Noticias

Halloween: Las historias más aterradoras del Cementerio General

La Novia muerta, "Carmencita" o la chaqueta, son algunos de los relatos tenebrosos del Cementerio General en la previa de Halloween.

Cementerio General
Cementerio General

Hoy 31 de octubre es la celebración de Noche de Brujas o también llamada Halloween y el miedo está en el aire. Ya sean películas, series o relatos del boca a boca, las leyendas de terror se viralizan durante estos días. Chile no se queda fuera de esto, con terroríficas historias que son parte de un icónico espacio cultural: El Cementerio General.

En Radio Rock&Pop entrevistaron a Mario Cavalla, socio de Santiago a Pata y gran conocedor de las historias urbanas de Santiago. Así, nos comentó de las historias más populares y terroríficas del Cementerio General.

Este año, el Cementerio General cumple 200 años y Mario Cavalla ya nos adelanta que podrá haber una importante conmemoración en celebración de este importante lugar. Y es que más de un millón de personas han sido sepultadas en el lugar, convirtiéndose en una especia de reunión de la cultura chilena.

Por esto, se han popularizado múltiples historias urbanas de gente que asegura haber visto apariciones misteriosas en el Cementerio General. Gran parte de estas se pueden escuchar en los tour nocturnos que se hacen en el recinto.

La Chaqueta

Según contó Mario Cavalla, la historia de La Chaqueta es una de las más populares en el Cementerio General. Se cuenta que un taxista estaba haciendo su recorrido en el cementerio cuando lo para una joven que le pide ir al hospital.

Lo curioso es que esta llevaba un vestido veraniego, pese a que era pleno Invierno. El taxista decidió darle su chaqueta para protegerla del frío y ella le dio su dirección para devolvérsela. Sin embargo, no podía encontrar ninguna calle con esa dirección.

Esto, hasta que alguien le dijo que era una de las calles que estaban dentro del Cementerio General. Cuando el taxista fue a la dirección que le dio, encontró su chaqueta sobre una tumba, que tenía una foto de la mujer que llevó.

La Carmencita

Otra de las historias más populares del Cementerio General, es la de La Carmencita. El mito inicial dice que era una niña de 9 años que fue violada. Sin embargo, esto habría sido una historia de un cuidador, que dejó una alcancía para recuperar ese dinero que dejaba la gente que la visitaba.

La verdad es que se trataba de una mujer de 27 años, que llegó a Santiago en medio de la crisis económica de 1933. Al no poder encontrar trabajo, debió recurrir a la prostitución para sobrevivir. Fue en una de esas instancias que conoció a un hombre del que se enamoró perdidamente.

Este le prometió que dejaría a su familia y se casaría con ella, algo que jamás pasó. Esta murió poco después de un ataque al corazón y se convirtió en una especia de santa para quienes sufren penas de amor y que aseguran verla en el Cementerio General.

La Novia Muerta

Otra de las historias más llamativas y «milagrosas» del Cementerio General, es la de La Novia Muerta. Habían múltiples teorías, incluyendo el mito de que es una mujer que falleció en el día de su boda luego de que el novio no llegara.

Sin embargo, la verdadera historia es aún más aterradora. Se trataba de una niña de tan solo 17 años, que murió de un ataque al corazón. Por la pena, su madre decidió embalsamarla y ponerla en un ataúd de cristal. Así, solía visitarla y peinarla todas las semanas, hasta que llegó a un estado de putrefacción. Hoy muchos le llevan ofrendas al creer que alivia las penas de amor.

Historias de Catalepsia

Pero las historias más terroríficas del Cementerio General no tienen que ver precisamente con fantasma. Se trata de un suceso que pasaba hace años, cuando enterraban a personas que aparentemente habían muerto, pero que estaban en estado de catalepsia, es decir, estaban vivos.

Se cuenta que en una tumba familiar, cuando se iba a enterrar a la hermana de una socialité chilena, se dieron cuenta que el cuerpo estaba de lado y que el ataúd tenía múltiples golpes. Algo similar ocurrió con un joven, que fue escuchado y liberado antes de morir. Sin embargo, al inhalar demasiado polvo, falleció poco después.

Compartir