Noticias

«Crazy From the Heat», el debut solista de David Lee Roth

Lanzado el 28 de enero de 1985, el primer cantante de Van Halen presentó un EP recurriendo a viejas glorias populares con su propia estampa.

David Lee Roth 1985 Getty Web
Getty Images

Para gran parte del hemisferio norte, el 28 de enero de 1985 fue un día típicamente escalofriante de mediados de invierno; pero tal vez no tanto si se atrevían a aventurarse al aire libre para comprar una copia de «Crazy From the Heat»; el EP debut en solitario. del cantante de Van Halen, David Lee Roth; cuya personalidad parecía irradiar el calor del verano.

Desde que Van Halen llegó a la escena allá por 1978 y procedió a redefinir las reglas del rock; Roth también se había establecido como el prototípico y extravagante líder; tan lleno de un carisma increíble que incluso podía enfrentarse cara a cara con el revolucionario trabajo de guitarra de su compañero de banda, Eddie Van Halen.

Avance rápido unos años, y los fanáticos de Van Halen desde hace mucho tiempo probablemente tenían una idea de la relación cada vez más irritable entre Dave y Eddie. Aún así, eso no podría haberlos preparado para lo lejos que llegaría el cantante con este debut en solitario; que fue popular con no poca cantidad de momentos muy diferentes a los de VH. Debe haber parecido; incluso después de los atrevidos experimentos de pop-rock esparcidos por el revolucionario álbum «1984» de Van Halen; que Roth realmente se había vuelto loco por el calor.

Pero el proyecto reflejó las influencias musicales siempre eclécticas de David Lee Roth; si no las de su público. Por ejemplo, basta echar un vistazo a la apertura del EP «Easy Street»: Originalmente escrito por Dan Hartman para el álbum crossover glam de los años 70 de Edgar Winter Group, Shock Treatment, puso las cosas en movimiento con una actuación estilo cabaret de Roth que, para ser justos, en realidad se balanceó un poco más fuerte que el original.

El siguiente fue un popurrí de viejos temas dorados, «Just a Gigolo» y «I Ain’t Got Nobody»; basado en un arreglo de 1956 de la leyenda del entretenimiento Louis Prima; que Roth reprodujo con una precisión asombrosamente fiel en el registro, y luego lo actualizó minuciosamente para el años 80 a través de la magia de la megaproducción de videos musicales, como los fanáticos pronto verían hasta el agotamiento en MTV.

Aún más grande, en video y ondas de radio, fue «California Girls», que encontró a Roth promocionando el estilo de vida de la Costa Oeste (o al menos la percepción más cliché de él) con un video y una actuación sonora igualmente exagerados, completos con coros de celebridades de Beach Boy Carl Wilson, así como Christopher Cross.

Y para cuando el tsunami tecnicolor de «Crazy From the Heat retrocedió» ante las suaves olas de «Coconut Grove» de Lovin’ Spoonful, lo único seguro era que el entretenimiento de la vieja escuela había revivido, ya sea que se adaptara a los fanáticos incondicionales de Van Halen. O no.

En el camino, Roth simultáneamente ganó nuevos fanáticos que simplemente buscaban pasar un buen rato, y ese ejercicio sin duda le sirvió bien al cantante cuando su asociación con el resto de Van Halen se volvió imposible de reparar. Loco o no, David Lee Roth estaba destinado a una carrera en solitario.

Compartir