Noticias

«Star Wars Episodio III: La Venganza de los Sith»: la redención de las precuelas

Estrenada en cines el 19 de mayo de 2005, "Revenge of the Sith" cerró la trilogía de las precuelas y tiene nuevo significado 17 años después.

Star Wars Episode III Revenge Of The Sith 58fb3b6d9c095 Web
Lucasfilm

El 19 de mayo de 2005 se estrenó «Star Wars Episodio III: La venganza de los Sith». Muchos lo vieron como un aterrizaje firme para una trilogía que había sido divisiva, por decir lo menos. Si bien muchos fanáticos que crecieron con la trilogía original descartaron las precuelas, con ellas se crió toda una nueva generación de fanáticos.

La trama de la película es oscura y deprimente. Nos muestra el final de la Antigua República y la casi extinción de la Orden Jedi; así como el descenso final de Anakin Skywalker a la oscuridad cuando se convierte en Darth Vader. Las arrolladoras secuencias de acción de la película, así como su poderoso drama; la convierten no solo en una de las mejores precuelas; sino también en una de las mejores de la saga.

La película comienza con una nota alta cuando el espectador se encuentra justo en medio de la Batalla de Coruscant (que ahora sabemos que está ocurriendo al mismo tiempo que el Asedio de Mandalore). La partitura de John Williams establece el tono perfecto para la secuencia inicial de la película. En esa secuencia, se nos vuelve a presentar a Anakin y Obi-Wan, ahora veteranos endurecidos en la batalla de las Guerras Clon. La pareja es enviada a rescatar al Canciller Palpatine y, al hacerlo, se encuentran cara a cara con legiones de droides de batalla y, finalmente, con el mismo Conde Dooku.

Después de la ejecución del Conde Dooku, Anakin y Obi Wan llevan con éxito a Palpatine a Coruscant (a pesar de un aterrizaje no tan feliz). Estos primeros 20 minutos más o menos son una de las diversiones más llenas de acción de todo Star Wars. Después de esto, la oscuridad pronto seguirá.

Lo que sigue durante las próximas dos horas es una de las narraciones más impresionantes jamás presentadas en pantalla. La visión de George Lucas para la entrega final de las precuelas se ejecuta casi a la perfección.

Después de que la Guerra de los Clones terminan con la muerte del General Grevious y el intento de arresto de Darth Sidious por parte de los Jedi, Lucas alcanza un nivel de drama sin igual en ninguna de las otras películas. El clímax de la película culmina con el icónico duelo en Mustafar. Una vez más, la partitura de John Williams irrumpe en la escena cuando Obi-Wan y Anakin luchan contra lo que se conoce entre los fanáticos como la «Batalla de los Héroes» (después de la partitura de Williams para esta escena). El final de la pelea produce una de las escenas más poderosas no solo de Star Wars, sino quizás de todo el cine.

El discurso de Obi Wan Kenobi a Anakin después de derrotar al nuevo señor Sith no es solo emotivo. Es una escena casi que es casi shakesperiana al mostrar cómo el vínculo ahora roto de dos hermanos.

La historia en sí es una fascinante tragedia de ascenso y caída. Anakin Skywalker era un niño nacido en la esclavitud y de repente fue arrancado de su familia durante más de una década. Luego tuvo que ver morir a su madre en sus brazos, lo que lo llevó a hacer la promesa de nunca permitir que nadie a quien ama sufra. Después de ser reprendido por sus mayores, hace lo que haría cualquier persona racional, toma una difícil decisión para salvar a la persona que más ama.

Si bien muchos fanáticos discuten sobre la calidad de las películas de precuelas, una cosa es cierta: «Revenge of the Sith» salvó las precuelas de «Star Wars».

Ayudó a muchos fanáticos a ver la trilogía bajo una nueva luz. También ha envejecido bastante bien, especialmente considerando su uso temprano de CGI. Aportó una sensación de integridad a la saga de «Star Wars» (aunque la trilogía secuela aún estaba por llegar). Se considera una de las mejores películas de precuela y por una buena razón. El ritmo de la película es mucho mejor que el de sus dos predecesores y el diálogo no suena tan torpe como en el Episodio I o II. Para una película en la que los espectadores sabían lo que iba a pasar, el Episodio III todavía contiene muchos giros y vueltas.

El legado del Episodio III se ha extendido mucho más allá de su lanzamiento en 2005. Tres años después de su lanzamiento, «Star Wars: The Clone Wars» se estrenó en Cartoon Network y concluyó su carrera de siete temporadas hace un par de años. La serie animada demostró que los fanáticos querían más contenido de precuela y Dave Filoni y su equipo ciertamente cumplieron. Y el viernes 27 de mayo se estrena en Disney+ «Obi-Wan Kenobi», serie que transcurrirá 10 años después de «La Venganza de los Sith», prometiendo un nuevo enfrentamiento entre el maestroJedi y su aprendiz volcado al lado oscuro de la Fuerza.

Se dice que el tiempo cura todas las heridas y parece que ese empieza a ser el caso de la trilogía precuela. El Episodio III ciertamente ha ayudado en ese proceso de curación, ya que muchos fanáticos ahora lo ven como una de las mejores películas de la saga Skywalker.

Compartir