Noticias

El día en que Charlie Watts se unió a The Rolling Stones

El 9 de enero de 1963, Charlie Watts entró como baterista de una de las bandas que revolucionó al rock. Y hoy, a los 80 años, ha partido.

Rolling Stones 1963 Charlie Watts
Getty Images

Aunque los Rolling Stones celebraron públicamente un 50 aniversario en 2012; el guitarrista Keith Richards dice que los propios miembros de la banda cuentan enero de 1963 como el verdadero comienzo. Ese es el mes en que Charlie Watts se unió oficialmente.

Un pilar desde entonces, Watts se convirtió en uno de los bateristas más conocidos en la historia de la música rock. Irónicamente, sin embargo, su experiencia fue principalmente en el jazz antes de un encuentro casual con el pionero del blues británico Alexis Korner. Watts trabajaba como diseñador gráfico para una empresa de publicidad cuando aceptó la oferta de Korner de tocar con Blues Incorporated; un grupo con sede en Londres que también había presentado apariciones ocasionales de un joven aspirante a cantante llamado Mick Jagger. Watts conoció a Jagger y a los otros miembros de los Rolling Stones a mediados de 1962; y completaron su formación al unirse el 9 de enero de 1963.

El debut de Charlie Watts en The Rolling Stones

Charlie Watts tocó su primer concierto con los Rolling Stones unos días después; el 12 de enero de 1963, en el Ealing Blues Club en una formación de seis integrantes que incluía al pianista Ian Stewart. En junio de ese año, el grupo lanzó su primer sencillo, una versión de «Come On» de Chuck Berry. Con el lanzamiento de su segundo álbum, se dispararon al estrellato internacional, comenzando una racha ganadora que convertiría a la banda en una de las fuerzas musicales más importantes de la era del rock. Los Rolling Stones son ampliamente considerados como «la mejor banda de rock and roll del mundo» por sus contribuciones; y el enfoque de Watts fue una parte vital de la arrogancia suelta pero sólida que se convirtió en el sonido del grupo.

Watts es igual de sólido fuera del escenario. Casado con su esposa Shirley desde 1964, cuando no esaba trabajando, llevaba una vida relativamente tranquila, en su mayor parte lejos del centro de atención de los medios, un fuerte contraste con sus compañeros de banda que acaparan los titulares. Él y su esposa criaban caballos, y émantuvo su interés por el jazz durante toda su vida con una serie de proyectos que incluyeron la Orquesta Charlie Watts de 32 piezas. A través de toda la locura de la carrera de los Rolling Stones, su enfoque discreto le valió el respeto universal de sus compañeros de banda.

«Charlie sigue siendo el corazón de los Rolling Stones, y no solo cuando está sentado en el taburete de la batería», afirmaba el sitio web de la banda. «Todo el mundo lo respeta por su enfoque tranquilo y educado del negocio de ser miembro de una de las bandas más exitosas de la historia. Como jazzista, comprende el poder de la colaboración, nunca busca el centro de atención y siempre proporciona a los Rolling Stones la base sólida como una roca».

Y hoy, a los 80 años de edad, Charlie Watts dejó el plano terrenal para ir al olimpo del rock.

Compartir