ENTREVISTAS

“Hay un grupo del rechazo que no quiere plebiscito (…), pero déjennos votar y contemos los votos”

El abogado constitucionalista, Patricio Zapata, sugiere “disponer una distribución horaria” por apellidos y dar un bloque a la tercera edad, para ordenar el proceso.

Patricio Zapata Plebiscito

Hoy en Palabra Que Es Noticia conversamos con Patricio Zapata, abogado constitucionalista, quien presidió el Consejo Ciudadano de Observadores del proceso constituyente en el segundo gobierno de Bachelet. Según él, el proyecto del 10% de las AFP no reviste una “muestra evidente de inconstitucionalidad”.

Se explaya: “A mí me han preocupado declaraciones en el pasado de autoridades que han dicho que dada una finalidad valiosa uno puede saltarse la constitución. Distinguiría eso de cuestiones más opinables: el tema de la constitucionalidad, una reforma que agrega un artículo transitorio que permite el retiro es opinable”.

“No creo que esto del 10% sea una muestra evidente de inconstitucionalidad. Es tan opinable que ni el gobierno ni los que estaban más en contra se animaron a ir al Tribunal Constitucional. Sospecho que había una cierta duda respecto de cuál sería el resultado (de ir), porque no es tan fácil que un TC declare inconstitucional una reforma constitucional. No es un tema sencillo”, indica el constitucionalista.

Zapata sugiere que en el plebiscito del 25 de octubre se diponga de “una distribución horaria”, por apellidos. “Va a ser súper importante algún ejercicio de autodisciplina y acuerdo social, incluso una hora protegida para personas de la tercera edad”, plantea el abogado.

Por argumentos del rechazo: “A mí me pasa que hay muchos argumentos para el apruebo y muchos para el rechazo. Las circunstancias que vivimos son un argumento que puede ser válido para el rechazo, pueden pensar que un país cuya economía cae un 7% y con un desempleo duro no es momento para discutir esto, pero otros pueden pensar que con esta crisis institucional tan aguda mayor razón existe para invertir inteligencia en mejorar esas instituciones. Pero lo importante es que todo eso se puede expresar, y ese es el sentido del plebiscito”.

“Me llamó la atención que durante marzo, tras la primera suspensión, ya había gente que decía que había que suspender de nuevo el plebiscito. Hay un grupo del rechazo que no quiere que tengamos un plebiscito, y no lo querría si estuviéramos creciendo con una economía boyante – como no quisieron durante el gobierno de la presidenta Bachelet. Nunca van a haber condiciones ideales para algunos compatriotas. Por eso tienen el derecho sagrado de ir a votar rechazo, pero déjennos ir a votar apruebo y contemos los votos”, remató el constitucionalista.

Compartir