Noticias

Aerosmith y «Nine Lives»: el álbum que coronó un período tumultoso

Lanzado el 18 de marzo de 1997, el disco de estudio número 12 de la banda de Boston dio cuenta de su supervivencia en el rock.

Aerosmith 1997 Web
Columbia Records

Después de que Aerosmith grabara la canción “Nine Lives”, la banda decidió usar también la frase como título de su nuevo álbum. Fue una expresión no solo de los altibajos, la segunda y la tercera oportunidad que los rockeros de Boston habían experimentado en sus entonces 25 años de carrera. También significó el arduo proceso que llevó completar su último disco de estudio.

A mediados de la década de 1990, Aerosmith estaba inmerso en un regreso a mitad de su carrera que había comenzado con las vacaciones permanentes de 1987 y continuó con «Pump» and «Get a Grip», lo que le valió a la banda ventas multiplatino y una gran cantidad de éxitos en el Top 40 de EE. UU. (11 entre el trío de álbumes). Cuando los chicos comenzaron a planificar su próximo lanzamiento de estudio, el líder Steven Tyler y el guitarrista Joe Perry decidieron trabajar con Glen Ballard, el compositor y productor que acababa de obtener un éxito de taquilla propio, Jagged Little Pill de Alanis Morissette.

Los “Toxic Twins” y Ballard se unieron en 1996 en Miami, comenzando a escribir canciones como “Falling in Love (Is Hard on the Knees)”, “Taste of India” y “Pink” (la última con Richie Supa) . Perry y Tyler también escribieron con sus colaboradores anteriores Desmond Child y Mark Hudson, mientras iniciaban una nueva asociación con Marti Frederiksen.

Justo después de que el resto de Aerosmith (el guitarrista Brad Whitford, el bajista Tom Hamilton y el baterista Joey Kramer) bajaran para empezar a ensayar el nuevo material, sucedió algo inesperado. Kramer comenzó a sentirse enfermo.

«Fue un gran funk azul», dijo Kramer en un documental de MTV sobre «Nine Lives». «Entré en una profunda depresión. Me surgieron muchos problemas con los que tuve que lidiar por mi cuenta. Un montón de cosas sobre mi infancia, había perdido a mi padre hace un tiempo. Fue una especie de emergencia que me surgió y tuve que cuidarme. Eso era lo más importante en ese momento».

Joey Kramer pronto estuvo en un avión de regreso a casa, mientras que las otras cuatro quintas partes de Aerosmith decidieron cómo proceder. Eligieron traer al baterista de sesión (y miembro de Tom Petty and the Heartbreakers) Steve Ferrone para grabar con la banda. La idea era que, si Kramer se sentía mejor, podría volver y grabar sus partes en lugar de las de Ferrone.

El plan no funcionó demasiado bien. Columbia Records, que lanzaría su primer álbum de Aerosmith desde 1982, no estaba satisfecho con las primeras pistas, sintiendo que Ballard había sobreproducido las sesiones de Miami, robándole a la banda su valor. Tyler y sus amigos tampoco estaban encantados con los resultados, tanto por el trabajo de Ballard como por la ausencia de Kramer.

“Trabajamos con otro baterista por un tiempo”, dijo Tyler, “y simplemente no tenía la habilidad de patear traseros de Aerosmith. Así que llevamos todo el proceso a Nueva York”.

No fue tan simple. Columbia, que esperaba un lanzamiento en el verano de 1996, le dio a Aerosmith más tiempo para hacerlo bien. Mientras tanto, la banda se separó de su manager Tim Collins. Después de ver al grupo durante el período más lucrativo de su carrera, Collins fue despedido porque los miembros de la banda sintieron que los estaba enfrentando entre sí. Aerosmith también despidió a Ballard y eligió trabajar con Kevin Shirley. El ingeniero/productor sudafricano fue apodado «El hombre de las cavernas» por su enfoque básico. Fue un cambio completo de la meticulosidad de Ballard.

Aerosmith recibió buenas noticias cuando se preparaba para grabar en Nueva York: Kramer se sentía lo suficientemente bien como para unirse a sus compañeros de banda en el estudio. Primero, intentó reemplazar las actuaciones de Ferrone en las pistas existentes. Cuando eso no sonaba bien, Aerosmith decidió comenzar de nuevo, tocando el material de Miami juntos como un quinteto. Bueno, a veces era más que un quinteto, con la banda unida en ciertas canciones por músicos de cuerdas, el teclista John Webster y el músico indio Ramesh Mishra, quien tocaba el sarangi en “Taste of India”.

«Nine Lives» fue «diferente en el sentido de que dimos con un par de cosas del tipo de las Indias Orientales en las que estaban Yma Sumac y Donovan y los [Rolling] Stones y los Beatles», dijo Tyler sobre Charlie Rose. “Y era algo que nunca habíamos hecho juntos. … Una de las cosas sobre Aerosmith que es una pluma en nuestra gorra en lo que respecta a la longevidad es que hemos podido ser muy diferentes. Pasar de una canción como ‘Nine Lives’ a una canción como ‘Pink’. Completamente diferente”.

«Pink», con su toque de blues y armónica, terminaría convirtiéndose en el mayor éxito del álbum, tanto en la radio como en MTV, donde su video mejorado con gráficos de computadora obtuvo una gran rotación. Aunque el sencillo principal impulsado por la bocina “Falling in Love” y la poderosa balada “Hole in My Soul” también llegaron a las listas.

«Nine Lives» hizo su debut el 18 de marzo de 1997 y se encontró en la cima de la lista de Billboard al mes siguiente. Pero a pesar de ser un álbum No. 1, un éxito mundial con varios sencillos en la radio, el álbum parecía una decepción. Tales fueron las alturas de «Angel», «Janie’s Got a Gun» y «Cryin'» que cualquier cosa que no fuera un récord de ventas parecía ser una decepción.

“Pero eso es por lo que pasamos”, dijo Whitford a Songfacts en 2015. “Creas esta música y siempre tienes grandes esperanzas en ella y no siempre funciona de esa manera”.

No es que Aerosmith tuviera mucho de qué preocuparse. La banda pronto se embarcó en una gira masiva, obtuvo un Grammy por «Pink» y siguió siendo relevante para MTV en la mediana edad. Al año siguiente, la banda anotaría su primer (y único) sencillo No. 1 con «I Don’t Want to Miss a Thing».

Compartir