Noticias

El Juego del Calamar: La estafa chilena con los símbolos de la serie

El Juego del Calamar es utilizada por delincuentes para utilizar luna tarjeta con símbolos de la serie como una forma de estafar a la gente

El Juego Del Calamar
Netflix

El Juego del calamar se ha transformado en un éxito inapelable en todo el mundo. La serie más vista en la historia de Netflix se ha tomado las redes sociales; los disfraces de miles de personas para Halloween e incluso; videojuegos creados por el popular ciclo de capítulos creados en Corea.

Y en nuestro país; esta fama fue utilizada por delincuentes para utilizar la tarjeta con símbolos de la serie como una forma de estafar a la gente y robar su información confidencial.

Serían ciberdelincuentes que con un código QR; captan la información de la víctima, motivados por una tarjeta que cuenta con un círculo, un cuadrado y un triángulo, al igual que la convocatoria de «El Juego del Calamar». Los ladrones se aprovechan que la gente está viendo la serie y que en nuestro país, logró un inapelable triunfo en audiencias.

El delito con El Juego del Calamar

La trampa es que las tarjetas son abandonadas en la calle; generando la curiosidad de quién las ve, escanean el código que está detrás de esta «carta» e ingresan el código QR, que es la trampa de estos delincuentes para captar datos con el cual operan; para realizar robos bancarios, estafas por Internet y otros hechos.
Inmediatamente al escanear e ingresar el código QR, la persona estará expuesta a virus que roba información confidencial y bancaria del usuario.

En Meganoticias.cl, un experto en ciberseguridad aseguró: «Los atacantes siempre van a usar un mecanismo de persuasión que haga bajar la guardia a las personas o generar fervor a través de las cosas que están de moda, como estafas de la serie del Calamar» señaló Claudio Casado.

Este delito ya ha sido captado en nuestro país; Argentina y España aprovechando el éxito de la producción de la plataforma de streaming para cometer delitos bancarios y crímenes de ciberseguridad.

Compartir