Noticias

Los Tres y «La Espada & la Pared»: el mejor momento de la banda

Lanzado el 17 de marzo de 1995, el tercer disco de la banda de Concepción consolidó su ascenso en la escena del rock hecho en Latinoamérica.

Los Tres 1995 Disco De Oro Web
EMI

Si pensamos en los 90; de inmediato resalta el lugar de Los Tres en el rock chileno y su peso en la escena del rock hecho en Latinoamérica. Gracias a la difusión en MTV Latino; su alcance logró niveles  insospechados; estallando con todo con «La Espada & la Pared».

El tercer disco de estudio de la banda de Álvaro Henríquez, Roberto «Titae» Lindl,; Ángel Parra; y Francisco Molina; da cuenta de quizás el mejor momento de una de las bandas más importantes en el rock chileno. Nacida en Concepción, son la semilla de esa escena penquista que ha ido creciendo; forjando una identidad propia que va de la mano con un orgullo a veces exacerbado.

Una obra maestra de Los Tres

Grabado y producido en Buenos Aires, Argentina bajo el mando del destacado productor Mario Breuer; «La Espada & la Pared» supuso la consolidación de un sonido para Los Tres. Esta producción será la que marque el sello de una banda que había llegado a Santiago a principios de los 90 a remover la escena con un sonido muy pocas veces trabajado y que tenía que ver con el rockabilly, el blues y rock and roll.

Álvaro Henriquez, líder y creador principal de Los Tres, dirá que la pelea con el productor argentino fue total en pos de llegar al sonido que ellos andaban buscando y no el que pretendía el sello. Será con «La Espada & la Pared» la marca indeleble de una banda que será parte del renacimiento del rock chileno en los años 90. Singles como «Déjate Caer», «Tírate», «Hojas de té» y la que le da nombre al álbum son parte de la banda sonora de toda una generación.

«La Espada & la Pared» de Los Tres no es uno de los mejores discos del rock chileno, sino también uno de los puntos altos en la historia del rock en toda su historia. De esta forma, y a 27 años de su lanzamiento, se mantiene como un verdadero ejemplo a la hora de hablar de una obra maestra en la música de este lado del mundo.

Compartir