Noticias

Así fue al infame concierto donde le gritaron «Judas» a Bob Dylan

El 17 de mayo de 1966, en el Free Trade Hall de Manchester, Bob Dylan junto a The Hawks se enfrentaron a un público adverso y respondieron con una interpretación intensa.

Bob Dylan 1966 Getty Web

La decisión de Bob Dylan de volverse eléctrico no sentó bien a muchos fanáticos, quienes sintieron que había vendido la música folk por un día de pago del rock ‘n’ roll. Todo llegó a un punto crítico el 17 de mayo de 1966, durante una de las últimas paradas de su gira mundial.

Gracias a los bootlegs mal titulados, durante años se creyó ampliamente que el concierto se llevó a cabo en el Royal Albert Hall de Londres en la última noche de la gira el 27 de mayo. el Free Trade Hall en Manchester. Cuando el cantautor dio un lanzamiento oficial al reistro en 1998, el cuato volumen de su «Bootleg Series», sacó la lengua a los contrabandistas llamándolo Bob Dylan Live 1966: The «Royal Albert Hall» Concert.

Bob Dylan y el paso a la electricidad

Después de una controvertida interpretación de tres canciones con Paul Butterfield Blues Band y Al en el Newport Folk Festival de 1965, Dylan llegó a un compromiso para aplacar a sus fans de toda la vida. El primer set se realizaría en acústico y en solitario, mientras que su banda de respaldo saldría para la segunda mitad eléctrica. Si bien hay informes contradictorios sobre la razón y la cantidad de abucheos en Newport, en su próxima actuación en el Forest Hills Tennis Stadium en Queens, NY, el equipo eléctrico se encontró con un alboroto cercano, a pesar de que Dylan ya había anotado. el mayor éxito de su carrera con «Like a Rolling Stone».

Este frenesí continuó mientras recorría los Estados Unidos en apoyo de «Highway 61 Revisited» con sus nuevos socios en el crimen,The Hawks, un quinteto mayoritariamente canadiense que solía respaldar al cantante de rockabilly Ronnie Hawkins. La reacción negativa pasó factura al único estadounidense del grupo, el baterista Levon Helm.

“Me habían criado para creer que se suponía que la música hacía sonreír a la gente y hacer que la gente quisiera divertirse”, escribió en su autobiografía, This Wheel’s on Fire. «Y aquí estaba toda esta hostilidad volviéndonos».

Cuando el grupo se enteró de que iría al extranjero con Dylan a principios de 1966, Helm le transmitió sus sentimientos al pianista Richard Manuel. “Le dije, ‘Richard, parece que hay un largo camino alrededor, Inglaterra, para llegar a donde quiero ir. Puedo soportar que me abucheen aquí. Este es mi país. Pero no veo que lo lleve a Europa y escuche esta mierda. Y de todos modos, ya no quiero ser la banda de nadie «.

Helm dejó a los Hawks y se dirigió a Nueva Orleans, trabajando durante un tiempo en una plataforma petrolera en las afueras de Houma. Fue reemplazado por el baterista de estudio de Nueva York Bobby Gregg, luego Sandy Konikoff para las fechas norteamericanas en febrero y marzo de 1966. Cuando se dirigían a Australia en abril, Mickey Jones, un tejano que había tocado con Johnny Rivers y Trini López, fue contratado.

Set mitad acústico, mitad eléctrico

Dylan había desarrollado una amistad particularmente cercana con el guitarrista, Robbie Robertson, a quien Dylan describió como «el único genio matemático de la guitarra con el que me he encontrado que no ofende mi nerviosismo intestinal con su sonido de retaguardia». El libro de Barney Hoskyns Across the Great Divide: The Band and America pinta un escenario de los dos juntos en una habitación de hotel todas las noches, escribiendo canción tras canción, pero estaban demasiado conectados con las anfetaminas para recordarlas o escribir algo.

En Manchester, el set acústico de Dylan constaba de siete canciones: tres de la aún inédita «Blonde on Blond»e, tres de «Bringing It All Back Home» y una de «Highway 61 Revisited». La audiencia recibió el material con calidez, incluso con entusiasmo a veces. Pero fue durante la sesión eléctrica donde, como había sido el caso durante casi un año, el ambiente se puso feo.

Después de «Tell Me, Momma», que Dylan ha actuado sólo en la gira de 1966 y nunca ha lanzado en un álbum de estudio, presentó la siguiente canción, una de su último álbum totalmente acústico, «Another Side of Bob Dylan», y prácticamente incitó a la audiencia diciéndoles que sus días como cantante de folk habían quedado atrás: «Esto se llama ‘No te creo’. Solía ​​ser así, y ahora es así».

Eso era todo lo que la multitud necesitaba escuchar. Aunque hubo muchos aplausos después de cada canción, fue durante los numerosos descansos de afinación que las cosas tomaron un giro más oscuro para Dylan y la banda. Muchos en la audiencia aplaudieron al ritmo, una señal de burla en Gran Bretaña, y hubo algunos gritos. Cobró intensidad al final de la quinta canción, «Leopard-Skin Pill-Box Hat», y Dylan decidió divertirse un poco a su costa. Empezó a murmurar sílabas sin sentido en el micrófono. Después de unos 20 segundos, los que interrumpieron se detuvieron para escuchar, momento en el que dijo: «… si tan solo no aplaudieras tan fuerte».

Golpeados, se rieron, pero no fue suficiente para ganárselos. No ayudó que los dos números siguientes, «One Too Many Mornings» y «Ballad of a Thin Man», parecieran estar dirigidos a los puristas. En el primero, escupió la letra final, «Tú tienes razón de tu lado / Y yo soy el mío / Estamos los dos demasiadas mañanas / Y miles de millas atrasados». En lo último, se burló de aquellos que no querían seguirlo en su nuevo viaje, mientras el teclado de Garth Hudson giraba.

Luego vino la razón por la que este concierto se ha convertido en parte de la historia del rock. En un raro momento de silencio, alguien gritó: «¡Judas!», Seguido de risas y aplausos. «No te creo», respondió Dylan mientras rasgueaba su guitarra y los Hawks comenzaban a alinearse. «Eres un mentiroso», continuó. Luego le dio la espalda a la multitud y dio una sola instrucción a su banda. «¡Toca jodidamente fuerte!».

El baterista Micky Jones puede haber carecido de la versatilidad y el sentido del swing de Helm, pero puso el martillo en esa caja con algo feroz, lo que llevó a la versión más salvaje de «Like a Rolling Stone» que Dylan haya interpretado jamás.

Después del lanzamiento oficial del concierto, un hombre de 52 años llamado Keith Butler dio un paso al frente y afirmó ser quien le gritó «Judas» a Dylan. «Estaba muy decepcionado por lo que estaba escuchando», dijo. «Pero creo que lo que realmente me envió a la cima fue cuando hizo esas hermosas canciones … ‘Baby Let Me Follow You Down’, y la otra fue ‘One Too Many Mornings’. Estaba emocionado, y creo que mi enojo simplemente brotó dentro de mí. Creo que fue ‘One Too Many Mornings’ lo que realmente me envió a la cima».

La respuesta de Dylan avergonzó a Butler, y él y su amigo salieron durante la canción, momento en el que se encontraron con el equipo que estaba filmando un documental de la gira. Les dijo: “¡Cualquier grupo de pop podría producir mejor basura que esa! ¡Fue una maldita desgracia! ¡Es un traidor!».

La película, dirigida por D.A. Pennebaker, se hizo conocido como «Eat the Document». Estaba previsto que se mostrara en ABC TV en los EE. UU., Pero fue rechazado por la cadena después de que Dylan lo editó. Aunque nunca se ha estrenado oficialmente fuera de las proyecciones en festivales, algunos aspectos, incluida la escena de «Judas», se abrieron paso en el documental de Dylan 2005 de Martin Scorsese «No Direction Home».

Después de la gira, Dylan se retiró a Woodstock, Nueva York, donde, dos meses después, se vería involucrado en un misterioso accidente de motocicleta y pasaría los siguientes años en reclusión. Los Hawks se unieron a él a principios de 1967, donde grabaron «The Basement Tapes». Helm regresó al redil a finales de año mientras los Hawks se preparaban para hacer su propia música, en sus propios términos, como The Band.

Compartir