Noticias

Black Sabbath y «Dehumanizer»: el fugaz regreso de Ronnie James Dio

El disco número 16 de la banda, lanzado el 22 de junio de 1992, cosechó gran recibimiento, a pesar de lo efímera de la renovada alianza con el cantante.

Black Sabbath 1992 Web
I.R.S.

La década de los 80 comenzó fuerte para Black Sabbath, con un par de discos de éxito encabezados por el nuevo cantante Ronnie James Dio; pero su salida en 1982 presagiaba un período accidentado para el grupo; uno que esperaban terminar al traerlo nuevamente al redil una década más tarde.

Mientras que la carrera de Sabbath de mediados a finales de los 80 encontró que el grupo continuó disfrutando de ventas relativamente fuertes en el Reino Unido, sus fortunas comerciales se hundieron en los Estados Unidos; donde una serie de lanzamientos no lograron llegar al Top 40, y en el caso de «Tyr», ni siquiera llegó a rankearse. Después de grabar un solo álbum cada uno con los ex vocalistas de Deep Purple Ian Gillan y Glenn Hughes; Black Sabbath se instaló en una especie de ritmo creativo con el cantante Tony Martin; aunque las ventas fueron una fuerte caída desde sus años de gloria, el grupo al menos pareció redescubrir su identidad.

Desafortunadamente para Martin, no fue suficiente. La partida de Dio a principios de los 80 había sido amarga; pero el tiempo cura todas las heridas; y después de que «Tyr» se hundió, la perspectiva de una reunión puede haber comenzado a parecer mucho más atractiva; Dio, mientras tanto, había visto retroceder sus propias ventas desde mediados de los 80; y se sintió atraído por la promesa de un segundo acto más exitoso. Martin, sin tener ninguna culpa, terminó siendo el extraño.

«Debo admitir que me sentí mal por tener que dejarlo ir», dijo el guitarrista Tony Iommi. «Pero la verdad es que quería salir. Estaba empezando a escribir más para otras personas en lugar de interpretar material del sábado. Entendía la situación con Ronnie, así que realmente no era un problema».

«Nunca me despidieron formalmente, el teléfono simplemente dejó de sonar», respondió Martin. Recordando una conversación con Gillan, bromeó: «Ian me preguntó una vez si realmente me habían despedido y le dije: ‘No’. Él dijo: ‘Yo tampoco’. Deberíamos aparecer un día y subir al escenario «.

Dio, aunque intrigado por la idea de hacer nueva música con sus antiguos compañeros de banda, no albergaba ilusiones sobre las posibles trampas, y hubo complicaciones casi de inmediato, ya que los esfuerzos de Dio por traer al baterista Simon Wright fueron frustrados por Iommi y el bajista Geezer Butler; en su lugar, optaron por volver a alistar a Vinny Appice, que había estado en el equipo durante la mayor parte del primer período sabático de Dio. Incluso después de regresar al estudio, jugaron con la idea de volver a contratar a Martin, llevándolo para que examinara brevemente el nuevo material antes de finalmente establecerse con Dio.

Independientemente de la turbulencia que tuvieran que superar, la reunión fue productiva, al menos al principio. «Ambos llegamos a un nivel medio, y nos presentaron como iguales en lugar de la primera vez que eran Black Sabbath y yo acababa de salir de Rainbow, y Vinny era un desconocido», dijo Dio. «Sí, hubo algo de tensión allí. Hicimos lo mejor que pudimos. Teníamos la intención de que no fuera más que muchos álbumes por venir, muchas giras y quizás terminar nuestras carreras de esa manera».

Los fanáticos escucharon los resultados cuando «Dehumanizer», el álbum de estudio 16 de Black Sabbath, llegó a las tiendas el 22 de junio de 1992, y la respuesta fue en general positiva, con el disco acercándose más al Top 40 de lo que Black Sabbath había estado en casi una década y los críticos respondieron con algunas de las mejores críticas que el grupo había obtenido en años. Más duro y pesado que sus predecesores inmediatos, Dehumanizer encajaba muy bien con las tendencias del rock de principios de los 90, demostrando que la banda podía recuperar elementos de una época anterior sin dejar de sonar moderna y relevante; El sencillo del set, «TV Crimes», incluso logró un éxito de tamaño mediano en el Reino Unido.

«Es un cruce entre el primer álbum y Heaven and Hell. Tiene más agallas que muchas de nuestras cosas recientes «, dijo Iommi.» Realmente sentí que lo había perdido durante los últimos años cuando entramos en un campo ligeramente diferente. Pero tener a Geezer y Ronnie de vuelta lo ha devuelto todo. Se siente bien».

Lamentablemente para los fanáticos de Sabbath liderado por Dio, esos buenos sentimientos no iban a durar; de hecho, incluso para los estándares de una banda que más de una vez había sido víctima de cambios rápidos en la alineación, el segundo período de servicio del cantante terminó sorprendentemente rápido. . Enfrentado con un plan para abrir para el cantante original de Sabbath, Ozzy Osbourne, en lo que se anunciaba como sus shows de jubilación, Dio se resistió, finalmente negándose a actuar y renunció de lleno en protesta. Obligado a improvisar con poca antelación, Sabbath reclutó al entonces ex cantante de Judas Priest, Rob Halford, para los conciertos; cuando el polvo se asentó, Dio volvió a estar al frente de su propia banda y Sabbath se reunió rápidamente con Martin.

«No es por eso que me uní a la banda, me volví a unir a la banda para que la banda pudiera ser fiel a sí misma», señaló Dio. «Todo se convirtió en este gran circo de reunión de Black Sabbath. … No estaba destinado personalmente a Ozzy, no era nada personal entre los chicos de la banda, era solo mi creencia en el orgullo que deberías tener de ti mismo».

Resultó ser otro más en una serie de frustrantes reveses para Black Sabbath durante el período, pero Dio eventualmente demostraría que quería decir lo que dijo acerca de que no era nada personal. Años después de despedirse de la banda por lo que parecía ser la última vez, se reuniría con Iommi, Butler y Appice una vez más, grabando el bien recibido LP The Devil You Know como Heaven & Hell en 2009. finalmente sería el comienzo de algo duradero para su turbulenta asociación, pero trágicamente, todo se detuvo repentinamente con la muerte de Dio, quien sucumbió a un cáncer de estómago al año siguiente.

«Puedo decir honestamente que ha sido un verdadero honor tocar a su lado durante todos estos años. Su música vivirá para siempre», dijo Iommi en los días posteriores a la muerte de Dio. «Te extrañaré mucho, mi querido amigo».

Compartir