Noticias

Futuro 33: grandes películas sobre la pasión por la música

En la radio del rock, te recomendamos 33 cintas que nos recuerdan ese sentimiento que no tiene palabras para ser descrito.

Peliculas Musica Web
promocional

Hace muchos años, los Dioses transmitieron un sonido atemporal que se conocerá para siempre como Rock and Roll. Poco después, se comercializó mucho y se manifestó en innumerables formas en la cultura pop, incluso en la pantalla grande.

El Rock and Roll vino con su propia filosofía: un manifiesto colectivo que exige el fin de la guerra y la codicia capitalista, el amor por toda la humanidad sin importar la raza o el género, y un gran momento para todos los que deseen seguirlo.

Lo que sigue a continuación es una lista de 33 películas de Rock n Roll formada por algunas de las que consideramos las mejores jamás realizadas. Estas cintas hacen todo lo posible para capturar el espíritu, el contenido, el estilo y la actitud de lo que deberían ser las películas de Rock n Roll.

En el aniversario 33 de Futuro, te presentamos 33 grandes películas sobre la pasión por la música…

School of Rock

Mucho antes de que fuera un exitoso musical de Broadway, School of Rock era una pequeña comedia divertida y conmovedora, protagonizada por Jack Black como un guitarrista desempleado que finge conseguir un trabajo como profesor de música en una escuela privada. Cuando se le ocurre la idea de que sus hijos lo apoyen en una Batalla de bandas, el maestro aprende una valiosa lección sobre ser un colaborador, no un solista. El director Richard Linklater y el guionista Mike White también tienen mucho que decir acerca de cómo los sueños de una persona promedio «Ojalá fuera una estrella de rock» no se tratan solo de fama y ego, sino de ser escuchado y apreciado.

I Want to Hold your Hand

La primera película que dirigió Robert Zemeckis (el mismo de la trilogía de «Back To The Future») fue sobre la histeria que provocaron los Beatles en febrero de 1964, cuando llegaron por primera vez a los Estados Unidos para presentarse en el Ed Sullivan Show. En la película, seguimos a un grupo de chicos de Nueva Jersey que harán lo imposible por estar en ese teatro. Una comedia clásica sobre el ser fan, de 1978.

Rockstar

Inspirada en el caso de «Ripper» Owens cuando entró a Judas Priest, esta es la historia de un fan que la hizo. Chris Cole (Mark Wahlberg), pasa de la cancha al escenario para ser el cantante de la banda Steel Dragon, mostrándonos la experiencia desde los ojos del protagonista, que se encuentra de golpe con el ser una estrella de rock, sin perder el fanatismo. Si tienes tu corazón en medio del heavy, esta es para tí.

Detroit Rock City

¿Quién no se sintió identificado con esta historia? Cuatro adolescentes devotos de Kiss pasan una travesía de tintes épicos para ver a la banda de sus sueños en un concierto en el Cobo Hall de Detroit. Con una banda de sonido pegada al repertorio del rock clásico, «Detroit Rock City» nos recuerda qué somos capaces de hacer por ver a la banda de nuestra vida. Y, por supuesto, nos saca una sonrisa.

Almost Famous

Cerrando los 90, Cameron Crowe (“Singles”) se dio el lujo (y la terapia) de realizar una película contando sus experiencias como reportero adolescente de la Rolling Stone, período en el que compartió con Allman Brothers, Led Zeppelin, Rod Stewart, The Who y Neil Young, entre otros nombres relevantes de los 70. Son sus experiencias las que vemos en el personaje de William Miller siguiendo a Stillwater en “Almost Famous”, una historia de amor por la música y por el rock. Una historia que nos conmueve con cada repaso que le hacemos.

That Thing You Do!

El debut de Tom Hanks como guionista y director rinde homenaje a la era en la que las bandas de rock regionales recién limpiadas podían grabar un sencillo de éxito y convertirse brevemente en una sensación nacional. Adam Schlesinger de Fountains of Wayne escribió el éxito «That Thing You Do» para la banda ficticia de la película, The Wonders: es una cancioncilla tan buena que no envejece la décima vez que aparece en la película. Si bien Hanks no idealiza el auge y la caída de las maravillas de un solo éxito (o, mejor dicho, las maravillas de un solo éxito), sí se identifica con la forma en que un estallido de inspiración creativa puede permitir que un puñado de jóvenes vea que hay más en el mundo. que solo su pequeña ciudad natal.

The Boat That Rock

Ser fanático de la música puede cambiar tu vida, y ser fanático de la radio te puede llevar a trabajar en ella y entregar todo tu corazón. Ese es el mensaje que nos queda con la soberbia «The Boat That Rocked», dirigida por Richard Curtis, sobre una radio pirata en un barco, que pone rock and roll las 24 horas del día. La música nos mueve el espíritu, y esta historia da fe de ello.

High Fidelity

Basada en el best seller de Nick Hornby, es una de las pocas películas que retrata de mejor forma el cómo la música influye, afecta y determina nuestra vida. Rob (John Cusak) tiene una tienda de discos y quizás la mejor colección personal, y hace una lista de los cinco rompimientos de su vida, mientras reacomoda sus discos después de su último rompimiento. ¿A cuántos no nos ha pasado que sellamos momentos en nuestras vidas con canciones, discos y melodías?

This is Spinal Tap

El mockumentary por excelencia, que retrata la vida de la banda semi-ficticia Spinal Tap. Todo un clásico del género, y también una de las mejores comedias con el sello del gran Rob Reiner, que retrata (y critica) el estilo de vida pretencioso y frívolo glamoroso de muchas de las bandas de rock. Una lección de vida sobre qué hacer y qué evitar. Siempre vigente.

Inside Llewyn Davis

Los hermanos Cohen entregaron uno de los grandes relatos sobre la música a mediados de esta década, inspirándose en la escena folk de Greenwich Village en 1961. Con una tremenda banda sonora de música folk sincera y temática, las canciones originales parecen impresionantes mezclas de Simon & Garfunkel con Mumford & Sons, sellando con la magnífica interpretacion que Oscar Isaac hace de Llewyn Davis, inspirado en Dave Van Ronk. Para tomar la guitarra de palo.

Wayne’s World

Un sketch recurrente del Saturday Night Live de fines de los 80 y comienzos de los 90 le habló a toda una generación gracias a la pasión por el rock y a la eterna búsqueda de la juventud y la renovación del permiso para no crecer. ¿Quién no se ha sentido identificado con Wayne y Garth? 25 años después, la secuencia con «Bohemian Rhapsody» de Queen sigue calándonos hondo.

Once

Hace década y media, «Once» irrumpió en el mapa de todo el mundo cristalizando de la forma más bella y melancólica lo que significa que dos almas se encuentren gracias a la música y todo lo que puede venir después es la realidad que se escapa a los acordes, las guitarras acústicas y las armonías. La química entre Glen Hansard y Markéta Irglová (ambos músicos en la vida real) lo irradia todo en un relato que te dejará pensando un par de cosas mientras escuchas tonadas acústicas hasta el fin de los tiempos.

A Hard Day’s Night

En los días previos a los videos musicales, la única forma en que muchos fanáticos podían ver a sus bandas favoritas era si aparecían en la pantalla grande. Y quizás la mejor película de todo es elote es «A Hard Day’s Night», precisamente por The Beatles. Es difícil exagerar la importancia de los Fab Four, y su debut cinematográfico los vio interpretando aproximaciones tontas de sí mismos. Ligera en la trama y pesada en la música, la película es una delicia para cualquiera que ame a los Beatles o la música rock clásica en general. Además, la película mostró que eran bastante expertos en su propio tipo de comedia tonta.

The Commitments

Un grupo heterogéneo de jóvenes irlandeses que aman el R&B estadounidense se convierten en héroes de la banda de bar en esta importación del Reino Unido, que fue un éxito inesperado en el video casero y generó una banda sonora de gran éxito. La mejor manera de experimentar las escandalosas versiones de Wilson Pickett y Otis Redding de Commitments es ver la película y subir el volumen hasta que te sumerjas por completo en la maravilla de los niños de clase trabajadora que viven sus fantasías de rock and roll. Escrita por Roddy Doyle y dirigida por Alan Parker, esta historia muestra cómo se siente un grupo de personas no famosas que se reúnen y hacen un ruido alegre, y luego se convierten en estrellas por una noche.

Blinded By The Light

Algunas películas de rock tratan sobre los propios rockeros, mientras que otras se centran en las experiencias específicas de los fans y su conexión con la música. «Blinded By The Light» es la historia de un adolescente paquistaní británico que encuentra consuelo y comunidad en la música del rockero estadounidense Bruce Springsteen. Si bien la película no se trata del «Jefe», sí captura la experiencia típica de los fanáticos del rock y explora cómo la conexión emocional de la audiencia con las melodías puede cambiar sus vidas.

Scott Pilgrim vs. the World

Basado en una novela gráfica, ‘Scott Pilgrim vs. the World’ protagonizada por Michael Cera como un bajista que debe derrotar a los ex novios de su interés amoroso para ganar su afecto. Beck contribuyó e interpretó las canciones interpretadas por la banda de Pilgrim, Sex Bob-omb, y el resto de la banda sonora se compone de indie rock puntuado por los Rolling Stones («Under My Thumb») y T. Rex («Teenage Dream»).

Yesterday

El director Danny Boyle demuestra hábilmente cuán importantes son los Beatles para nuestro mundo al eliminarlos por completo. ‘Yesterday’ es la historia de un compositor en apuros que se despierta después de un extraño giro de los acontecimientos para descubrir que es el único que recuerda la música de los Fab Four. Rápidamente se hizo famoso después de compartir y realizar lo que recuerda de su trabajo, pero sus motivos se enredan y exponen de maneras muy interesantes.

The Rocky Horror Picture Show

En parte comedia nocturna, en parte película de monstruos y en parte extravagancia musical, «The Rocky Horror Picture Show» (1975) es un clásico absoluto. El escenario y el vestuario realmente roban el espectáculo, a menudo yuxtaponiendo las escenas musicales de alta energía contra una mansión embrujada monótona y polvorienta. El conocido número musical de la película, «Let’s Do The Time Warp Again», captura a los muchos habitantes de Transilvania agitándose rígidamente a través de un baile en línea, como un espectáculo de Broadway de bajo presupuesto realizado por cadáveres reanimados. La sexualidad macabra y tonta de la película desarrolló un conocido seguimiento de culto, todavía reservando teatros para espectáculos de medianoche en todas partes e incluso inspiró una nueva versión de televisión con Laverne Cox en 2016.

Bill And Ted’s Excellent Adventure

“Sean excelentes los unos con los otros”, una enseñanza sencilla de hombres sencillos. Estas son las palabras de Bill y Ted; dos rockeros de secundaria que reciben la ayuda de un viajero en el tiempo para aprobar su clase de Historia. También aprenden que es su destino escribir una canción que unirá al mundo en paz. La trama suena complicada, pero es sorprendentemente fácil de absorber, lo que la convierte en una de las mejores películas de Rock and Roll de la historia. El dúo titular recopila figuras históricas importantes como Juana de Arco y Genghis Kahn para ayudarlos a estudiar para su examen final. El viaje está lleno de momentos de air guitar, puntuados con solos triturados no diegéticos, y el segundo acto se convierte en uno de los mejores montajes de comedia de todos los tiempos.

Hedwig and the Angry Inch

El musical «Hengry and the Angry Inch» es uno de los mejores en lograr la originalidad, un elemento que muchos buscan para acercarse a la música. La película utiliza elementos cómicos para tratar complejos temas como la identidad de género, las tensiones políticas y la industria musical. Es la historia de Hansel, un joven que se enamora perdidamente de un soldado estadounidense. Para poder casarse y dejar la Alemania socialista, adopta una nueva identidad y cambia su sexo para poder estar junto al que cree será su pasaje hacia la libertad. Sin embargo, sus sacrificios son inútiles, y decide poner toda su frustración en la música, logrando aceptar su identidad.

Tenacious D In The Pick Of Destiny

Jack Black estuvo en llamas a lo largo de la década de 2000, haciéndose un nombre como actor y músico. Junto a Kyle Gass, Black constituye la mitad de Tenacious D, una banda de rock cómico que se presenta desde principios de los 90. The Pick of Destiny sigue la búsqueda de la banda de una púa de guitarra especial imbuida de poderes sobrenaturales. Obviamente, no debe tomarse muy en serio, y tanto Black como Gass demuestran ser tontos carismáticos que son más que capaces de llevar una película.

The Last Waltz

Dirigida por el entusiasta del rock Martin Scorsese, «The Last Waltz» es un documental sobre la actuación de despedida de The Band (anteriormente la banda de respaldo de Bob Dylan) en el Winterland Ballroom de San Francisco, sede de innumerables conciertos fabulosos en las décadas de 1960 y 1970. Una veintena de invitados especiales añadieron su talento musical al concierto, incluidos Paul Butterfield, Eric Clapton, Bob Dylan, Ringo Starr, Muddy Waters y Neil Young. Quizás más que cualquier otra cosa, la película destaca la carrera del guitarrista/cantante Robbie Robertson, uno de los productores de la película. La película es a menudo aclamada como una de las mejores películas de conciertos de todos los tiempos.

Airheads

Ambientada en Los Ángeles, «Airheads» es una de las mejores películas de rock and roll de los 90. Se trata de un grupo llamado The Lone Rangers que toma como rehén a una estación de radio completa en un intento de reproducir su demostración en el aire. Está protagonizada por Brendan Fraser, Steve Buscemi y Adam Sandler como compañeros de banda, con Michael Richards, Michael McKean y Chris Farley. Es una versión divertida de la historia habitual de «hacerse grande», lanzando una pizca de un thriller al estilo de «Die Hard» con muchos chistes musicales geniales. No es una obra maestra pero los chistes son decentes, la historia tiene una gran premisa y la música de la banda no es tan mala.

Head

En cierto modo, «Head» es una celebración del final de The Monkees, una especie de viaje de muerte en la mente colectiva del grupo que inspiró una de las mejores películas de Rock and Roll de todos los tiempos. Llegó en un momento en que la banda comenzaba a separarse, y la locura de la que alguna vez formaron parte estaba disminuyendo. La película fue dirigida por Bob Rafelson y coescrita por Jack Nicholson, quien volvería a colaborar en «Five Easy Pieces». La película es una colección de cortos absurdos que fluyen dentro y fuera con un aireado flujo de conciencia.

Woodstock

La Feria de Música y Arte de Woodstock, como se la llamó, fueron tres días de paz, amor, droga y la música presentada por más de 30 bandas. Incluso sin que se hiciera una película, este fue un evento fenomenal y ciertamente uno de los más grandes en la historia del rock and roll. La película fue bellamente fotografiada y su uso de elementos multipantalla parecía revolucionario para la época. Otra cosa para recordar es que los inmensos festivales de música eran comunes en esos tiempos embriagadores, aunque Woodstock fue sin duda el mejor. Por desgracia, probablemente nunca habrá otro Woodstock (sin tener en cuenta las secuelas, por supuesto), a menos que podamos, de alguna manera, «volver al jardín».

Singles

La película Singles de 1992 es una comedia romántica sobre la mayoría de edad ambientada en Seattle. Sigue la vida de varias personas que viven solas por primera vez mientras navegan a través de los altibajos de la vida mientras intentan descubrir qué significa ser un adulto. La película explora temas como el amor, el compromiso, la amistad y el encuentro con uno mismo mientras cuenta estas historias desde un punto de vista único de la década de 1990.

American Graffiti

El segundo largometraje de George Lucas como director se basó en su adolescencia. ‘American Graffiti’ tiene lugar la última noche del verano de 1962, con los niños paseando por diversión antes de que la escuela comience de nuevo. Presentó más de 40 clásicos de la era anterior a los Beatles, incluidos «Runaway» de Del Shannon, «That’ll Be the Day» de Crickets y «Come Go With Me» de Del-Vikings.

A Mighty Wind

«This is Spinal Tap» es solo uno de los múltiples falsos documentales musicales de Christopher Guest.La historia presenta a tres grupos de artistas folclóricos separados y los invita al escenario para honrar a un productor folclórico que ya había fallecido. El grupo principal presenta a Eugene Levy como Mitch y Catherine O’Hara como Mickey, el antiguo dúo de tortolitos. La película es una parodia de la música folclórica estadounidense y se burla de sus muchas características hippies; sin embargo, lo que lo hace destacar es el aparente aprecio y amor de la audiencia por el género. Los espectadores pueden ver la verdad en esta declaración en acción durante la actuación de A Kiss en End of the Rainbow en las escenas finales de la película. Es realmente uno de los momentos más dulces de la película.

Heavy Metal

Calabozos, dragones, bárbaros bien dotados, guerreras duras, pilotos zombis, naves espaciales y robots: estas son las cosas que adoran los adolescentes marginales. Gran parte del rock and roll está intrínsecamente ligado a la lujuria adolescente, y el «Heavy Metal» producido por Ivan Reitman son 88 minutos de eso. Reitman incluso trae a los miembros del elenco de SCTV, posiblemente la compañía de comedia más rockera de 1981, para proporcionar las voces de los abogados intergalácticos y los alienígenas nyborg. La banda sonora de hard rock de gangbusters presenta a Cheap Trick, Blue Oyster Cult y Sammy Hagar, haciendo que la película de medianoche fume como una Gibson a través de un Marshall.

Sing Street

El musical romántico de John Carney de 2016 es «para hermanos de todo el mundo», como dicen explícitamente los créditos finales y, sin embargo, hay algo dolorosamente universal en la historia de la mayoría de edad ambientada en los años 80. Mientras observamos a los adolescentes irlandeses pobres agruparse en torno a los sonidos futuristas de la nueva ola, desde Duran Duran hasta Hall and Oates y The Cure, nos dejamos llevar por estos conmovedores retratos de la pasión joven. Por supuesto, nada de esto funcionaría sin las apuestas descarnadas que Carney conecta a su historia fantástica, todo lo cual suena con himnos tanto antiguos como originales. No es broma: si no estás cantando o aplaudiendo en el segundo acto, es posible que desees controlar los latidos de tu corazón. Algo está mal, amigo.

Saturday Night Fever

El movimiento disco llegó a su apogeo gracias a «Saturday Night Fever». John Travolta saltó con éxito de la televisión al cine a través de su interpretación de Tony Manero, un obrero de Brooklyn que brilla en la pista de baile. Gracias a sus secuencias de baile coreografiadas por expertos y su vibrante banda sonora dirigida por Bee Gees que ha vendido 16 millones de copias, la película convirtió la música disco en un fenómeno internacional, aunque rápidamente provocó una reacción violenta en su contra.

Pink Floyd: The Wall

Alan Parker fue el encargado de dar vida a la obra maestra de Pink Floyd, ‘The Wall’, con Gerald Scarfe animando su obra de arte del álbum. Bob Geldof de Boomtown Rats interpretó a Pink, la estrella de rock que se aleja cada vez más de su audiencia, y se utilizaron versiones ligeramente diferentes de muchas de las canciones del disco. La película abrió con una nueva pista, «When the Tigers Broke Free» y otro corte, «5:11 AM (The Moment of Clarity)», fue tomado de la próxima película de Roger Waters «The Pros and Cons of Hitch Hiking».

Yellow Submarine

Los Beatles apenas cooperaron en la realización de la película animada ‘Yellow Submarine’; su aparición al final fue un mandato contractual y solo contribuyeron con cuatro canciones nuevas, una de las cuales, «Hey Bulldog» de John Lennon, se eliminó para acortarla. . Pero su caprichoso sentido del humor, deslumbrantes imágenes psicodélicas e integración de otras 12 canciones, tiene un atractivo multigeneracional y sigue siendo una forma perfecta de presentar a los jóvenes a la banda.

Compartir