Noticias

RESEÑA // «Zack Snyder’s Justice League»: cuando importa quién te cuenta una historia

El “Snyder Cut” es una realidad y con un ritmo constante, momentos de respiro, estatura épica y una fe que mueve montañas, se despacha la que quizás es la mejor película del director

Zack Snyder Justice League Web
Archivo

Después de haber salido del cine del estreno de «Justice League» en noviembre de 2017, parecía imposible ver la versión de Zack Snyder, su director, quien dejó la producción de la película a mediados de ese año tras el suicidio de su hija Autum. El luto lo alejó de la “Liga de la Justicia” y el trabajo pasó a manos de Joss Whedon, con todo el drama que fuimos conociendo con el tiempo.

Refilmaciones extensas, un cambio completo de tono y la negativa de Warner Bros. de mover la fecha de estreno para segura bonos a su cúpula le hicieron daño a una película que prometía mucho. Demasiado, si consideramos lo que importan los héroes de DC Comics en la cultura popular. La mitología gringa en todo su esplendor, con dioses y metahumanos entre nosotros y los personajes más conocidos del género en el mundo.

Y ocurrió el milagro

Pero los milagros existen, o más bien la fe de los fans mueve montañas. En mayo del año pasado, junto con el lanzamiento de HBO Max como una nueva plataforma de streaming, se confirmó que entre sus estrenos prometidos estaba nada menos que la versión de Zack Snyder de la cinta, el por entonces mítico Snyder Cut. Sí, 4 horas de epopeya de superhéroes con la mano del director de «Man of Steel» y «Batman v Superman: Dawn of Justice«, una que amas u odias, pero que jamás te deja indiferente.

Las expectativas estaban por las nubes, sin duda. Que iba a ser como una serie por capítulos. O que finalmente sería de 4 horas. Tal vez de que el aspecto con el que la presenta Snyder es como él la quería, con dimensión IMAX 1:43 que le da una verticalidad impresionante y que se vería sin duda gloriosa en un cine. Probablemente el detalle de que sumaron 70 millones de dólares para terminar los trabajos de CGI y filmaciones de una nueva secuencia con la que el director se daba el gusto de cerrar la historia.

Todo eso es antecedente que cuando ves la película no importa nada en lo absoluto. Al final, solo importa que estés ante una buena película. Y vaya que «Zack Snider’s Justice League» (así se le presenta en plataformas tanto en HBO Max como en plataformas de arriendo para el resto del mundo) es una gran película. Debe ser de las mejores películas de DC en Warner y fácilmente es la mejor película que haya realizado Snyder como un autor.

Versión del cine vs el Snyder Cut

¿Es una película diferente de la «Liga de la Justicia” del cine? Sí y no. En cuanto a la forma, el trabajo de fotografía, la corrección de color, el ritmo, el desarrollo de personajes y la épica, es una experiencia completamente diferente.

Si quisieras hacer una sinopsis, a la hora del resumen condensado te cuentan exactamente lo mismo. Bruce Wayne busca a los metahumanos, hay un primer enfrentamiento con Steppenwolf, resucitan a Superman y se enfrentan a él, van a la batalla final, el Hombre de Acero salva el día. Fin. La gran diferencia es que la de 2017 la cuenta torpe y llena de ripios. Y Snyder se toma su tiempo para que todo vaya madurando e la mejor forma, a pesar de los ripios que ya son parte del director.

Una de las cosas a celebrar en este “Snyder Cut” de “Justice League” es el poder ver brillar a ciertos personajes. El corazón de Cyborg y el rol clave de Flash hacen toda la diferencia en estas 4 horas de película. Si el primero tiene una historia de origen que te deja en claro sus motivaciones y sus capas, el segundo aporta un momento clave que podría cambiarlo todo su este universo Snyder siguiese adelante.

Otro que también se ve favorecido con esta nueva versión es el Batman de Ben Affleck, cuyas motivaciones tienen un sentido completamente diferente al que vimos en pantalla grande. Y la Wonder Woman de Gal Gadot nos regresa a la guerrera amazona de la aplaudida primera película en vez del homenaje al Superman de Richard Donner que terminó siendo “Wonder Woman 1984”. Todo esto tiene una sola clave: el Snyder Cut deja que los personajes respiren. Y vaya que se agradece.

Así es. El Snyder Cut ya es una realidad y es un triunfo genuino para todos los amigos que abogaron por él todo este tiempo. Los que nunca dejaron de creer que esto podía llegar a puerto y mantuvieron la esperanza encendida a pesar de que la lógica decía lo contrario. Y vaya que lo valió porque “Zack Snyder’s Justice League” pulveriza la versión en cines que vimos con extrañeza hace casi 3 años y medio.

Y todo esto lo logra con una premisa de argumento que ambas versiones comparten pero que tienen miradas diferentes. Te deja tan arriba que llega el momento inevitable de darte cuenta de que esto puede ser el punto final de esta narrativa. Quieres más, pero sabes que es imposible. O quizás no lo es y ocurre nuevamente el milagro. Con la fe que, sorprendentemente viniendo de una película del «oscuro» Zack Snyder, recorre cada cuadro de la película. La Liga de la Justicia que todos queríamos ver.

Compartir