Noticias

Ballena se traga a dos mujeres en balneario

Un episodio de película se vivió en las playas, donde el gigante marino estuvo a punto de comerse a unas personas.

ballena
redes sociales

En uno de los tantos balnearios en Estados Unidos, frente a las costas de California, dos personas que navegaban en kayak, estuvieron a punto de convertirse en el almuerzo de una ballena jorobada que cazaba peces para su alimentación. El momento se capturó a través de video, no solo por los testigos presenciales de la situación, sino que también por las propias mujeres que veían el hecho.

La ballena gigante apareció de forma inesperada de repente desde las profundidades, con exactitud el gigante marino estaba en el lugar donde navegaba el bote, pero lamentablemente las mujeres quedaron atrapadas en la boca de la ballena ante la mirada de los espectadores.

La ballena no logró alimentarse

Al parecer el animal acuático no le gustaron las mujeres y después de varios segundos la ballena tomo la decisión de escupirlas al mar. La situación tuvo la fortuna de no contar con personas fallecidas, ya que el episodio es algo que quizás se pudo transformar en tragedia.

Por otra parte, es importante destacar que aunque la ballena sea grande en tamaño no puede tragarse a una persona, ya que la garganta del animal marino es demasiado pequeña para comerse a una persona. Razón por la cual se alimenta solamente de peces.

El hecho pudo significar una tragedia, porque si bien es una especie acuática que no puede procesar alimentos demasiados grandes, la mandíbula podría haber lesionado de manera grave a las jóvenes que practicaban un deporte en el mar de California.

La particularidad del acontecimiento causó mucha controversia en las redes sociales, ya que no es común ver episodios donde existan ballenas que se quieran comer a personas. Estos fueron algunos de los registros que se compartieron en las plataformas digitales, como Instagram, Facebook, Twitter que generaron todo tipo de comentarios por el exótico momento, como así lo informó Caracol.

 

Compartir