Noticias

Judas Priest y «Sad Wings of Destiny»: cuando encontaron su identidad

Lanzado el 23 de marzo de 1976, el segundo disco de la banda los encaminó a convertirse en los nuevos dioses del metal.

Judas Priest 1976 Web
Gull

El heavy metal pudo haber rugido por primera vez alrededor de 1970; gracias al trabajo pionero de Black Sabbath, Deep Purple, Led Zeppelin y muchas otras luminarias; pero fue Judas Priest quien marcó el comienzo de la segunda ola de bandas de metal con su segundo álbum, «Sad Wings of Destiny»; que fue lanzado el 23 de marzo de 1976.

Antes de eso, los nativos de Birmingham habían logrado causar solo un alboroto comercial y crítico moderado con su debut de 1974, «Rocka Rolla»; que los vio enfrentarse con el productor Rodger Bain sobre todo; desde las condiciones de grabación hasta su mezcla final e incluso la selección de canciones. El álbum era inconsistente en calidad y estilo, a menudo serpenteando hacia el art rock. Más preocupante aún; Bain rechazó un puñado de composiciones más nuevas y más fuertes.

Esas canciones finalmente recibieron un poco más de tiempo para desarrollarse durante los siguientes meses; y finalmente sirvieron como la columna vertebral de «Sad Wings of Destiny»; el álbum que vio a Judas Priest convertirse en artistas y líderes de la próxima generación de mesías de metal.

Entre los rechazos más notables del primer álbum estaba el icónico abridor de «Sad Wings of Destiny», «Victim of Changes»; que había evolucionado a partir de un favorito de los primeros conciertos llamado «Whiskey Woman»; antes de que su eclecticismo progresivo fuera perfeccionado hasta un punto nítido por el equipo de composición recién acuñado del cantante Rob Halford y los guitarristas Glenn Tipton y KK Downing (el ex cantante Al Atkins también fue acreditado por sus contribuciones a la canción).

Fue el talento innato de Tipton para crear canciones y luego arreglarlas; lo que merece mucho crédito por catalizar el gran salto adelante de Judas Priest en «Sad Wings of Destiny» (estaba prácticamente ausente de «Rocka Rolla» en este sentido, ya que acababa de unirse al grupo). ). Específicamente, los infecciosos y provocativamente llamados riff-rockers «Deceiver», «Tyrant», «Genocide» e «Island of Domination», así como el clásico «The Ripper», donde el inimitable grito de banshee de Halford demostró ser esencial.

Dos pistas restantes en el álbum más pesimista de Judas Priest ofrecieron un contraste dinámico sin perder el enfoque en la tarea en cuestión: el suave «Dreamer Deceiver» y el extraño «Epitaph», como Queen, que suena casi como un número de salón impulsado por un piano.

Al hablar sobre «Sad Wings of Destiny» con OC Weekly en 2015, Halford dijo que todavía era su LP favorito de Judas Priest. “Realmente amo ese álbum”, señaló. “Es un álbum importante para nosotros como banda y para la música heavy metal en general. Es una representación muy sólida de mucho de lo mejor de Priest: los riffs, el tempo, la composición y las voces. Todavía resiste la prueba del tiempo”.

Downing, que dejó la banda en 2011, celebró más tarde el aniversario 40 del álbum destacando su imagen de portada de fantasía. Pintada por el artista Patrick Woodroffe (que ha trabajado con Greenslade, Strawbs, Budgie y otros), representa a un ángel hosco luciendo el futuro emblema de la banda, conocido como el «diapasón del diablo», alrededor de su cuello.

«Sad Wings of Destiny» fue un lanzamiento innovador de Judas Priest, a pesar de que sus ventas fueron algo decepcionantes, principalmente como resultado del mal momento y el ascenso del punk rock al dominio. Una creciente legión de fanáticos del metal se dieron cuenta e hicieron su parte para ayudar a aumentar el número de seguidores del incipiente grupo de boca en boca. En poco tiempo, un sello importante (CBS Records) firmó con el grupo un nuevo y mejorado contrato de grabación antes de «Sin After Sin» del próximo año.

La carrera de Judas Priest solo crecería a partir de aquí. «Sad Wings of Destiny» los encaminó hacia la grandeza.

Compartir