ENTREVISTAS

Camilo Salinas recuerda a Cuturrufo: «Estaba siempre prendido, siempre atento a la talla y con la musicalidad para tocar»

"Él fue un músico muy generoso. Él me invitaba y me decía que tocara. Uno se achunchaba y él te retaba, te enfrentaba y, de repente, estabas tocando y bailando con él", recuerda el músico multinstrumentalista.

Camilo Salinas Cuturrufo

Hoy el programa partió de una forma diferente. El destacado trompetista de jazz, Cristián Cuturrufo, falleció a los 48 años tras ser internado gravemente en la Clínica Las Condes por Covid-19. Andrea Moletto y Álvaro Paci conversaron con su amigo y muchas veces compañero de escenario, el músico multinstrumentalista Camilo Salinas.

Abriendo el baúl de los recuerdos

«Estaba siempre prendido, siempre atento a la talla y con la musicalidad para tocar», fue la reacción espontánea de Salinas al recordarlo. «Estaba complicada su situación… Con su partida, empezó el baúl de los recuerdos a echarse a andar. La pérdida de un músico, de un amigo, de un obrero del arte va a ser algo que no se va a poder superar», agregó.

«Él estaba siempre prendido, siempre atento a la broma. Era un músico que progresaba, perseguía la música, pasaba de uno a otro estilo», dijo el multinstrumentalista recordando el talento de su amigo como uno heredado. Su padre tenía una orquesta de cumbia en Coquimbo y cuando tocaban, «Cuturrufo se convertía en un trompetista de orquesta», contó.

Generosidad musical

Entre los recuerdos y anécdotas, Salinas comentó que él, si bien conoce un par de canciones de jazz que puede tocar, ese no es su fuerte. Sin embargo, Cuturrufo compartía la música con quien fuese, no importaba si lo hacía mejor o peor, la invitación e insistencia para subir con él a escenario era intrínseco de él. «Él fue un músico muy generoso. Él me invitaba y me decía que tocara. Uno se achunchaba y él te retaba, te enfrentaba y, de repente, estabas tocando y bailando con él», recuerda Salinas. «Me tenía que subir al escenario y los otros músicos me iban soplando los acordes».

Los Doce Monos en zona seca

«Teníamos una banda que se llamaba ‘Los Doce Monos’, tocábamos con él y tantos otros. En un acto oficial se atrasó el asunto y como era un acto oficial del Gobierno el camarín en zona seca», contó el músico, refiriéndose a que no se podía tomar alcohol en el camarín. «Teníamos sed», agrega entre carcajadas.

Fue ahí cuando, de pronto, cuenta Salinas, Cuturrufo saca de su estuche la trompeta, luego la otra, y se las pasa a uno de los chicos en el camarín. Sale con dos estuches cerrados y vacíos, al rato, cuenta, vuelve con los dos estuches llenos de cervezas heladas. «La autogestión es lo que te da fuerza, y él tenía eso. Porque está esta verdad en que sin música, sin cultura no vive el ser humano», agrega Salinas.

Compartir