ENTREVISTAS

Carlos Peña: «La propuesta de Jadue es muy confusa e intelectualmente errónea, porque confunde»

"Jadue se confunde: el control del discurso no merece el nombre de democracia", indica el rector de la UDP.

Carlos Peña

Hoy en Palabras Sacan Palabras conversamos con el abogado, columnista y rector de la Universidad Diego Portales (UDP), Carlos Peña.

Su libro, «Ideas periódicas. Introducción a la sociedad de hoy»

“No fue tan difícil la elaboración de este libro. Escribí esta recopilación de ensayos largos sobre lo que en mi opinión son aspectos relevantes de la sociedad de hoy y que podría ayudar a comprenderla”, apunta Carlos Peña.

Las sociedades

“Las sociedades no son una meseta de plenitud. Son una mezcla de plenitud, con crisis, con malestar. Siempre hay una sombra de malestar. Son propias de todas las sociedades. De manera tal que lo que diferencia a las sociedades es la manera en que lo abordan. En el caso de la sociedad chilena actual, buena parte del malestar es fruto de un conjunto de factores. Suele decirse que este es un estallido de rebelión, pero eso es una simpleza. Hay una serie de factores: hay una cuestión generacional, que es muy importante, la que nació después de los 90, que no tiene sujeción normativa y es no relativista. Tiene tendencia a tener convicciones absolutas pero muy parciales. No se veía en las calles una reivindicación de clase, sino una demanda de índole cultural, de minorías de clases, de rebelión a la autoridad. Es una generación que se aferra a su propia subjetividad, algo intolerante. Agregaría como otro factor relevante la desigualdad desde el punto de vista de la vivencia de la desigualdad. La vivencia de la desigualdad se incrementó. La promesa de poder desplazarse socialmente se frustro. Dejó la herida de la desigualdad al descubierto. Estos dos factores son los centrales”, indica el rector UDP.

Cambios tras el estallido social

“En general, el diagnóstico central se ha confirmado. El rango generacional se marcó fuertemente. Lo dije el segundo día que esto corrió que vendría una estela de violencia generacional, pero se han sumado otros factores, cambios en la política, con políticas de identidad, con preferencias más volátiles, menos predecibles. Y la pérdida de centralidad del Estado. Las demandas culturales, por ejemplo, el Estado no ha podido resolverlas. Todo esto ha alimentado esta sensación de malestar. Respecto de la carrera presidencial,  estamos en medio de una paradoja. Si miramos esto políticamente, tenemos un Gobierno de derecha que al poco tiempo de ser electo, se vino al suelo, y tenemos un Gobierno de derecha que está en el suelo, incapaz de conducir la agenda pública, rechazado. Pero al mismo tiempo, la derecha cuenta con aspirantes a la presidencia muy bien posicionados, por ejemplo Lavín. En cambio la izquierda no tiene liderazgos presidenciales firmes”, fundamenta el abogado.

Sobre control de medios de Jadue

“Una cosa es la pregunta cuantas voces logran acceder al espacio público de los medios, o cuan plural son los medios. Otra cosa es si el discurso va estar sometido a un control previo, eso se llama censura. Son cosas distintas. Eso es lo que propone Daniel Jadue. Los periodistas, los medios de comunicación  debieran oponerse. La propuesta de Jadue es muy confusa e intelectualmente errónea, porque confunde. Estos dos problemas que son muy distintos. Jadue se confunde: el control del discurso no merece el nombre de democracia”, afirma el columnista.

Discurso político con ligereza de matinales

“Lo que uno escucha hoy es que el análisis del discurso político se ha dejado seducir por la ligereza de los matinales, perdiendo la visión de más largo plazo. Se ha permeado el discurso político por un pool comunicativo que es muy ligero. ¿A donde llegaremos si basamos el análisis de país en eso?, se pregunta Carlos Peña.

Compartir