Rage Against The Machine Evil Empire Cd Web Ok Rage Against The Machine Evil Empire Cd Web Ok

"Evil Empire", el disco que casi termina con Rage Against The Machine

El segundo álbum de RATM se lanzó hace exactos 25 años y casi hace pedazos a sus miembros en un proceso que decantó en la gloria absoluta.

16 Abr, 2021

"Evil Empire", el segundo disco de Rage Against The Machine lanzado el 16 de abril de 1996, consolidó a la banda como uno de los actos más importantes de la época. Pero también casi separó al grupo.

La banda estaba en lo alto después del éxito de su álbum debut homónimo de 1992. Impulsado por los singles masivos "Killing in the Name" y "Freedom", Rage Against the Machine se convirtió en un éxito comercial inesperado. La banda realizó una intensa gira en apoyo del álbum, ganando su reputación como un acto en vivo incendiario.

"Evil Empire", sin descanso para RATM

"Salió el primer disco y estuvimos de gira durante tres años seguidos, viviendo juntos en un autobús", recordó el baterista Brad Wilk al Los Angeles Times en 1996. "Cuando haces eso, es bastante fácil conseguir hartos el uno del otro, y necesitábamos un descanso".

En cambio, RATM decidió que querían atacar mientras el hierro estaba caliente. Sin tomar un respiro para relajarse, el grupo se lanzó de cabeza a su segundo álbum, reuniéndose con el productor Brendan O’Brien en Atlanta. Las tensiones aumentaron durante las tumultuosas sesiones. Según MTV, la banda "peleó tan violentamente entre ellos que se separaron brevemente".

"Entramos en ensayo para hacer un segundo disco, y todas las diferencias personales que habíamos barrido bajo la alfombra cuando estábamos de gira surgieron de repente, y tuvimos que lidiar con ellas", admitió Wilk. "Sentí que la banda podría haberse desmoronado entonces".

El mayor obstáculo para la banda

El mayor activo de Rage Against the Machine fue también su mayor obstáculo. Es decir, cada miembro tenía una fuerte opinión y rara vez estaba dispuesto a ceder con respecto a sus ambiciones musicales y políticas. Para complicar aún más las cosas, estaba el hecho de que cada uno provenía de orígenes tremendamente diferentes. El guitarrista Tom Morello, educado en Harvard, era hijo de una madre activista y un diplomático keniano. El cantante Zach De la Rocha era un mexicano-estadounidense criado en la comunidad predominantemente blanca de Irvine, California. La infancia del bajista Tim Commerford había sido sacudida por el diagnóstico de su madre y su eventual muerte debido a un cáncer cerebral. Brad Wilk nació en Portland, Oregón, solo para ser trasladado a Chicago antes de mudarse al sur de California.

"Somos como un microcosmos de Los Ángeles de alguna manera. Venimos de diferentes orígenes, diferentes culturas", comentó Wilk, consigna Ultimate Classic Rock.

Con sus diferencias e irritaciones a la vista entre ellos después de las desastrosas sesiones de Atlanta, Rage Against the Machine decidió tomar un descanso. Pasaron unos meses separados antes de volver a reunirse, esta vez en casa.

"¿Por qué gastar 2 mil dólares al día en un elegante estudio de grabación tratando de recrear la gran vibra que tenemos aquí?", reflexionó Morello a MTV mientras explicaba la decisión de la banda de grabar "Evil Empire" en su espacio de ensayo de Los Ángeles. "Literalmente hicimos un agujero en la pared, alquilamos la habitación al otro lado del pasillo y pasamos los cables por el pasillo".

“No íbamos a entrar y tocar en un estudio que simplemente no tenía ningún ambiente”, agregó De la Rocha. "Entras en algunos de esos lugares y es como si estuvieras entrando en el consultorio de un dentista. Me han limpiado los dientes, muchas gracias. No quiero hacer eso".

Con la cabeza más fría, y sin el bagaje que hizo que las sesiones de Atlanta se salieran de control, la banda pudo encontrar puntos en común. Lo hicieron sin sacrificar el fuego y la agresión que hicieron grande a Rage Against the Machine. Como resultado, el LP ofreció la banda sonora a una revolución.

Un álbum de singles revolucionarios

"Bulls on Parade" criticó el gasto militar de Estados Unidos y la voluntad del gobierno de invertir en la guerra en lugar de la supervivencia de sus propios ciudadanos de clase baja. “"People of the Sun" se inspiró en el grupo político y militante zapatista en México. En "Down Rodeo", la banda puso el foco en la desigualdad económica en los Estados Unidos, utilizando el famoso Rodeo Drive de Beverly Hills como telón de fondo. A través de cada pista, el trabajo de guitarra de otro mundo de Morello y la ardiente voz de De la Rocha sonaron a un llamado a la acción.

La banda llamó a su álbum "Evil Empire", "tomado de lo que Rage Against the Machine ve como la calumnia de Ronald Reagan a la Unión Soviética en los años 80", explicó de la Rocha, "que la banda siente que podría aplicarse fácilmente a los Estados Unidos".

"Evil Empire" debutó en el número 1 en la lista de Billboard. Los críticos elogiaron el álbum como "constantemente inspirado" e "innegablemente potente". Rolling Stone lo llamó una "declaración de guerra".

En menos de cuatro meses, "Evil Empire" vendería más de un millón de copias. Eventualmente eclipsó la marca de los 3 millones en los Estados Unidos, certificado triple platino. En el camino, la banda también recogió su primer premio Grammy, ganando Mejor Interpretación de Metal por la canción "Tire Me".

“Nunca pensé que venderíamos un disco", admitió Morello. “Pensé que la política sería demasiado alienante, demasiado extrema. Pero estoy orgulloso de que la música sea extrema, la política sea extrema. Cuando abres los ojos a lo que está sucediendo en este mundo, te das cuenta de que una especie de medicina moderada no sirve para curar una enfermedad extrema".

Al superar su casi destrucción, Rage Against the Machine creó uno de los álbumes de rock seminales de los 90. Wilk creía que el triunfo fue resultado directo de la turbulencia.

"Siempre va a haber tensión entre los cuatro, lo cual creo que es normal. Venimos de diferentes orígenes, diferentes culturas. También tenemos diferentes gustos musicales, y es una batalla en el estudio encontrar algo en lo que todos estemos de acuerdo, y puedes sentir esa batalla en el disco. No hay nada fácil en lo que hacemos", confesó el baterista.

Relacionados

Lo más reciente