ENTREVISTAS

FFAA en La Araucanía: “Asumir que la solución militar resolverá todos los problemas es no entender lo que allá pasa”

“Ya pasamos la época en que las Fuerzas Armadas se utilizaban para fines de seguridad interior”, dice Richard Kouyoumdjian, vicepresidente del directorio de AthenaLab.

Richard Kouyoumdjian

Hoy en Palabra Que Es Noticia conversamos con Richard Kouyoumdjian, vicepresidente del directorio de AthenaLab, sobre la presencia de las Fuerzas Armadas en La Araucanía a propósito de los recientes sucesos de violencia.

Según él, “ya pasamos la época en que las Fuerzas Armadas se utilizaban para fines de seguridad interior. Se utilizó para el estallido social, pero eso fue corto, y posteriormente no se renovó el estado de excepción. Las FFAA no están diseñadas para labores de seguridad interior. Uno dice ‘tienen capacidades militares’, pero por doctrina y origen esa no es su función. El último tiempo a muchos problemas que tiene Chile se les busca una solución militar”.

“Para mí, el problema de la Araucanía, es político, social, multifactorial… siempre digo ‘pónganse en el pellejo de una persona de origen mapuche y vean cómo ve él el problema’, porque mirado desde Santiago se ve distinto (…). El uso del poder militar del Estado es parte de las soluciones que puede utilizar un gobierno de derecha, izquierda o centro, pero asumir que la solución militar será lo que resolverá todos los problemas en La Araucanía es no entender lo que allá pasa. Ese es el error que ha ocurrido en Colombia, México, Estados Unidos e Irak”, agrega Kouyoumdjian.

Falta considerar la voz mapuche

El vicepresidente del directorio de AthenaLab pone la pelota al piso: “No estamos hablando de Zimbawe, estamos hablando desde el kilómetro 520 al 800 de la carretera hacia el sur: territorios que fueron históricamente del pueblo mapuche donde coexisten inmigrantes, chilenos y personas de distintas naturalezas y nacionalidades”.

“Es complejo. Yo me pongo en la situación de gente que le han quemado sus casas, campos o maquinarias y es terrible. Ahí son todos víctimas: mapuches y agricultores que trabajan en la zona (…). Decir que es un problema delictual o policial es sobre simplificar el problema. El fiscal jefe de la Araucanía lo calificó como un problema que no es policial ni delictual, entonces uno para poder tener un diagnóstico correcto tiene que sentar al Ministerio Público, al Poder Judicial, al Ejecutivo pero también a las comunidades mapuche. Sentarlos a la antigua, como se hacía un parlamento con todos los mapuches”, concluye Richard Koyoumdjian.

Compartir