Noticias

Natalie Portman: «Ser sexualizada de niña me quitó mi propia sexualidad»

La actriz ganadora de un Oscar reflexiona sobre la importancia de no convertir a las jóvenes actrices en objeto de deseo por sus papeles en cine y televisión.

Natalie Portman

Con tenía solo 11 años de edad, Natalie Portman enamoró a muchos en su papel de Matilda en «El profesional», película de 1994 de Luc Besson en la que interpretaba a una niña cuya familia ha sido asesinada y aprende a manejar armas de la mano del sicario León, a quien llega a declararle su amor. Dos años después estrenó «Beautiful girls», la película de Ted Demme cuya historia gira en torno a cómo el protagonista, Timoty Hutton, siente un profundo deseo por una joven Portman de apenas 13 años. Estos papeles que consagraron a la intérprete israelí también la convirtieron en un objeto de deseo sin apenas haber alcanzado la mayoría de edad. A sus 39 años, la ganadora de un Oscar por Cisne negro ha revelado lo que supuso esto para ella. “Ser sexualizada de niña me quitó mi propia sexualidad porque me dio miedo”, contó Portman en el podcast Armchair Expert, de Dax Shepard.

“Sin duda era consciente de cómo me retrataban, principalmente en el tipo de periodismo que existía cuando salían las películas, como esa figura de Lolita y esas cosas”, agregó la actriz, antes de explicar que fue su fuerte personalidad lo que la hizo sentirse segura. «La única forma en que podía estar segura era diciendo: ‘Soy conservadora y hablo en serio, y debes respetarme, y soy inteligente y no me mires de esa manera. Mucha gente tuvo la impresión de que yo era muy seria, mojigata y conservadora a medida que crecía… Lo cultivé conscientemente porque era una forma de hacerme sentir segura. Si alguien te respeta, no te hará sentir como un objeto”, dijo Portman, quien se define a sí misma como «aburrida».

En 1997 a Portman le ofrecieron el papel protagonista de «Lolita», la adaptación cinematográfica de Adrian Lyne del libro de Vladimir Nabokovse de 1955 sobre un hombre de mediana edad que se relaciona sexualmente con un niña de apenas 12 años. Ella lo rechazó debido al contenido explícito y lascivo de la cinta. Rechazar papeles y negarse a hacer escenas de besos, amor o sexo se convirtió en parte de las técnicas de autodefensa de Portman, quien prefirió interpretar papeles más acordes a su edad en «Mars attack» y «Star Wars: The Phantom Menace»: «Como es normal, a esa edad tienes tu propia sexualidad, tu propio deseo, y quieres explorar cosas, y quieres ser abierta, pero no te sientes segura, especialmente cuando hay hombres mayores que están interesados en ti y les tienes que decir: ‘No, no, no, no, no'».

Recordemos que Natalie Portman vuelve al Universo Cinematográfico de Marvel como parte de «Thor: Love and Thunder», dirigda por Taika Waititi, que se estrena en cines el 6 de mayo de 2022.

Compartir