Sin categoría

ENTREVISTA // Angelus Apatrida: “Aquí hay personas jugándose la vida y parece que el resto sólo se dedica a echarle la culpa a los demás”

La banda española de thrash metal está a punto de lanzar su nuevo disco, creado en plena pandemia. Hablamos con Guillermo Izquierdo, voz y guitarra.

Para este viernes 5 de febrero está fijado el lanzamiento del nuevo disco de una de las bandas líderes del thrash metal español, Angelus Apatrida, que desde su aparición en la escena se han ido consolidando como uno de los nombres más importantes del género en la actualidad. 

El álbum homónimo será su séptima producción, fue gestado en pandemia y viene precedido por interesantes y potentes sencillos: “Bleed the crown”, “Indoctrinate” y el más reciente “The age of disinformation”, que salió por estos días. 

De todo eso pudimos hablar unas palabras con su vocalista y guitarrista Guillermo Izquierdo:

-Guillermo, bienvenido a Radio Futuro. Partamos por hablar de lo que ha significado crear y producir un disco en plena pandemia, ¿le da cierta energía especial al proceso?

-Sí, exactamente. Hay que remontarnos hace más de un año, fines de 2019, estábamos girando por Brasil y ya teníamos algunas canciones nuevas, así que nos habíamos planteado hacer un EP para seguir girando en 2020, teníamos varias fechas. Cuando todo estalló en marzo tuvimos que cambiar los planes. Ya que teníamos medio disco compuesto, seguimos componiendo y hablamos con Century Media para por lo menos seguir trabajando mientras todo esto pasaba. Es un disco que ha sido compuesto, producido, grabado y editado durante una pandemia global, con todo lo que conlleva. Los primeros meses sin poder salir, la agitación social, no sólo en España, sino en todo el mundo, y mucha polarización. Todo se ha visto reflejado no solamente en las letras de las canciones, sino también en la música.

-Pasa algo interesante, porque el origen de esto es una enfermedad, pero como dices tú, se ha visto cómo la gente también se ha transformado en lo humano, han aumentado los extremismos y ha sido algo muy fuerte de ver. ¿De qué forma trabajaron esos conceptos?

-Algunos vinieron de bastante cerca, mi novia es enfermera en hospitales y lleva desde el primer día en la primera línea contra el Covid, en dos UCI. Entonces todos los días he vivido de cerca lo que ella ha sufrido, con mucha gente muriendo. Sobre todo al llegar a casa y ver los noticiarios, o tanta noticia falsa corriendo por redes sociales, o la gente agitándose y radicalizándose con todo, era muy triste. Aquí hay personas que se están jugando la vida y trabajando sin descanso para frenar esta pandemia y sin embargo parece que el resto de la gente sólo se dedica a echarle la culpa a los demás y se han puesto cada vez más extremistas en todos los sentidos. Así salieron canciones como “Indoctrinate” en que se resumen escenas que hemos visto, sobre todo en Estados Unidos, desde mediados de 2020 hasta estas últimas semanas. Pero bueno, todo eso ha dado pie a que podamos hacer un disco tan agresivo. Se puede notar el miedo, el odio, la angustia, el sufrimiento, la rabia y la desesperación, aquí y en todo el mundo. Es bueno que quede en la memoria que un disco así salió de esta manera.

-Parece ser que este estilo de música, el thrash metal como el que hacen ustedes, es el más idóneo para expresar este tipo de sentimientos que mencionas: miedo, odio, angustia, rabia… ¿crees que es así?

-Desde luego. El rock y el heavy metal, en nuestro caso, siempre lo concebimos así. Desde bien pequeños nos introducimos en el mundo del thrash, del crossover, del punk y del hardcore. Particularmente la vertiente de la bay area, que es algo que nos ha influenciado bastante. Más que el thrash europeo, que también nos gusta mucho, pero quizá está influenciado por música más extrema y una lírica más oscura. La vena de la bay area ha sido más reivindicativa, más de crítica social. Crecieron en plena guerra fría, se siente ese miedo a los inviernos nucleares, la destrucción del mundo y las guerras, estuvo siempre implícito. También, como te decía, estamos influenciados por el punk y el crossover, bandas antiguas como D.R.I. y Suicidal Tendencies, pero también en España hay bandas como Soziedad Alkoholika, me imagino que allá los conocen bien. Es una gran influencia. Y bandas más nuevas como Municipal Waste, que mantienen esa esencia punk y de crítica social, que a nosotros siempre nos ha caracterizado y en este disco ha quedado más patente que nunca. No sé qué pasaría si hiciéramos otro estilo (risas), pero entre comillas nos ha venido “bien” para canalizar así lo que se está viviendo.

-A propósito de España, hay toda una generación de bandas de thrash, o metal en general, que han destacado: aparte de ustedes hay bandas como Crisix, que han estado haciendo bien las cosas. Y si nos vamos para atrás, en los 80 y 90 hubo bandas pioneras como Barón Rojo, Ángeles del Infierno, o Legion, que llegamos a conocer bien por acá. ¿Cuál es tu visión de esa tradición que tiene España en estos géneros?

-España tiene la suerte de tener una escena de rock y metal muy grande, rica y longeva. Aquí justo después que se levantara el telón tras la dictadura de Franco vino todo muy rápido. Cuando en otros países estaban acostumbrados al rock, acá era más difícil. Encontrar bandas como Deep Purple, Led Zeppelin, Black Sabbath o Iron Maiden era complicado, pero después vino todo muy rápido y empezaron a salir bandas grandes. Uno de los pioneros, como dices, era Legion, una banda sensacional, increíbles. No tuvieron mucha suerte en su momento, pero continúan ahora. Somos buenos amigos. Lo bueno es que todas estas bandas están activas y mantienen la escena unida. Y en cuanto a circuito internacional, todas las bandas importantes siempre quieren pasar por España, porque el público español yo diría que es uno de los mejores, somos muy parecidos a ustedes, los latinoamericanos. Tenemos esa chispa y ese fuego que no tienen en el resto de los países del mundo. Cuando estuvimos allá comprobamos que el ambiente es increíble. Poco a poco van saliendo más bandas y creo que la salud del metal en España está muy bueno. Están las antiguas, las nuevas y entre todos hacemos un combo muy interesante.

-Acá conectamos mucho también con el punk español, desde bandas como La Polla Records, Siniestro Total, Eskorbuto, Sin Dios, Reincidentes, El Último Ke Zierre y tantas otras, ¿qué te parecen a ti?

-Soy un gran fan del punk español. La Polla, Eskorbuto, Barricada, que hace poco murió su guitarrista… todas esas bandas las escuchaba mucho cuando crecí en los 90. La música combativa nos hizo tirarnos por ese rollo más de crítica social, lo que te decía de la conexión con el espíritu de la bay area, fue gracias a la influencia del punk español también.

-Hay una gran historia ahí, sin duda. Volvamos a Angelus Apatrida y el nuevo disco. Hay una vieja premisa que dice que cuando una banda saca un disco homónimo es porque quiere marcar un punto de inflexión, o un nuevo comienzo, o algo así. ¿Es el caso?

-Podría ser, aunque no fuera premeditado. Si te soy sincero, con todo lo que pasó con la pandemia conseguimos componer todas las canciones, grabamos el disco, empezamos a hablar para hacer la portada, y fue la primera vez en nuestra historia se nos olvidó pensar en un nombre para el álbum. Cuando ya teníamos todo terminado, nunca nos habíamos detenido a pensar cómo se iba a llamar. Entonces puede ser un poco como dices. Fue hecho en una situación excepcional, como una pandemia global. Y han sucedido cosas extrañas y a la vez grandes. Somos las mismas cuatro personas en estos 20 años que cumplimos como banda y nos dimos cuenta que nuestra música ha madurado de una manera diferente. Es el thrash metal de Angelus Apatrida, pero evolucionado hacia una música más agresiva… aún. También hemos hecho un pequeño cambio en la afinación, estamos medio tono más graves en las guitarras y el bajo, lo que ha hecho que mi voz quede más agresiva. No es una vuelta a empezar, pero sí un pequeño check point: séptimo disco, veinte años, mismos miembros. Y cambiamos de productor, ahora estamos con Zeuss, que ha trabajado con Rob Zombie, Hatebreed y Overkill. A ver si se abre una nueva época que nos siga tirando hacia arriba. Vamos por otros 20 años más.

-A propósito del futuro, sigue siendo incierto, en cuanto a que no sabemos cuándo volverán los conciertos y otras cosas. ¿Qué tienen ustedes en mente para promover el disco, ahora que se ha modificado el plan habitual de lo que era sacar un álbum?

-Esperábamos que a principios de 2021 las cosas fueron mejor. Tenemos mucha esperanza puesta en la vacuna, de hecho mi novia ya la tiene y está bien, no se ha convertido en ningún monstruo ni le ha salido un tercer ojo (risas). Creo que aún va a tardar un poquito para volver a lo de siempre, sobre todo a viajar. Podemos empezar con algunos conciertos acá en nuestro propio territorio, en lugares controlados, con medidas de seguridad, nuestra intención ahora es intentar ir al directo para presentar el disco como podamos. Necesitamos hacerlo por salud mental y nuestra economía, porque no podemos aguantar más sin trabajar. Confío que a mediados de año podamos hacer algunos festivales y ojalá para la última parte podamos coger esa inmunidad de rebaño, más de la mitad de la población esté vacunada y empecemos a hacer una vida más normal. Y que podamos vernos en Latinoamérica en 2022. Íbamos a ir el año pasado pero sólo alcanzamos a hacer Brasil.

-Que así sea. ¿Algunas palabras finales para sus seguidores thrashers chilenos?

-Gracias a ti por tu tiempo y acordarte de Angelus Apatrida. A todos nuestros amigos chilenos, mucha fuerza, pronto volveremos todos a los conciertos. Los invitamos a nuestras redes sociales, estamos todos los días colgando material. Creo que el disco le va a gustar mucho a los fans old school y sobre todo a los nuevos. Un fuerte abrazo, se os echa de menos.

Acá los singles que hay hasta ahora del disco nuevo:

Compartir