Noticias

La justicia estadounidense busca que Facebook se deshaga de Instagram y WhatsApp

Desde la fiscalía general de Nueva York señalaron que la red social del “Me Gusta” ha usado su influencia monopólico y dominio para acabar con la competencia.

Facebook Instagram WhatsApp

Los ojos de la justicia estadounidense están posados en Facebook y los negocios que la posicionaron como la red social predominante en todo el mundo.

Letitia James, fiscal general de Nueva York, informó la presentación de una demanda antimonopolio masiva contra la compañía de Mark Zuckerberg, sosteniendo que Facebook habría dañado a la competencia tras comprar Instagram y WhatsApp.

Agregan que la red social, fundada en 2004, aplastó cualquier amenaza posible para su negocio

La fiscal fue enfática y explicó que “durante casi una década, Facebook ha utilizado su dominio y poder de monopolio para aplastar a rivales más pequeños y eliminar a la competencia. Facebook utilizó grandes cantidades de dinero para adquirir rivales potenciales antes de que pudieran amenazar el dominio de la empresa”.

La acción judicial ya cuenta con el respaldo de más de 40 fiscales generales estatales y regionales, y destaca las adquisiciones de Instagram, en mil millones de dólares en 2011, y WhatsApp, en 22 mil millones de dólares.

Los persecutores estatales indicaron -además- que Facebook usó el poder y alcance de su plataforma para reprimir el auge de los usuarios en las redes sociales competidoras.

Sin embargo, los problemas para Zuckerberg no terminan ahí, porque la Comisión Federal de Comercio de Estados Unidos (FTC en inglés) solicitó que Facebook se deshaga de Instagram y WhatsApp, con el fin de convertirlas en empresas independientes.

Desde la FTC señalaron que el objetivo de lo anterior ”es hacer retroceder la conducta anticompetitiva de Facebook y restaurar la competencia para que la innovación y la libre competencia puedan prosperar”.

Pero desde la red social aseguran que las adquisiciones fueron aprobadas por las entidades correspondientes y que su anulación produciría un precedente peligroso.

Agregaron, en un comunicado, que “años después de que la FTC autorizara nuestras adquisiciones, el gobierno ahora quiere una renovación sin tener en cuenta el impacto que tendría el precedente en la comunidad empresarial más amplia o en las personas que eligen nuestros productos todos los días”.

Compartir