Noticias

Metallica y «Ride the Lightning»: expandiendo horizontes

Lanzado el 27 de julio de 1984, su segundo disco comenzaba a dejar en claro que la banda del thrash metal trascendería todas las fronteras.

Metallica 1984 Ride The Lightning Web

Después del debut de Metallica, «Kill ‘Em All», se convirtió en una plantilla para un nuevo estilo de música. La banda se dio cuenta de que iba a tener que subir la apuesta en el thrash metal. Slayer había lanzado su cegador debut «Show No Mercy». Anthrax lanzó «Fistful of Metal» y la banda original del guitarrista de Metallica Kirk Hammett, Exodus, tenía una demo underground con un sonido similar.

Mientras trabajaban en las canciones de su segundo álbum, Metallica estaba decidida a mantenerse a la vanguardia. Y cuando salió «Ride the Lightning» el 27 de julio de 1984, demostraron que no solo eran una de las mejores bandas de thrash,. Sino que también eran una de las mejores bandas, punto.

El guitarrista James Hetfield y Lars Ulrich habían escrito la mayor parte del primer álbum de Metallica con Dave Mustaine. Dado que Mustaine ya no estaba en el grupo cuando comenzaron las sesiones de «Ride the Lightning», el bajista Cliff Burton dio un paso al frente. Contribuyó con seis de las ocho canciones. Yanimó a sus compañeros de banda a experimentar con diferentes tempos y estructuras. Se nota en canciones como «Fight Fire With Fire» y el instrumental cinematográfico» The Call of Ktulu».

Como Steve Harris de Iron Maiden, quien fue uno de los héroes musicales de Metallica, Burton tocó con sus dedos, imbuyendo las canciones con fluidez. Como tenía algunos conocimientos de teoría musical; mostró a Hetfield y Hammett cómo aumentar las notas centrales con contra melodías complementarias y cómo funcionaba la armonía básica de la guitarra. También mejoró la música con pedales de efectos, incluido el wah-wah de Morley, que proporcionó un sonido de barrido y corte bajo el crujido metálico.

«Creo que Cliff fue quien realmente les enseñó sobre la melodía», agrega el guitarrista de Anthrax, Scott Ian. «Cliff era el maestro. Realmente tenía éxito y pensaba más allá del thrash y el metal. Siempre llevaba una polera de R.E.M. y una piocha de Lynyrd Skynyrd en su chaqueta de mezclilla. Y creo que eso te da una idea de dónde estaba su cabeza».

«Ride the Lightning le dio a Cliff una plataforma para brillar como compositor y músico», dijo el fundador del fanzine Metal Mania y DJ de KUSF Ramgate Radio, Ron Quintana. «El podría hacerlo todo. Le dio a Metallica muchas más opciones que solo jugar rápido. Amaba la música compleja. Escuchó música clásica, Frank Zappa y se mostró en su forma de tocar el bajo «.

Además de arder de energía y creatividad, Metallica también tenía mucha hambre, literalmente. Estaban alquilando una casa, a la que llamaron la Metallimansion, en El Cerrito, California. Pero apenas podían pagar el alquiler y tenían que elegir cuidadosamente entre gastar dinero en comidas baratas o cerveza y licor económicos.

“Todo el mundo era tan pobre que teníamos suerte si podíamos permitirnos a Smirnoff”, contó Quintana a Loudwire en 2014. “Y se adoraba a cualquiera que trajera alcohol fuerte y bueno. Era una casa tan pequeña. Subirías las pequeñas escaleras delanteras y había una pequeña terraza. Y luego adentro, a la derecha, estaba el famoso sofá en el que todos se estrellarían en la sala de estar principal. Y luego a la izquierda había dos habitaciones, que es donde vivían Lars y James «.

«Antes de ir allí por primera vez, pensé que iba a ser un lugar realmente agradable», dijo el fotógrafo de la banda y actual D.R.I. El bajista Harald Oimoen me dijo en 2014. “Por supuesto, fue lo más alejado de lo que puedas imaginar: una inmersión total. Practicaron en la parte de atrás en un garaje para un automóvil que apenas tenía espacio suficiente para un automóvil. En un momento, tuvieron que cubrir el suelo con cajas de leche y pararse sobre ellas porque cada vez que llovía, el agua se filtraba y no querían electrocutarse «.

Fue en estos espacios reducidos donde Metallica creció exponencialmente como músicos y compositores . Ahí escribió algunas de sus canciones más emblemáticas. Tres meses antes de que se dirigieran a Copenhague, Dinamarca, para grabar el álbum, ya estaban tocando versiones sin pulir de «Creeping Death», «Ride the Lightning», «Fight Fire With Fire» y «The Call of Ktulu». Luego, la noche antes de un show en The Channel en Boston el 24 de enero de 1984, alguien irrumpió en la camioneta de Metallic. Y robó la batería de Ulrich, el gabinete de cabeza Marshall de Hammett y el gabinete de cabeza y altavoz Marshall modificado de Hetfield. Anthrax prestó el equipo de la banda para las fechas restantes de la gira. Por esto, Metallica aún pudo tocar en los shows, pero no curó el dolor de perder su equipo, especialmente para Hetfield.

Abatido por el robo, el líder de Metallica escribió una melodía melancólica y arpegiada en una guitarra acústica y escribió sus letras más vulnerables y desesperadas hasta la fecha. «Parece que la vida se desvanecerá, se alejará cada día más / Perdiéndome dentro de mí mismo / Nada importa a nadie más / He perdido las ganas de vivir». Junto con el delicado pasaje de la guitarra, la oda de siete minutos al suicidio de Hetfield se convirtió en la primera balada de Metallica, «Fade to Black».

«Estoy seguro de que en realidad no estaba pensando en suicidarme», dijo en Birth School Metallica Death. «¡Pero era mi amplificador Marshall favorito, hombre!».

Metallica escribió las tres canciones restantes de Ride the Lightning, «Escape», «Trapped Under Ice» y «For Whom the Bell Tolls», en Sweet Silence Studios en Copenhague, Dinamarca, con el productor Flemming Rasmussen. El mánager de la banda, Jonny Z, eligió el lugar porque era asequible y a la banda le gustó porque Rainbow había grabado Difficult to Cure allí. Dado que sus amplificadores habían sido robados en Boston, Metallica trajo sus guitarras y Rasmussen los conectó con nueve Marshalls que tomó prestados de bandas danesas que estaban en la ciudad.

“Pasamos el primer día probándolos”, le dijo a Rolling Stone. «De hecho, recreamos el sonido de la guitarra de James en ‘Kill ‘Em All’, pero simplemente lo reforzamos. Estaba realmente satisfecho con eso».

Una vez resuelto el problema del amplificador, Rasmussen descubrió un problema mucho más molesto. Ulrich tocaba rellenos de batería inventivos, seguro, pero cuando intentaba mantener un ritmo directo durante un período prolongado de tiempo, aceleraba algunas partes y disminuía la velocidad de otras. «Pensé que era absolutamente inútil [al principio]», dijo Rasmussen al escritor de Enter Night, Mick Wall. «Lo primero que le pregunté cuando empezó a tocar fue: ‘¿Todo empieza con un ritmo optimista?’ Y él dijo: ‘¿Qué es un ritmo optimista?'».

Con la ayuda del experto en batería Flemming Larsen, Rasmussen le dio a Ulrich un curso intensivo de percusión básica. «Empezamos a contarle sobre [beats], que tienen que pasar el mismo tiempo entre ese hit, ese hit y ese hit y tienes que ser capaz de contar hasta cuatro antes de volver a entrar». Dijo Rasmussen.

Afortunadamente, Ulrich aprendió rápido y, aunque algunas canciones requerían más tomas que otras, Rasmussen finalmente pudo seguir la batería al tempo correcto sin la ayuda de programas de computadora como ProTools, que aún no se había inventado. Rasmussen también contribuyó creativamente a la grabación. Usó la guitarra al revés sobre líneas melódicas normales en canciones como «Fade to Black» y la introducción de «Fight Fire with Fire». La creatividad en el estudio fue contagiosa. A Burton se le ocurrió el patrón de bajo ondulado y descendente para «For Whom the Bell Tolls» y para los tonos de campana al final de la canción, Ulrich golpeó un yunque con un martillo de metal.

A mediados de marzo, cuando Metallica escuchó el álbum completo, estaban complacidos con la calidad y diversidad de la grabación. Si bien «Fade to Black» fue un sencillo melódico destacado, desde el principio quedó claro que «Creeping Death» fue un verdadero punto culminante. «Me senté en la sala de control después de que hicimos las voces de pandillas [‘Die, die, die’] [para la canción] y todos se volvieron locos», dijo Hetfield a Guitar World.

Elektra Records firmó con Metallica el 12 de septiembre y relanzó «Ride the Lightning» el 19 de noviembre. Cuatro días después, lanzaron un disco de 12 pulgadas para «Creeping Death», que incluía versiones de «Am I Evil?» de Diamond Head y «Blitzkrieg» de Blitzkrieg. Ride the Lightning alcanzó el puesto número 100 en la lista de álbumes de Billboard, e incluso sin un video musical o transmisión de radio, la banda creció rápida y orgánicamente. Algunos fans de la vieja escuela se sintieron traicionados por canciones melódicas como «Escape» y «For Whom the Bell Tolls». Pero muchos más oyentes de mente abierta aplaudieron la diversidad y los nuevos oyentes que no siguieron el thrash se sintieron atraídos por «Fade to Black».

«Uno de los primeros momentos en que me di cuenta de que las cosas realmente empezaban a funcionar sucedió cuando estaba en la casa de mi novia justo cuando salió ‘Ride the Lightning'», declaró Hetfield en Louder Than Hell: The Definitive Oral History of Metal. «La estaba esperando mientras su hermana estaba en casa, y no creo que ella supiera que yo estaba allí, y pude escuchar ‘Fade to Black’ sonando a todo volumen en los parlantes de su habitación».

«Es como si nadie estuviera allí para escucharla escuchar eso. Ella escuchaba eso porque le gustaba y le hablaba. Eso fue algo muy importante para mí. Ya sabes, «Fade to Black» fue una de esas canciones fundamentales para nosotros en las que tenías un fan incondicional que decía: «Que te jodan, te vendiste, hiciste una balada». Ese era su pensamiento simplista. Luego estaban las otras personas que decían: ‘Wow, nadie me había hablado nunca así en una canción y me identifico totalmente con eso y me ha ayudado'».

Hasta la fecha, «Ride the Lightning» ha vendido seis millones de copias en los Estados Unidos Y más de la mitad de las pistas del álbum, «Ride the Lightning», «Creeping Death», «For Whom the Bell Tolls» y «Fade to Black», permanecen como elementos básicos del set en vivo de la banda.

Compartir