Noticias

Escudería Futuro Ep. 14: Max Verstappen y Leclerc abandona

Max Verstappen ganó el GP de Francia seguido de Hamilton y Russell, y Leclerc abandonó tras un vistoso accidente cuando era líder.

Verstappen
Getty Images

Max Verstappen ganó el GP de Francia seguido de Hamilton y Russell, y Leclerc abandonó tras un vistoso accidente cuando era líder, con un pedal atascado en su Ferrari, que hunde por enésima vez las aspiraciones de título. Por eso, todas las reacciones de lo ocurrido las comentaron Walo Frías, Rainiero Guerrero y Carlos Jimeno en Escudería Futuro.

Desde la salida, calor y tensión. Leclerc defendió todos los arreones de Verstappen con cierta solvencia mientras detrás perseguía Hamilton, enorme en la salida (pasó a Checo y el mexicano ya no le volvió a seguir).

Tras el tren de los grandes estaba otro gigante, Alonso, cómodo en esa tierra de nadie y capaz de contener a los McLaren. Cuando le dijeron por radio que le seguía de cerca él sonrió: “No importa, quiero que destrocen las ruedas persiguiéndome”. Se adormecía el domingo en Paul Ricard, trazado que no acompaña, cuando Verstappen cambió neumáticos y puso en marcha el teórico ‘undercut’.

Triunfo de Verstappen

Mientras el neerlandés volaba con ruedas nuevas, de repente… el Ferrari líder se estrellaba contra los muros del curvón. ¿Error del piloto? No, el pedal del acelerador se atascó, como en Austria. Leclerc abandonó otra carrera cuando marchaba primero, como en Barcelona o Bakú. Su equipo regaló otra probable victoria, como en Mónaco o Silverstone. Así, ni pilotos prioritarios, ni luchas por el título. Ni siquiera malas caras entre compañeros, nada. Sin el monegasco, Verstappen marchó en solitario a por la séptima victoria de la temporada y el liderato más cómodo de su vida.

Para entonces, cuando salió el coche de seguridad, Sainz ya había remontado hasta los puntos. Partió 19º por la sanción del cambio de motor y necesitó 13 vueltas para rodar en el top-10. Salió con gomas duras, casi todos llevaban medias, y quizás la prontitud del ‘safety car’ le perjudicó, porque le obligó a cambiar neumáticos demasiado pronto. Luego le perjudicó Ferrari, directamente, con un ‘pit-stop’ defectuoso, lentísimo, que además se saldó con cinco segundos de penalización por ‘unsafe release’. Se relanzaba la carrera y el madrileño era octavo, pero condenado a una estrategia a dos paradas.

Compartir