Noticias

Regresó el «Niño Poeta»: Dice garabatos y afirma ser “un adolescente muy zurdo”

Jorge Rivas, el "Niño Poeta" dijo: "Soy una persona más relajada, hasta forzaba la voz cuando iba a algunos programas a hablar hueás".

Niño Poeta
Captura Youtube

¡Regresó el «Niño Poeta»! Jorge Rivas se hizo viral en el año 2015 cuando solo tenía seis años de edad. Su forma de hablar y su conocimiento por la poesía llamó la atención de las redes sociales en aquel momento.

Demostraba un carisma poco visto en la televisión. Desde ese momento su fama solo aumentó y pasó a ser un personaje recurrente en los medios y en las redes sociales.

Han pasado siete años y el “Niño Poeta” ya dejó de serlo. Ahora es un adolescente, uno “muy zurdo“, según dijo en una entrevista con el humorista Claudio Michaux. De recitar poemas pasó a discutir de política de Twitter y a reírse como muchos de Ñuñoa.

El presente del Niño Poeta

Sin olvidar que también lleva tiempo dando consejos amorosos en las redes sociales. Incluso, medio en broma, ha pensado en dejar de querer ir a la universidad para dedicarse a ello. “Hacer un consultorio sentimental y cobrar, porque me haría millonario. Podría salir de la periferia“, le aseguró a Michaux.

Más adelante, también le dedicó a palabras a su yo del pasado, que al parecer solo era un personaje. “Nunca he sido el niño poeta, soy Jorge Rivas y tengo gustos muy distintos a los que tiene el niño poeta. Soy una persona más relajada, hasta forzaba la voz cuando iba a algunos programas a hablar hueás”, afirmó según lo publicado en ADN.cl.

El ex Niño Poeta no solo recita o habla de poemas, sino que ahora le interesa mucho más la política. “La sociedad en la que vivimos hoy día tiene un olor a meterse con la prima y militar en la UDI, que la verdad no se lo saca nadie. Una sociedad tan machista, que la mujer no puede hacer esto, etcétera. Yo pienso que todos los humanos somos iguales”, sostuvo.

Además de que el joven Rivas incluso dice garabatos. Al menos asegura que 7 de cada 10 palabras que dice en su casa son palabrotas. “Mi mamá perfectamente lo puede confirmar”, aseveró. Sin embargo, cuando se le invitó a soltarse, él se negó. “No le podí sacar la madre a medio mundo“, argumentó. Aunque al final cedió e igual soltó un “ñuñoínos conch…”.

Compartir