ENTREVISTA // Pedro Greene y la reedición del disco de Cometa: “Somos como seres planetarios”

Ya está en plataformas digitales uno de los hitos del jazz rock fusión chileno de los años 80. Hablamos con uno de sus protagonistas.

31 Jul, 2020

Por Jorge I. Lagás

Novedades en materia de música nacional, se anunció el estreno en plataformas digitales de la reedición del disco de Cometa, la agrupación de jazz rock y fusión que se despachó un recordado disco debut en 1988, con varios músicos que más tarde desarrollaron una gran carrera, como Ángel Parra (en su primer trabajo profesional), Andrés Pollak, Marcos Aldana, Pablo Lecaros, Pedro Greene y Andrés Miquel.

A 30 años de su aparición, en 2018 se lanzó la reedición en formato físico a cargo del sello Lago Frío, en una caja de 3 vinilos que aparte del disco original incluye material inédito y en vivo, y que fue coronado con una reunión y presentación en vivo en el festival Chile Jazz. El paso siguiente llega ahora con su arribo a las plataformas digitales de streaming, que amplía la disponibilidad para todo público de una de las piezas claves del género en nuestro país.

Hablamos unas palabras con el baterista Pedro Greene al respecto:

-¿Cuál es la importancia de rescatar este material y volver a ponerlo a disposición del público, y cómo ha sido para ti todo este proceso?

-Primero que nada, está la parte emotiva, que ha sido bien bonito. Yo en general no soy de volver para atrás, siempre miro hacia adelante, pero ha sido lindo y me ha impresionado a mísmo el haberme emocionado con esto. Valorizo el proyecto que está haciendo el sello Lago Frío a través de la Corporación Cultural de la Cámara Chilena de la Construcción. El sello es una filial del festival Chile Jazz. Y toda esta iniciativa maravillosa me ha emocionado mucho, a pesar mío (risas).

-Un disco creado en un contexto distinto, año 1988, el país en plena metamorfosis… ¿cómo lo comparas con el contexto actual? ¿Es todo muy distinto? ¿O en realidad no tanto?

-La época en que Cometa funcionó fue tremendamente conflictiva para todos los chilenos y nosotros estábamos incluidos en el paquete. Teníamos que ensayar en nuestras casas y talleres, había toque de queda y todo eso. Después poco a poco se fueron abriendo algunos lugares donde se expresaba la juventud de la época. La subterránea, digamos. La alternativa. Porque los canales oficiales eran todos controlados por la Secretaría General de Gobierno. La mayoría de los artistas estaban vetados. Era muy conflictivo, pero nosotros le dábamos rienda suelta y libre al ímpetu creativo que teníamos. Éramos músicos y seguimos siéndolo hasta el día de hoy, con una vocación genuina, y necesitábamos expresarnos. Si comparas esa época con la de hoy, tenemos una democracia… bastante defectuosa, pero al fin y al cabo democracia. Y ahora como estamos en pandemia, se parece un poco a esa época, me he acordado de cosas. Paradójicamente ahora, que me preguntas esto, estamos con toque de queda (risas). La humanidad ha evolucionado internamente bastante poco, pero son tiempos muy distintos, hay más redes, más abiertas, y justamente esta subida de Cometa a las plataformas es una expresión de eso. Cómo se puede globalizar el trabajo es algo muy distinto comparado con esa época.

-Hay algo interesante con el estilo que tenían, marcado por la libertad del jazz y por esta etiqueta de “fusión”, que siempre da para varias percepciones. Hace un tiempo hablamos con John McLaughlin y él nos decía que “el mundo es una fusión, todo es una mezcla de cosas, esta música no es más que el reflejo de eso”. ¿Compartes esa visión?

-Sí, sin duda. Somos como seres planetarios que vamos hacia una sociedad planetaria. Y lo bonito es que cada uno desde su zona geográfica y su propio contexto cultural prepara su carbonada particular, con los olores y gustitos de la zona. Además de recibir la influencia de todos los demás continentes, también reflejamos lo que nos toca vivir en nuestro propio país y lo plasmamos en nuestra música, entonces es súper bonito.

-¿La idea de reeditar su disco salió de ustedes o del sello? ¿Qué pasó en esos 30 años en que había quedado medio perdido y casi imposible de encontrar?

-La iniciativa nació del festival Chile Jazz. Con su sello Lago Frío decidieron retomar y re-entregarle a las personas el tejido cultural del jazz en Chile, que tiene muchas lagunas en cuanto a su difusión. Hay muchos, muchos, muchos materiales que existen y que están fondeados por ahí, que la gente no los conoce. Y son los que van armando el hilo conductor de la historia de ese estilo musical, desde sus orígenes hasta hoy. En ese sentido es un proyecto muy interesante. Tenían varios discos en tabla y el de Cometa fue el elegido para ser el primero de una lista, de un camino que va a seguir sacando materiales que están fondeados y van a poder seguir siendo entregados a la gente. El cassette lo sacamos el ‘88 por la EMI Odeón, una cosa bastante rara porque esos sellos grandes nunca editan jazz. Fue una especie de fenómeno mágico e inexplicable, pero sucedió. En esto le tengo un reconocimiento a los hermanos Saint-Jean, que estaban en el sello, que se enamoraron de esta banda y se pegaron el carril y editaron el cassette. Eso fue. Hasta hoy les estoy agradecido. Tuvo una edición limitada y después se sumergió en las aguas profundas de los cientos de materiales que quedaron flotando en una especie de limbo.

-Cuando salió la reedición física se juntaron para tocar en el festival Chile Jazz. ¿Tienen pensado hacer más cosas a futuro? Para cuando se pueda tocar, por supuesto. ¿O planes de otro tipo para Cometa?

-La reedición de Lago Frío incluyó la invitación a un lanzamiento, para presentar esta caja preciosa de tres vinilos, con lo del cassette original, pero además material inédito, de las grabaciones y tocatas en vivo de la época. Y bueno, se hizo ese concierto con integrantes históricos e invitados, y la idea era hacer ese concierto y después punto final. Como te decía al principio, soy de los tipos que va cumpliendo etapas y sigue para adelante a otras cosas. Esa fue la última vez que tóco Cometa. Fue una experiencia maravillosa, tuvimos unos ensayos muy choros y el concierto salió bastante bien, para ser una banda armada para el momento, y con muy buena producción. Pero llega hasta ahí. Tendría que ser una ocasión muy especial para que nos armemos de nuevo. Los cometas son así. Pasan y hay que esperarlos mucho para que vuelvan (risas).

Finalmente, con ustedes, la música de Cometa en streaming:

Relacionados

Lo más reciente