Noticias

Judas Priest y «Defenders of the Faith», su triunfo subvalorado

Lanzado el 4 de enero de 1984, el noveno disco de la leyenda del heavy metal británico consolidó todo por lo que habían estado trabajando.

Judas Priest 1984 Getty Web
Getty Images

«Defenders of the Faith» de Judas Priest se tituló acertadamente, tanto entonces como ahora.

Lanzado el 4 de enero de 1984, el álbum consolidó todo por lo que habían estado trabajando, en lugar de avanzar en lo que había venido antes. No fue un éxito tan grande como S»creaming for Vengeance» de 1982, y no superó a la corriente principal de «British Steel» de los 80. Tampoco contaba con un himno destacado como «Breaking the Law» o «You’ve Got Another Thing Coming».

¿Era de esperar una nivelación de la ambición de una banda que había publicado siete álbumes en su primera década y cuatro desde 1980? El cantante Rob Halford continuó maravillándose de su productividad durante este período.

«En ese momento, estábamos lanzando un disco al año, casi», dijo Halford a UCR en 2014. «¿Un discoal año, y una gira? No sé cómo lo hicimos. Pero cuando cosas así comienzan a suceder para ti en una banda, tienes que agarrarlo. Es como un rayo en una botella. Solo tienes que seguir rugiendo a través de él».

Y rugieron en «Defenders of the Faith», que sin embargo se erige como quizás el álbum más subestimado de Judas Priest desde su cenit comercial de principios de los 80. Lo que le falta en potencia de fuego lista para la radio, lo compensa con creces en la consistencia de canción a canción.

Se mueven con una facilidad muscular entre los rockeros de la flota («Freewheel Burning», «Jawbreaker») y los números de tempo medio más oscuros («Some Heads Are Gonna Roll», «Night Comes Down», la canción principal del tamaño de un himno), equilibrando su ahora -complejidad del metal de marca registrada («The Sentinel») con una accesibilidad aún inteligente («Rock Hard Ride Free», «Heavy Duty»), incluso si el álbum encontró a Judas Priest estancado en las listas de éxitos.

Hubo conexiones más obvias con éxitos anteriores: las versiones en vivo de «You’ve Got Another Thing Coming» y «Breaking the Law» respaldaron el abrasador primer sencillo del álbum «Freewheel Burning». Aún así, la mala proyección comercial de la canción pronto se olvidó en medio de una creciente controversia.

«Eat Me Alive», obviamente humorístico y con temática sadomasoquista, de alguna manera se ganó el tercer lugar en el infame «Filthy Fifteen» del Centro de Recursos Musicales para Padres, una lista de pistas que el cofundador Tipper Gore y compañía encontraron objetable.

«Siendo británicos, pensamos que era una broma al principio», agregó Halford. «Entonces nos dimos cuenta de que podía volverse bastante serio. Lo único bueno, si puedes decir eso al respecto, es que ninguno de nosotros cree en la censura, pero creo que es justo que la intención fuera, como, ir al cine y quieres saber si tiene clasificación R o PG o lo que sea. Esa fue una forma genial de poner un poco de atención en eso. Pero, fue simplemente ridículo … fue un pequeño contratiempo, un bache en el camino «.

«Eat Me Alive» estuvo notablemente ausente en la gira en apoyo de «Defenders of the Faith», probablemente una buena idea, considerando el clima. Sin embargo, la pista apareció más tarde en las listas de canciones como parte de la gira en apoyo del proyecto «Nostradamus» de 2008.

Para entonces, Judas Priest había superado una serie de cambios, en el género del metal, en su música y en su formación. Después de un período de experimentalismo de finales de los 80, se habían convertido en la encarnación del título de este álbum y, como lo ilustraron triunfos tardíos como «Redeemers of Souls» de 2014, apenas estaban comenzando.

Compartir