Noticias

El historial político de Víctor Pérez, el nuevo ministro del Interior

El militante UDI dejó el Senado para reemplazar a Gonzalo Blumel en la cartera.

Víctor Pérez Interior

Víctor Pérez dejó el Senado para convertirse en el nuevo ministro del Interior, en reemplazo de Gonzalo Blumel, quien estuvo nueve meses en esa secretaría de Estado.

Según consigna ADN, el arribo del militante UDI significa el regreso de la Unión Demócrata Independiente a la jefatura del gabinete tras salida de Andrés Chadwick, a quien el Congreso declaró culpable de omitir medidas para evitar la violación de los derechos humanos y al declarar el estado de emergencia durante las protestas sociales de octubre.

Pérez abandonó el Congreso antes del término de su actual periodo, el que concluía en 2022, sumando treinta años como legislador.

Nacido el 18 de octubre de 1954, en Santiago, el político entró al Parlamento en 1990, como diputado independiente por la Región del Biobío, Distrito N° 47. En 1994, logró la reelección ahora en representación de la UDI. Tras cuatro periodos en el cargo, en 2006 Pérez asumió como senador por la región del Biobío, puesto que mantuvo en las elecciones de noviembre de 2013 para el periodo 2014-2022. En dictadura, ejerció como alcalde designado de Los Ángeles, desde 1981 hasta 1987.

Durante la discusión del proyecto que permitirá retirar el 10% de los fondos de las AFP, Pérez apoyó la propuesta de Andrés Allamand de elevar a 2/3 el quórum requerido para visar la norma. “No hay una norma que permita transgredir la iniciativa exclusiva del Presidente, y la seguridad social y las pensiones lo son. Se busca eludir el quórum de dos tercios mediante una norma transitoria”, dijo el senador, uno de los trece que rechazó la idea.

En la votación de la acusación constitucional contra Andrés Chadwick, Víctor Pérez argumentó en contra y aseguró que no había “ninguna prueba concreta” para responsabilizar al exministro del Interior en las violaciones de derechos humanos cometidas en la represión de las protestas sociales. «Aquí es una crisis del Estado de Chile y por tanto todos tenemos que enfrentarla para resolverla. Esta acusación constitucional no se fundamenta y tal es así que la mayoría de ustedes han usado argumentos absolutamente distintos para justificarla. Pido responsabilidad política y seriedad en una acusación que no tiene fundamentos», justificó su voto.

Pérez también ha expresado su rechazo al plebiscito constituyente. Tras la multitudinaria marcha del 25 de octubre de 2019, afirmó: «Yo no veo ninguna razón hoy día para cambiar la constitución». En esa oportunidad, además, bajó el perfil a las denuncias de abusos cometidos por Carabineros en la primera semana de protestas sociales. «En ningún caso alcanza para violación de los Derechos Humanos», dijo entonces.

Cuando aún era diputado y con motivo de la discusión para suprimir el feriado del 11 de septiembre, Pérez dijo que ese día de 1973 comenzó “una nueva etapa en la vida nacional”, sin mencionar los crímenes de lesa humanidad cometidos por la dictadura. «Para muchos de nosotros es de progreso, de modernización, establecimiento y consolidación de un nuevo orden económico, social y político. Se abandonan, antes que en el resto de América Latina, las viejas y odiosas recetas estatistas. Se puso el acento en el desarrollo económico basado en la iniciativa particular. A partir de ahí, el grueso del país se reconcilia. Se olvidaron los odios del pasado, y muchos de los que habían sido partidarios del gobierno socialista de Salvador Allende, comprenden y asumen todos los cambios que se producen en el mundo (…) Quienes apoyamos el gobierno de las Fuerzas Armadas en un proceso de nuestra historia que fue difícil, pero que lo hicimos siempre con el ánimo de servir a los demás, a los más necesitados, y que impulsamos la institucionalización de una transición a una democracia real y eficiente, no tenemos nada de qué avergonzarnos», afirmó entonces.

Compartir