Noticias

Grateful Dead y su debut homónimo: un álbum grabado apresuradamente

Lanzado el 17 de marzo de 1967, el primer disco de la banda no alcanzó a mostrar su ya legendario despliegue de sicodelia libre en vivo.

Grateful Dead 1967 Web
Warner Bros.

El álbum debut homónimo de Grateful Dead, en su forma original, duró 35 minutos. Eso es tanto tiempo como el que le tomaría a la banda tocar «Dark Star» en un concierto.

Siempre fue una alianza incómoda entre los Dead y el estudio de grabación: «Odio todos mis discos», dijo Jerry García a Relix en 1976. «Grateful Dead no hace buenos discos». Para una banda que se enfocaba en tocar; improvisar y realizar entrenamientos extensos de material en el escenario; grabar pistas en un estudio simplemente no tenía el mismo atractivo.

Esto nunca fue más cierto que en los primeros días de los Dead a mediados de los años 60 en San Francisco. “Principalmente éramos una banda de baile. Estábamos allí para hacer swing”, dijo el guitarrista rítmico Bob Weir a Jas Obrecht en 1996. “Y en el estudio, era un ambiente demasiado estéril para nosotros porque no había nadie allí para hacer swing con nosotros, solo un montón de micrófonos”.

La mayoría de las bandas se ganan la vida tocando en vivo; y Grateful Dead no fue diferente. Formado a partir de un conjunto de folk que se volvió eléctrico después de que los Beatles arrasaran en Estados Unidos; el quinteto de García, Weir, Phil Lesh, Bill Kreutzmann y Ron «Pigpen» McKernan; se había ganado una reputación en el hippie de San Francisco por aportar una perspectiva psicodélica a la música de raíces en sus conciertos. A medida que otros grupos locales, incluidos Jefferson Airplane y Moby Grape; comenzaron a conseguir acuerdos discográficos, también lo hicieron Grateful Dead: fueron firmados por Warner Bros. en 1966.

Los compañeros de banda, que sabían poco sobre grabación, viajaron al RCA Studio A de Los Ángeles en enero de 1967, con el plan de grabar sus versiones de canciones tradicionales de blues, folk y country. García sugirió asociarse con el productor David Hassinger en el álbum homónimo debido a su trabajo en «Surrealistic Pillow» de Jefferson Airplane. Sin probar nada, a los Dead se les dio poco tiempo en el estudio: cuatro días para grabar un LP debut homónimo.

Con poco tiempo, las sesiones fueron un asunto mojigato, al menos para esta banda. “Nunca soltamos ácido en el estudio en esos primeros días. Y no estoy del todo seguro de por qué no”, dijo Weir a Obrecht. “Probablemente habría sido improductivo, y no parecía algo de negocios. Y gastar un día entero en dejar caer LSD y luego al día siguiente estar un poco bajados para trabajar de todos modos, que es más o menos lo que sucedió: no sentimos que pudiéramos pagar eso “.

Entonces, Grateful Dead grabó versiones relativamente ordenadas de viejas melodías de blues como «Sitting on Top of the World» y «Good Morning, Little School Girl», canciones populares polvorientas como «Cold Rain and Show» y la melodía country de Jesse Fuller «Beat en Down the Line”. García escribió el original, algo político, «Cream Puff War», mientras que todo el grupo colaboró ​​en el tema de apertura «The Golden Road (To Unlimited Devotion)», que también se convirtió en el sencillo principal.

“Esto se grabó después de que grabáramos el cuerpo del álbum, y la canción real es una canción nueva”, dijo García al disc jockey de radio FM Larry Miller en 1967. “Estábamos pensando específicamente en un sencillo, así que simplemente tocamos y se le ocurrieron algunos cambios agradables y cooperó en todo, y se le ocurrió ‘The Golden Road’, que es una buena canción. Este es el único que tiene algún tipo de acrobacias de grabación, por lo que hay dos guitarras de tapa plana y tres guitarras eléctricas y así sucesivamente. Obtuvimos el doble de voces de lo normal”.

Grateful Dead aprovechó el estudio en «The Golden Road», pero el cierre del álbum «Viola Lee Blues» fue la única pista que los miembros de la banda pensaron que se parecía a lo que estaban haciendo en el escenario en 1967. En su autobiografía, Lesh indicó que la grabación de 10 minutos fue la única pista en la que no se sintió apurado. “Viola Lee Blues” mostró a la banda estirándose, cambiando tempos y explotando en una locura de guitarra.

“Cada noche, cuando íbamos al estudio, tocábamos ‘Viola Lee Blues’ todo el tiempo que queríamos y lo grabábamos”, dijo García en 1967. “Y al final de la semana, pasamos por y los escuché y el que nos encendió fue el indicado. … No es tan bueno como podría haber sido, pero aún así está bien”.

Con una portada diseñada por el artista psicodélico Stanley Mouse, «The Grateful Dead» fue lanzado el 17 de marzo de 1967. Aunque «The Golden Road» fracasó como sencillo, el LP debut recibió una entusiasta respuesta en el Área de la Bahía, empujando el récord al No. 73 en el gráfico. Grateful Dead aprendería de la experiencia de grabación, incorporando más de la estética en vivo de la banda la próxima vez que los miembros ingresaran al estudio.

Compartir