Noticias

La reacción de Lemmy cuando Mikkey Dee rehusó unirse a Motörhead

Antes de unirse a Motörhead en el año 1991, Mikkey Dee rechazó ser el baterista de la manda de Lemmy Kilmister en varias ocasiones.

La reacción de Lemmy cuando Mikkey Dee rehusó unirse a Motörhead

Aunque el baterista terminó por aceptar, Kilmister le ofreció el papel muchas veces

Mikkey Dee es un legendario baterista que formó parte de la banda de Lemmy Kilmister, Motörhead hasta su disolución en el año 2015, tras la muerte de este último y del guitarrista Phil Taylor, ese mismo año.

Entonces es fácil acordarse de Dee y asociarlo inmediatamente a la banda de heavy metal. Es clara la influencia del músico a la agrupación. Sin embargo, hubo un tiempo en que el baterista caminaba muy distante a Motörhead.

El propio baterista, actualmente en Scorpions, habló sobre su relación con Lemmy en el podcast The NFR Podcast: «Me pidió que me uniera a Motörhead en 1986″.

Quién fuera baterista de King Diamond entre los años 1985 y 1989 recordó que durante la gira europea que las dos bandas realizaba fue donde iniciaron los acercamientos de Kilmister.

«La verdad es que me lo pidió tres veces antes de que aceptara en 1991. No es que era que el me pidiera entrar a la banda y yo le dijera ‘Estoy con King Diamond‘. Para mi era un honor, era como: ‘Wow’. Porque ellos eran súper estrellas por aquí. Yo escuchaba Motörhead prácticamente desde que apareció.»

Mikkey Dee recuerda que consideraba un honor ser parte de la banda y que debía hacer méritos para pertenecer a ella. «Le dije: ‘Tengo que ganármelo. Necesito ganármelo antes de unirme a esa jodida banda. Esta no es simplemente una banda, es una institución». Dije que no, pero con todo mi respeto».

A pesar de lo «respetuoso» que fue el rechazo a la oferta en los años 80’, Lemmy Kilmister no se quedó conforme con ello y siguió insistiendo. «Para serte sincero, nunca he dejado una banda por dinero o fama, o porque fuera más grande o más pequeña. Donde disfruto, ahí es donde me quedo. Fin de la historia».

«Estábamos construyendo algo con King Diamond. Lemmy seguía mandándome postales y escribiéndome», continúa. «Llamándome desde cabinas de teléfono y desde hoteles, ‘Hey Mik, ¿Cómo estás? Solo quería estar en contacto, ¿Qué tal vas? Me escribía de todo el mundo, nos llevábamos bien».

Aunque rechazó su puesto en varias ocasiones, Mikkey Dee terminó por unirse a la banda en el año 1991 y junto a ellos grabó 12 discos de estudio con la banda y estuvo hasta el final de sus días.

Compartir