Noticias

Pink Floyd: 10 curiosidades de «The Dark Side Of The Moon»

Lanzado en el Reino Unido el 23 de marzo de 1973, esta bra maestra sigue resonando hasta nuestros días, y lo repasamos en su mes.

Pink Floyd 1973 Dark Side Curiosidades
Getty Images

Hay álbumes de éxito, y luego está «The Dark Side of the Moon». El ciclo de canciones eternamente popular de Pink Floyd ha vendido más de 15 millones de copias en los Estados Unidos desde su lanzamiento el 1 de marzo de 1973; y más de 45 millones de unidades en todo el mundo.

Un verdadero coloso del rock clásico, el álbum hizo que sus creadores (Roger Waters, David Gilmour, Rick Wright y Nick Mason); fueran increíblemente ricos, y finalmente pasaron 937 semanas alucinantes en el Top 200 del chart Billboard.

La creación de una obra maestra

Además de su enorme éxito comercial, «The Dark Side of the Moon» también fue un logro artístico que definió la carrera del cuarteto británico; que marcó la transición de Pink Floyd de un grupo progresivo experimental y orientado a la improvisación amado principalmente por los estudiantes universitarios y una variedad de «cabezas», a un acto de rock de primer nivel caracterizado por su rica composición, así como por la mordaz cosmovisión de Waters.

Grabado en los estudios Abbey Road de Londres en varias sesiones desde mayo de 1972 hasta enero de 1973; los paisajes sonoros cerebrales del álbum fueron exquisitamente capturados en cinta por el ingeniero de Abbey Road Alan Parsons; y mezclados con la ayuda del veterano productor Chris Thomas; y pesadas reflexiones líricas sobre lo humano. La condición inspiró innumerables sesiones de escucha de auriculares con bong en habitaciones oscuras; pero sus canciones también sonaban muy bien en la radio FM (e incluso AM).

Y, quizás lo más importante, el registro tenía un significado genuino. Originalmente concebido por la banda como una colección cohesiva de canciones sobre las presiones de la vida como músico, «The Dark Side of the Moon» finalmente se expandió para incluir canciones sobre temas más amplios como la riqueza («Money»), los conflictos armados («Us and Them» ), locura (“Brain Damage”), existencias dilapidadas (“Time”) y muerte (“The Great Gig in the Sky”). Como Waters le dijo a Rolling Stone en 2011, «The Dark Side fue el primer álbum de Pink Floyd que fue genuinamente temático y genuinamente sobre algo». La música y las letras del álbum aún se mantienen a la perfección en la actualidad.

A continuación, unas 10 curiosidades imperdibles de «The Dark Side of The Moon».

1. «The Dark Side of the Moon» fue el primer álbum de Pink Floyd en presentar a Roger Waters como su único letrista

Roger Waters había estado contribuyendo con letras a álbumes de Pink Floyd desde «A Saucerful of Secrets» de 1968, pero «The Dark Side of the Moon» marcó la primera, aunque definitivamente no la última, vez que el bajista tomó las riendas líricas de todo un LP de Floyd. Además de adherirse a un concepto cohesivo, Waters quería que Dark Side incluyera letras que fueran más lúcidas y directas que cualquier cosa que la banda hubiera escrito antes.

«Esa fue siempre mi gran pelea en Pink Floyd», se cita a Waters en «Comfortably Numb – The Inside Story of Pink Floyd» de Mark Blake: «Tratar de arrastrarlo pateando y gritando desde los límites del espacio, desde el capricho en el que Syd (Barrett, el líder original de la banda, que había escrito la mayor parte del material del «The Piper at the Gates of Dawn») estaba, hasta mis preocupaciones, que eran mucho más político y filosófico».

Aunque el dominio lírico de Waters en «The Dark Side of the Moon» esencialmente plantó las semillas de la ruptura masiva que eventualmente ocurriría entre él y el resto de la banda, en realidad fue bienvenido en ese momento. «Nunca me califiqué muy bien en el departamento de letras, y Roger quería hacerlo», admitió Gilmour a Rolling Stone en 2011. «Creo que fue una sensación de alivio que estuviera dispuesto a hacer eso. Al mismo tiempo, que él fuera el letrista y más la fuerza impulsora nunca significó que debería estar a cargo de la dirección en el lado musical de las cosas. Así que siempre hemos tenido un poco de tensión en esas áreas».

2. El álbum casi se llama «Eclipse»

Desde el principio, la banda había tenido la intención de llamar a su nuevo álbum «The Dark Side of the Moon», una referencia a la locura, en oposición al espacio exterior. Pero cuando los británics de blues rock Medicine Head lanzaron un álbum del mismo nombre en 1972, causó lque los Floyd quisieran rebautizar su proyecto como «Eclipse». «No estábamos molestos con Medicine Head», dijo Gilmour a la revista Sounds. «Estábamos molestos porque ya habíamos pensado en el título antes de que saliera el álbum de Medicine Head». Pero cuando el álbum de Medicine Head se endureció y rápidamente se hundió en la oscuridad, Pink Floyd se sintió libre de volver al título original de su álbum.

3. Los fans de Pink Floyd disfrutaron por primera vez de «The Dark Side of the Moon» en concierto más de un año antes de que se lanzara el álbum

Aunque las texturas exuberantes y los arreglos espaciosos de «The Dark Side of the Moon» hacen que suene como un proyecto puramente de «estudio», la banda tocó todas las canciones en concierto, exactamente en la misma secuencia en la que aparecerían en el álbum, más de un año antes del lanzamiento oficial del álbum. La banda estrenó «The Dark Side of the Moon: A Piece for Assorted Lunatics», como se conocía provisionalmente en ese momento, en el Brighton Dome el 20 de enero de 1972. Y aunque fue interrumpido inadvertidamente esa noche por lo que Waters llamó «horror mecánico y eléctrico severo», la banda continuó interpretando el ciclo de la canción en su totalidad durante el resto de sus fechas en vivo de 1972, refinando aún más las canciones (y las transiciones entre ellas) a medida que avanzaban. La banda eventualmente grabaría las 10 canciones del álbum en el mismo carrete de una cinta maestra de 16 pistas en Abbey Road, un enfoque inusual que, no obstante, pagó considerables dividendos artísticos.

«La forma en que una pista fluyó a otra fue una parte extremadamente importante de la sensación general», dijo Alan Parsons a Rolling Stone en 2011. «Así que podríamos trabajar en las transiciones como parte del proceso de grabación en lugar de solo como parte del proceso de mezcla».

4. El arreglo original en vivo de “On the Run” se parecía poco al freakout electrónico del disco.

De todas las canciones de «The Dark Side of the Moon» tocadas en vivo por la banda en 1972, «On the Run» fue la que se transformó más radicalmente en el estudio. Originalmente conocido como «The Travel Sequence», el instrumental era originalmente un jam de guitarra, pero recibió un cambio de imagen electrónico masivo en el estudio, gracias a un sintetizador analógico modular portátil conocido como EMS Synthi AKS. El sintetizador, que incluía un teclado y un secuenciador integrados en una maleta (apropiadamente irónico, ya que la pieza se inspiró originalmente en el miedo de Wright a volar), también se usó en el álbum «Any Color You Like». «Había infinitas e interesantes posibilidades para ese pequeño dispositivo», dijo Gilmour a Rolling Stone. «Siempre nos habíamos considerado un poco electrónicos. Siempre tuve una obsesión por encontrar sonidos que convirtieran algo en 3D».

5. “Money” fue influenciado por Booker T y los MG.

El primer éxito Top 20 de Pink Floyd en los Estados Unidos, el cual alcanzó el número 13 en el Billboard Hot 100 en julio de 1973, «Money», es la pista más agresiva de «The Dark Side of the Moon». Con su complicado compás de 7/4 (excepto durante el segmento de solo de guitarra, cuando la canción cambia a 4/4), el riff de bajo indeleble de Waters, el solista de guitarra de Gilmour, un solo chillón del saxofonista Dick Parry y un distintivo Bucle de collage de sonido compuesto por cajas registradoras sonando y monedas tintineando, la grabación casi oscurece sus raíces en el R&B de Memphis de Booker T y los MG, pero definitivamente están ahí, según Gilmour.

«Ser específico sobre cómo y qué influyó en lo que siempre es difícil”, le dijo a Rolling Stone en 2003, «pero yo era un gran fanático de Booker T. Tuve el álbum Green Onions cuando era adolescente. Y en mi banda anterior, íbamos por dos o tres años, y pasamos por los Beatles y los Beach Boys, por todo el Stax y el soul. Tocamos ‘Green Onions’ en el escenario. Yo había hecho bastante de esas cosas; era algo que pensé que podríamos incorporar a nuestro sonido sin que nadie se diera cuenta de dónde venía la influencia. Y para mí funcionó. Los buenos estudiantes blancos de arquitectura ingleses que se ponen funky es un pensamiento un poco extraño … y no es tan funky como todo eso [risas]».

6. Se eliminaron las contribuciones de Paul McCartney al álbum, pero los Beatles hicieron una aparición sorpresa en el disco

En un intento por unir aún más las canciones de «The Dark Side of the Moon», a Roger Waters se le ocurrió la idea de grabar entrevistas con el personal de Abbey Road, los miembros del equipo de carretera y cualquier otra persona que trabajara en el estudio, haciéndoles una serie de preguntas sobre temas que van desde desde lo banal (colores y alimentos favoritos) hasta lo profundamente serio (locura y muerte), y luego enhebrar algunos de los fragmentos de la entrevista en la mezcla final. Paul McCartney, que estaba terminando el álbum «Red Rose Speedway» de Wings en Abbey Road, estaba en realidad entre los entrevistados, pero Waters consideró inutilizables sus respuestas. «Él fue la única persona que consideró necesario actuar, lo cual fue inútil, por supuesto», dijo Waters al biógrafo de Pink Floyd, John Harris. «Pensé que era realmente interesante que él hiciera eso. Intentaba ser gracioso, que no era lo que queríamos en absoluto».

Aun así, McCartney, o al menos su música, logró hacer una breve aparición en el álbum. Si escuchas cerca del final de «Eclipse», la pista de cierre del álbum, se puede escuchar un pasaje de una versión orquestal de «Ticket to Ride» de los Beatles; la canción aparentemente estaba sonando de fondo en el estudio mientras el portero de Abbey Road, Gerry O’Driscoll (quien pronunció las líneas inmortales, «Realmente no hay un lado oscuro de la luna. De hecho, todo está oscuro. Lo único que hace que parezca que la luz es el sol») se estaba grabando.

7. “Us and Them” fue un descarte de la banda sonora de «Zabriskie Point»

El segundo de los dos sencillos lanzados desde «The Dark Side of the Moon» («Money» fue el primero) y un éxito menor en los EE. UU. Y Canadá, «Us and Them» comenzó su vida en 1969 como un hermoso instrumental de piano y bajo llamado «The Violent Sequence», el cual fue escrito por Wright y Waters y enviado para su inclusión en la banda sonora del drama de contracultura de Michelangelo Antonioni «Zabriskie Point». Si bien el director italiano eventualmente incluiría tres grabaciones de Pink Floyd – «Heart Beat, Pig Meat», «Crumbling Land» y «Come in Number 51, Your Time Is Up» – en la banda sonora, no sintió que «The Violent Sequence» era apropiado para la película. En una entrevista para «Classic Albums: The Making of Dark Side of the Moon», Waters recordó que Antonioni dijo: «Es hermoso, pero demasiado triste. ¡Me hace pensar en la iglesia!». Más de dos años después de que Antonioni la rechazara inicialmente, la banda revisó el demo y la reformuló como una meditación conmovedora sobre la guerra y la pobreza.

8. Originalmente, se consideró una imagen de Silver Surfer para la portada del álbum

Con su gráfico evocador y llamativo de un prisma que convierte la luz en color, la portada de «The Dark Side of the Moon», creada por el diseñador gráfico inglés George Hardie con la participación de Storm Thorgerson y Aubrey Powell de Hipgnosis, es una de las más icónicas diseños para adornar un LP. «Cuando Storm nos mostró todas las ideas, con esa, no había duda», recordó Gilmour a Rolling Stone en 2003. «Fue, ‘Eso es todo’. Es una portada brillante. Uno puede mirarlo después de ese primer momento de brillantez y pensar: ‘Bueno, es una idea muy comercial: es muy cruda y simple; se verá muy bien en los escaparates’. No era una imagen vaga de cuatro muchachos rebotando en el campo. Ese hecho no pasó desapercibido para nosotros».

Así que es interesante imaginar el álbum con una portada completamente diferente, específicamente, la sugerida por Hipgnosis que habría presentado una imagen basada en el personaje del cómic Silver Surfer. «Todos leíamos Marvel Comics, y Silver Surfer parecía ser otra imagen singular fantástica», recordó Powell en una entrevista con John Harris. «Nunca hubiéramos obtenido permiso para usarlo. Pero nos gustó la imagen de un hombre plateado, sobre una tabla de surf plateada, deslizándose por el universo. Tenía propiedades místicas, míticas. ¡Muy cósmico, hombre!».

Silver Surfer Marvel Comic

9. «The Dark Side of the Moon» fue el primer álbum de Pink Floyd en entrar en el Top 40 de Estados Unidos

Dadas las cifras de ventas multiplatino de Dark Side y el impresionante éxito en Estados Unidos de los álbumes de estudio posteriores de Pink Floyd, es fácil olvidar que a los primeros siete LP de la banda les fue bastante mal en los Estados Unidos; antes de Dark Side, el mayor éxito de la banda en Estados Unidos había sido Obscured by Clouds, la banda sonora de la película francesa La Vallée, que alcanzó el puesto 46 en el Billboard 200 en el verano de 1972. Pero gracias a un impulso promocional masivo de Capitol Records, y giros regulares de «Money» de los DJ de radio estadounidenses, Dark Side of the Moon subió hasta la cima del Billboard 200 a los dos meses de su lanzamiento.

“Subió en las listas estadounidenses con bastante rapidez”, recordó Waters a Rolling Stone en 2003. “Estábamos de gira por Estados Unidos mientras eso sucedía. Obviamente, iba a ser un gran récord, especialmente después de que la radio AM y FM adoptaran ‘Money'».

10. Las ganancias del álbum ayudaron a financiar «Monty Python and the Holy Grail»

Como si «The Dark Side of the Moon» no fuera lo suficientemente un hito cultural pop en sí mismo, el éxito del álbum también fue en parte responsable de la existencia de la brillante y absurda comedia cinematográfica de 1975 «Monty Python and the Holy Grail«. Los miembros de Pink Floyd a menudo pasaban su tiempo libre durante las sesiones del disco viendo Monty Python’s Flying Circus»en BBC2, así que cuando la compañía británica de comedia tuvo dificultades para recaudar dinero para su primer largometraje,  los Floyd, ahora llenos de dinero en efectivo de las ventas del «The Dark Side of the Moon», estaban más que felices de aportar el 10 por ciento del presupuesto inicial de 200 mil libras de la película.

“No hubo interferencia en el estudio porque no había estudio; ninguno de ellos nos daría dinero», recordó el director de Holy Grail, Terry Gilliam, en una entrevista de 2002 con The Guardian. «Esto fue en el momento en que el impuesto sobre la renta en Gran Bretaña llegaba al 90 por ciento, por lo que recurrimos a las estrellas de rock en busca de financiación. Elton John, Pink Floyd, Led Zeppelin, todos tenían dinero, conocían nuestro trabajo y parecíamos una buena amortización de impuestos. Excepto, por supuesto, que no lo fuimos. Era como ‘The Producers'».

Compartir