MALDITO ROCK AND ROLL

ESPECIAL // 10 grandes momentos del Live Aid

Recordamos el legendario evento benéfico con el que se fundó el Día Mundial del Rock.

Live Aid Rock
Getty Images

El sábado 13 de julio de 1985 se realizó Live Aid, el primer evento planetario a beneficio del mundo. Organizado por el músico británico Bob Geldof con el propósito de generar los cambios para parar el hambre en Etiopía, el evento fue una verdadera cumbre del rock en todo el mundo.

Veteranos se cruzaron con números del momento, leyendas cristalizaron su conquista al mundo entero y las buenas canciones estaban a la orden del día en el evento que pudo ser visto por todo el planeta a través de transmisión vía satélite.

Una verdadera fiesta que fundó el Día Mundial del Rock que recordamos con 10 momentos.

1.- Queen conquista al mundo entero en tan solo 20 minutos

Queen no se había ido a ninguna parte, pero vivía una etapa diferente a mediados de los 80. Y bastaron solo 20 minutos sobre el escenario de un repleto estadio de Wembley en Londres para demostrarle a cada uno de los habitantes del planeta Tierra que seguían siendo una de las badnas más poderosas, emotivas e intensas de la historia del rock. Un nuevo aire para los que terminarían siendo los últimos años de actividad del gran Freddie Mercury.

2.- Phil Collins cruza el atlántico para tocar la batería

Por esos días, Phil Collins vivía un gran momento. Llevó a Genesis a la masividad y estaba haciendo lo suyo con una carrera solista exitosa. Después de tocar con Sting en Wembley, tomó un Concorde para llegar a Philadelphia y tocar batería con Eric Clapton y para hacerlas de Jon Bonham con led Zeppelin. Todo un obrero del rock.

3.- La reunión de Led Zeppelin

Después de la muerte de John Bonham, Led Zeppelin dejó de funcionar. No se podía seguir si faltaba un cuarto de la mezcla de la alquimia que dio forma a uno de los combos perfectos del rock. Pero hicieron una excepción para el Live Aid, aunque no con los resultados que todos esperaríamos. Un muy drogado Jimmy Page no quería que Collins los acompañara, y Robert Plant no tuvo un buen día para su voz.

4.- La falta de química de la reunión de The Who

Al igual que Led Zeppelin, The Who ya no funcionaba como banda cuando se sumaron al cartel del Live Aid en 1985. Pete Townshend hacía su propia carrera como solista y no estaba pensando precisamente en sus días de gloria con Roger Dalñtrey, John Entwhistle y el fallecido Keith Moon. Por eso, su set no salió particularmente inspirado. Pero el mundo entero no pudo apreciar esto, ya que la transmisión se cayó por unos minutos.

5.- Bob Dylan improvisa con Keith Richards y Ronnie Wood

El Live Aid fue sumando nombres estelares sin necesariamente esperando a que estén listos, sino que apostando por combinarlos. Y en ese aspecto, los veteranos fueron los que sufrieron más. Por más que sean 3 leyendas compartiendo set acústico improvisado, se notó mucho que Bob Dylan, Keith Richards y Ronnie Wood dejaron todo al azar cuando se subieron al escenario. Simplemente, no funcionó.

6.- Dire Straits y Sting quieren su MTV

En 1985, Dire Straits estaba en la cima con el aplaudido “Brothers In Arms” y su mirada irónica sobre los medios masivos en la década. Por eso, el momento en que tocaron “Money For Nothing” fue uno de los puntos más altos de todo el evento. Y qué mejor que con Sting haciendo coros, tal como en el disco, diciendo “I want my MTV”. Perfecto.

7.- Judas Priest lleva su acero británico

El variopinto cartel del Live Aid tuvo cabida para una cuota de buen heavy metal a cargo de Judas Priest. Rob Halford lució sus mejores armas de cuero y voz inconfundible en un set que mostró la cara más clásica del género que hacía crecer a su fanaticada en cada rincón del mundo. Un deber ver el set de los dioses del metal.

8.- Ozzy Osbourne vuelve a compartir con Black Sabbath

Estaba en terrenos muy distintos Ozzy Osbourne y sus ex compañeros de Black Sabbath. El “príncipe de las tinieblas” estaba inmerso en su carrera como solista con éxito, y Black Sabbath había pasado por “Born Again” con Iam Gillan en voz. Pero tras seis años desde su despido, un estimulado Osbourne subió las cosas de nivel con los padres del heavy en un set demoledor. Claro que la reunión definitiva se demoraría una década al menos en gestarse.

9.- Paul McCartney sellando todo con «Let It be»

Por supuesto que no podía faltar el elemento Beatles en un evento para todo el mundo. Y ahí estuvo un canoso Paul McCartney para interpretar “Le It Be”, aunque sin estar exento de problemas: su micrófono se había apagado. Incluso pensó en cambiar la frase “there will be an answer” por “there will be some feedback”, como la plegaria por retornos para escucharse en Wembley.

10.- U2 consigue estatura de gigante

Los irlandeses de U2 llevaban algunas temporadas haciendo crecer su show en vivo y su conexión con el público. Esto se cristalizó de forma definitiva con sus 12 minutos en el Live Aid. Bastaron solo 2 canciones y un guiño a Lou Reed para que el combo de Bono y The Edge mostrara sus mejores armas. Canciones con vocación de himno, conciencia social llevada a la música y la noción de que eran una de las pocas bandas que de verdad importaban. Un clásico.

Compartir