ENTREVISTAS

Rector de la UCT y conflicto en la Araucanía: «. Lo que vemos es la punta del iceberg pero no somos capaces de ver lo que está debajo»

"Acá hay una cuestión de deuda histórica del Estado con el pueblo mapuche que se traduce en estas acciones de un sector radicalizado (...) hay un desencuentro muy grande en todos los actores que convivimos acá", señala Aliro Bórquez.

Araucania Nansen
Agencia Uno

Hoy en Palabra Que Es Noticia conversamos con Aliro Bórquez, rector de la Universidad Católica de Temuco.

Vamos a la Araucanía, donde recientemente supimos que se invitó al Centro noruego Nansen por el Diálogo y la Paz -organismo que ha facilitado los procesos de Paz en Colombia, Irak y los Balcanes, entre otros- para que ayude a facilitar el proceso de diálogo entre el pueblo mapuche, la sociedad chilena, las instituciones y la empresa privada. Idea que surgió de la mano de la Universidad Católica de Temuco, que convocó a diversas reuniones con las universidades de la región para abrir un camino de solución a este conflicto, que no hace más que agudizarse.

¿Cómo surge la iniciativa?

«Esto nace de una iniciativa que vamos a comenzar en febrero de este año, con el obispo comenzamos a conversar cómo ayudar en este problema en la Araucanía, partimos con preparar documento que hiciera un llamado al diálogo, al poco andar consideramos oportuno de incorporar a todas las casa de estudio de la zona. El documento hace una suerte de diagnóstico en cuatro puntos, lo más profundo del documento el llamado que hacemos a Nansen. Hasta ese momento no habíamos hecho una solicitud formal, solo aprendiendo su metodología de diálogo. Hoy estamos a la espera la primera visita del centro acá a la región» señala Aliro Bórquez.

Diagnóstico a lo que sucede en la Araucanía

«Creo que este es un problema multifactorial y se reflejan una serie de acciones. Pero acá hay una cuestión de deuda histórica del Estado con el pueblo mapuche que se traduce en estas acciones de un sector radicalizado, genera una tensión que se manifiesta en violencia, la que podemos percibir con los atentados, con las quemas. Hay un desencuentro muy grande en todos los actores que convivimos acá. Mientras no seamos capaces de escucharnos y de mirar las perspectivas d cada uno de los grupos que conviven en la Araucanía será muy difícil llegar a un punto de encuentro», apunta el rector de la UCT.

Sentar en la mesa a grupos radicales?

«Creo que cuando se llama al diálogo no se puede hacer restringiendo la participación de nadie, si no llegamos al fondo del problema. Lo que vemos es la punta del iceberg pero no somos capaces de ver lo que está debajo, los ¾ del problema que no tenemos claro ni hemos enfrentado. No hemos mirado los problemas que presentan cada uno de estos sectores en la Araucanía. Cuando se inicia un diálogo, ocurren tres cosas: los hechos, la necesidad y los sentimientos. Si uno inicia sin tenerlos claros, es muy difícil encontrarse. Tenemos que generar espacios para hacerlo y abrir comunicación y diálogo que os permitan encontrar la solución conjunta», asegura Aliro Bórquez.

Rol de centro Nansen en Araucanía

«Lo que ha hecho Nansen son procesos mu largos y hay que hacerlos acá en la zona. Lo que va a ocurrir es una ira exploratoria. El gobierno de Noruega que financia este centro está hace más de un año acá en Chile y algo de diagnóstico tienen respecto a la realidad de acá. Son procesos reservados, y cuando llegue el centro Nansen, ya tienen establecida una agenda con quienes van a conversar, tienen una estrategia, un método. Nosotros ahora estamos en capacitación con ellos, con talleres preparando a facilitadores», enumera el rector de la UCT.

El proceso de diálogo

«Creo que cuando se abre un proceso de diálogo se puede hacer estableciendo condiciones, es un proceso lento y hay que buscar puntos de acercamiento. Si vemos los procesos en el mundo, ha sido muy difícil, hay gente que tiene posiciones distintas, es como tirar una piedra en el agua y comienzan a salir círculos, estos deberían ir incorporando a más gente en el proceso. Cuando aprendamos a escuchar y tratemos de entender las miradas del conflicto probablemente podamos entender el cómo está ocurriendo. No puede ser excluyente en el proceso de diálogo. Queremos ir multiplicando el entendimiento de cómo se dialoga. Tengo la voluntad de poder colaborar, pero es el centro Nansen el que maneja toda esta metodología. Iremos adquiriendo mayor expertise para ir avanzando en este proceso», reflexiona Aliro Bórquez.

Compartir