Noticias

The Rolling Stones: cómo su álbum debut apuntó a un futuro brillante

La perfecta carta de presentación de la banda se lanzó en los Estados Unidos como "England's Newest Hit Makers" el 30 de mayo de 1964.

Rolling Stones Englands Newest Hitmakers Web
Decca

Las bandas no se andaban con rodeos en la primera parte de los 60. Si una compañía discográfica quería que grabaran algo, generalmente entraban y salían de allí antes del final del día. Nada de estos ocho meses y un montón de trucos de estudio de lujo que llegaron más tarde en la década. Configuró sus instrumentos, se aseguró de que los niveles de sonido estuvieran bien para el técnico de sonido; y luego golpeó un par de canciones antes de que se le permitiera tomar un descanso para orinar.

Los Rolling Stones grabaron la docena de canciones de su debut homónimo en solo cinco días. Tal vez no tan impresionante como los Beatles grabando la mayor parte de su primer LP en 13 horas; pero sigue siendo un logro admirable.

Los resultados ocasionalmente suenan como una banda corriendo a través de su repertorio escénico de blues y versiones de R&B; pero esa crudeza le dio a The Rolling Stones (y los Rolling Stones) una ventaja peligrosa de la que carecían la mayoría de sus contemporáneos. Obtuvieron su etiqueta de «chicos malos» un poco más tarde, pero su primer álbum, lanzado el 16 de abril de 1964; plantó las semillas.

Tres meses antes, el grupo lanzó su primer EP; y, al igual que los sencillos que lo precedieron y la mayor parte del álbum que siguió, estaba compuesto por canciones de otras personas. Su primer sencillo, lanzado en junio de 1963, fue una versión de Chuck Berry, «Come On»; el EP de cuatro canciones también incluía una canción de Berry, «Bye Bye Johnny». El álbum también incluía una versión de Berry, «Carol».

Pero en su mayor parte, fueron un poco más profundos durante las sesiones del álbum (que se grabó durante sesiones frenéticas de un solo día en enero y febrero). Abrieron con «Route 66», un gran éxito del Nat King Cole Trio en 1946, y cerraron con «Walking the Dog» de Rufus Thomas (que Thomas llevó al Top 10 el año anterior), pero en el medio había alma y cortes de blues que mostraban cuán extensas eran las colecciones de discos de los Stones.

Canciones de Bo Diddley, Willie Dixon, Slim Harpo y Jimmy Reed descansan junto al éxito de Motown «Can I Get a Witness» (con el que Marvin Gaye llegó al Top 25 a finales de 1963). Incluso hubo un par de originales, uno de los cuales, «Little by Little», fue co-acreditado por Phil Spector y el seudónimo de los Stones, Nanker Phelge.

Mick Jagger y Keith Richards recibieron su primer crédito como compositores en «Tell Me», uno de los aspectos más destacados del álbum, junto con «I Just Want to Make Love to You». A través de todo, hay una consistencia irregular que honra tanto a sus héroes del blues como a su propia dureza entrenada en el escenario.

Los Rolling Stones llegaron al número 1 en la lista de álbumes del Reino Unido. Un mes después, el 30 de mayo, el álbum fue lanzado en los EE. UU. con un subtítulo definitorio: los creadores de éxitos más nuevos de Inglaterra, y una ligera alteración, una rareza en una era en la que los LP del Reino Unido estaban perdiendo muchas canciones en sus versiones estadounidenses. «Mona (I Need You Baby)» de Diddley fue reemplazada en la edición estadounidense por «Not Fade Away», que suena similar y que fue coescrita e interpretada originalmente por Buddy Holly.

Los Stones lanzaron «Not Fade Away» como sencillo en el Reino Unido en enero y, como era costumbre allí, no se incluyó en el álbum; «Mona» finalmente llegó al álbum «The Rolling Stones Now!» a principios de 1965.

Durante los siguientes 15 meses, los Stones afinarían y estabilizarían su sonido en sencillos y álbumes que marcarían su camino como los mejores grupos de rock de todos los tiempos. Fue un período ajetreado, y el ritmo frenético (grabación, gira, grabación, gira, una y otra vez) que precedió y siguió a su álbum debut fue solo el comienzo.

A finales de los 60, pudieron dedicar más tiempo a sus discos (una vez más, gracias a los Beatles). En abril de 1964, todavía estaban muy lejos de ese lugar, y todavía a unos cuantos discos de su primer clásico. Pero con este disco, los Rolling Stones se acercaban.

Compartir