Noticias

Metallica y «Kill ‘Em All»: transformando el metal para siempre

Lanzado el 25 de julio de 1983, el álbum debut de la banda de San Francisco dio con la receta definitiva para el thrash metal.

Metallica 1983 Kill Em All Web
Elektra Records

El thrash metal llegó oficialmente el 25 de julio de 1983 con el lanzamiento del álbum debut de Metallica, «Kill ‘Em All».

Claro, la historia del heavy metal ya había sido testigo de muchos precedentes innegables. «Paranoid» de Black Sabbath, «Stone Cold Crazy» de Queen y «Exciter» de Judas Priest como ejemplos. Y sin mencionar la considerable contribución de Motörhead. Pero hay una diferencia entre el speed metal y el thrash metal.

A principios de la década de los 80, un número cada vez mayor de bandas. Tanto de la Nueva Ola del Heavy Metal británico como Venom y Raven. Como contendientes europeos como Accept («Fast as a Shark») y Krokus («Headhunter»). Todas se abrieron a la composición de sus canciones con acelerador. Pero fue Metallica, portavoz de una generación de bandas totalmente nueva, la que cristalizó categóricamente la estética thrash-metal con este singular disco.

Para llegar allí, Metallica tuvo que abandonar su ciudad natal de Los Ángeles. Todo a pesar de que Slayer, Dark Angel y algunos otros thrashers resistieron y finalmente se abrieron paso. Se dirigieron al norte, al área de la Bahía de San Francisco,. Allí se unieron a camaradas locales como Exodus, Legacy (más tarde rebautizado como Testament) y otros para cocinar la receta definitiva del thrash.

Esto abarcó todos los ingredientes musicales ancestrales habituales, pero sazonado con una pizca de energía punk-rock sin restricciones y una pizca de D.I.Y. ethos hardcore antes de hervir y producir un caldo rico en tecnicismos de alta velocidad y, lo que es más importante, un sonido de guitarra claramente dentado que no tenía nada en común con el típico speed metal.

Ninguna canción de «Kill ‘Em All» ejemplifica esto con más fuerza y ​​eficiencia que la acertadamente titulada «Whiplash», seguida de cerca por cortes maníacos como «Hit the Lights», «Motorbreath» y «Metal Militia». Pero Metallica era lo suficientemente inteligente y talentosa como para no condenarse al frenesí eterno, gracias en gran parte a la madurez musical de Cliff Burton. El bajista brilla en su exhibición en solitario, «Anesthesia (Pulling Teeth)», e inyectó tempos más lentos, cambios frecuentes de tiempo y riff y melodías fuertes (¡incluso coros!) en temas visionarios como «Jump in the Fire», «Phantom Lord, «No Remorse», «Seek and Destroy» y «The Four Horsemen».

«Kill ‘Em All» sirvió como un disparo de advertencia a través de la proa del buque de guerra de metal, alertando inequívocamente a todos los marineros de que se avecinaba un cambio radical creativo, encabezado por Metallica y sus co-conspiradores de thrash metal. El metal nunca volvería a ser el mismo.

Compartir