflados y adicción.

“Hubo muchas veces que casi terminamos”, dijo el bajista Reginald “Fieldy” Arvizu. “Tuvimos demasiado de algo bueno y eso se convirtió en algo malo. No podíamos soportar estar cerca el uno del otro e hicimos muchas cosas solo para pasar el día”.

Los problemas de Korn no solo provenían de la atención general. Eso solo magnificó los problemas. Incluso antes de que la banda entrara al estudio con los productores Steve Thompson y Toby Wright, Korn estaba luchando para hacer frente a su fama. Cinco años antes, la banda se moría de hambre y era prácticamente desconocida. De repente tenían todo lo que pensaban que siempre quisieron.

“Había chicas en el estudio todo el tiempo cuando supuestamente estaban trabajando, y tenían gente involucrada con ellas que les estaba dando una paliza”, dijo Ross Robinson, quien produjo los dos primeros álbumes de Korn y trabajó con Davis en su voz para Follow the Leader. “Yo no estaba involucrado con la escena de las drogas o la escena de la fiesta con esos tipos. Yo era el tipo directo y en el que más confiaban. Pero básicamente su visión se nubló. Contrataron gente para divertirse. Tan pronto como toda la escena se convirtió por completo en Mötley Crue, quedé fuera de escena”.

Korn comenzó a trabajar en «Follow the Leader» a principios de 1998 y entró en NRG Recording Studios en North Hollywood en marzo. La banda grabó las canciones en aproximadamente tres meses de libertinaje e invitaron al vocalista de Limp Bizkit, Fred Durst, a agregar voces a «All in the Family», y sellaron su credibilidad en el hip-hop al incorporar a Ice Cube para «Children of the Korn» y The Tre Hardson de Pharcyde por «Cameltosis».

“Estábamos escuchando toneladas de rap, pero también nos gustaban bandas como Pantera y Sepultura y, a medida que evolucionamos, creo que aprendimos a mezclar mejor esos dos estilos”, dijo Davis. “Además, crecí en new wave y siempre quise hacer música que tuviera mucha melodía. Pusimos eso en los dos primeros discos, pero ‘Follow the Leader’ fue donde pudimos enfatizar realmente los ganchos y a la gente le encantó esa m—”.

Mientras que «Got the Life», «Freak on a Leash» y «All In the Family» atrajeron instantáneamente a una audiencia masiva, otras canciones fueron más experimentales, incorporaron elementos de rock industrial y alternativo y los envolvieron en un núcleo de música emergente, ritmos y voces torturadas que se autoflagelan. “Dead Bodies Everywhere” presenta bajos profundos y temblorosos y teclados al estilo Dr. Dre entre el clamor de guitarras afinadas y voces que suenan desesperadas. Después de una breve sección media, la canción cambia de dirección y sigue una línea de melodía mareante y de pesadilla mientras Davis grita: «¡Cadáveres por todas partes!» una y otra vez. Aún más inquietante es la melodía de caja de música en clave menor que se repite a lo largo de la canción, mientras que «Reclaim My Place» es un headbanger denso y ruidoso con un ominoso puente ambiental.

“Nunca quisimos sonar como cualquier otra banda”, dijo Arvizu. “Aunque nos gustaban todas esas bandas que eran parte del sonido que ayudamos a crear, siempre quisimos estar un paso por delante de todos los demás que estaban haciendo este tipo de música”.

Para demostrar que no todo era muerte y perdición, Korn incluyó una conversación drogada y una versión de «Earache My Eye» de Cheech & Chong como bonus track de Follow the Leader. Por supuesto, se aseguraron de que la canción presentara sonidos galácticos de guitarra y un ritmo aplastante y, al final, la ralentizaron hasta que sonó tan pesada como Godflesh.

“Eso se hizo solo por diversión y nos reímos muchísimo haciéndolo”, dijo Davis. “Por supuesto que estábamos jodidamente drogados, pero creo que es realmente importante hacer cosas así de vez en cuando solo para mantener las cosas en perspectiva. Si eres músico y hablas en serio todo el tiempo, estás jodido”.

Compartir