Noticias

Mansplaining: ¿Qué es este comportamiento y por qué se debe eliminar?

El comportamiento de mansplaining arbitrario e impulsivo también se cuenta como un tipo de violencia de género.

Mansplaining
Getty Images

El comportamiento de mansplaining arbitrario e impulsivo también se cuenta como un tipo de violencia de género. Ya que con la práctica constante provoca efectos en la percepción de seguridad personal y profundos sentimientos de frustración y desvalorización de la mujer. Estos incluso puede tener como consecuencia la renuncia de la mujer a su ámbito de conocimiento.

La RAE define el mansplaining como: “la explicación dada por un varón a una mujer en tono condescendiente. Presuponiendo de forma injustificada desconocimiento de la cuestión por parte de esta”. Si bien esta conducta se ha visibilizado a través de los ámbitos académicos; científicos y en las comunidades de conocimiento, se puede señalar que en lo cotidiano también se encuentra arraigada.

Por ejemplo, interrumpir constantemente a una mujer con comentarios que intentan corregir lo que está diciendo, así como también lograr callarla buscando explicar con otras palabras a modo de “traducción”. Toda vez que el hombre alude a que lo que se está diciendo no se entiende con las palabras que la mujer que explica.

No son pocas las ocasiones en que los hombres asumen un rol paternalista sobre las mujeres. Siendo directivos a la hora de decir cómo se hacen las cosas; explicando y justificando su trato autoritario de adjudicarse la toma de decisiones. Dejando de lado la capacidad de la mujer en dirigir su propio camino, tomar decisiones y aportar con conocimiento en cualquier situación. Este comportamiento micromachista atenta contra la autonomía e identidad del género femenino.

Mansplaining

Recuerdo uno de los casos más emblemáticos de mansplaining; la historia que le ocurrió a la escritora estadounidense Rebeca Solnit y que incluso la inspiró a escribir el libro “Los hombres me explican cosas”. En él relata cómo un hombre fue quién en una reunión le explicó uno de sus artículos ignorando completamente su autoría y expertise en el tema.

El mansplaining refuerza la necesidad de algunos hombres de estar una posición de superioridad frente a otros especialmente hacia la mujer, que es silenciada y desvalorizada a través de esta conducta arrogante. El hecho de que ocurra en los ámbitos profesionales y académicos es una muestra de que ese espacio ha sido normalizado como propio de los hombres en el contexto de la sociedad patriarcal, estimulando la falta de equidad hacía género femenino, restándole oportunidades de desarrollo.

Esta conducta minimiza por completo las instancias de diálogo, cooperación y aprendizaje, y en muchas ocasiones genera que las mujeres en los ámbitos profesionales tengan miedo a las represalias de los hombres. Sobre todo si estos son sus jefes o están validados por otros hombres en cargos superiores.

A través del mansplaining se produce el hecho de silenciar la voz de la mujer; detrás de una conducta por parte de los hombres que es paternalista y condescendiente, de modo que la mujer queda reducida al formato de niña pequeña que necesita ser protegida y guiada por un padre. En este sentido; las propias mujeres somos las llamadas como primeras voces de validación de nuestras pares. De manera de visibilizar y reeducar a los hombres que ejercen estas conductas y dejar de normalizar esta situación por miedo o culpa. Debemos hacer un terreno fértil para lograr un empoderamiento a través del apoyo y complemento en los contextos en que estamos insertas.

Texto de Paula Hormazábal publicado en FMDOS.cl.
Psicóloga clínica especialista en psicoterapia femenina y temáticas de género.

Compartir