ENTREVISTAS

Adelaida estrena single y alista la salida de nuevo álbum: «El disco está súper raro»

Hablamos con el baterista Gabriel Holzapfel en el estreno de "Ya siento", el más reciente destacado del trío porteño.

Adelaida

Por Jorge I. Lagás

Dentro de toda esta situación de crisis, afortunadamente hay cosas que se siguen moviendo dentro del rock nacional. Esta vez las novedades llegan de parte de los porteños Adelaida, que estrenan este viernes 03 de marzo su nuevo single «Ya siento», el más reciente adelanto de su próximo disco «Animita», que tiene fecha de salida para el 17 de abril. Será el sucesor del aclamado «Paraíso» de 2018, con el que ganaron el Premio Pulsar a Mejor Artista Rock de ese año.

Como parte de este estreno, la banda hará una conversación online con sus seguidores este mismo viernes 03 de abril en un Instagram Live a través de su cuenta @adelaida_banda, desde las 22 hrs.

Pero antes, hablamos con el baterista Gabriel Holzapfel sobre estas novedades, quien manifestó en primera instancia que «este va a ser el cuarto disco, coincide con que estamos cumpliendo 10 años. Y ha sido bien importante, porque es primera vez que trabajamos con tanto tiempo. Los discos anteriores los hicimos en 2 días, la hacíamos corta. Ahora nos tomamos tiempo, hicimos como 3 maquetas por cada canción antes de grabarlas en estudio; tuvimos harto tiempo de producción y posproducción; hicimos arreglos, incluimos instrumentos que no habíamos incluido nunca, como violín, sintetizadores, grabamos muchas voces y un montón de cosas. Es un disco muy meditado y cocinado a fuego lento».

-¿Cuál es el concepto tras «Animita»?

-Se llama así porque nace de una manda que hizo el Jurel (voz y guitarra del grupo) en el cementerio de Playa Ancha, a un santo popular que se llama Emile Dubois. Fue un asesino porteño de principios del siglo pasado, que pasó a la historia como una especie de Robin Hood porteño. Ajusticio a unos reconocidos usureros de la región y hoy tiene una de las animitas más concurridas de la Quinta Región. El Jurel nos contó después de un año, como confidencia, que le había hecho una manda para que nos ganáramos el Pulsar a Mejor Banda Rock y nos fuéramos de gira al extranjero. Y se cumplió la hueá (risas), ganamos y nos fuimos de gira a China y Japón. Entonces tenía que cumplir la manda de vuelta, que era volver a poner su nombre a la palestra. Hicimos el disco en honor a ese episodio y hay todo un tema conceptual detrás, con el arte. La portada es una placa en un mármol, que la vamos a pegar en la tumba de Emile Dubois definitivamente.

-Gran historia, pues. Esto de las animitas es algo bien folclórico y muy visual, ¿esa parte se vuelve importante también? En los videos que hagan, la presentación del disco y todo.

-Sí, hay todo un tema mortuorio y esperanzador, donde se conjugan la idea de la suerte y la fe, un fenómeno muy chileno, o más bien sudamericano, en estricto rigor. Hay libros al respecto, todo un cuento ahí. Y nos parece fantástico usar algo propio de nuestra cultura pero a la vez hablar algo universal como la muerte, de penar y todo eso. Y del ánimo, porque hay un juego de palabras ahí también.

-Vienen con buen antecedente, porque al disco anterior, «Paraíso», le fue bien y los puso en la mira de bastante gente nueva. ¿Se autoimpusieron una vara alta para esta vez?

-Totalmente, nos fue súper bien con ese disco y por eso las expectativas con este son súper altas y nos exigimos caleta para que quedara bueno. La verdad es que está súper raro (risas), todas las canciones son muy distintas. Trabajamos por tema, no globalmente. Lo conceptual está ligado al arte y al nombre, pero las canciones son todas muy diferentes. Hay canciones que son como grunge clásico, una onda media Soundgarden y Alice in Chains, hay también por primera vez una canción sin batería, hay otra con bases electrónicas… hay estados de ánimo muy variados.

-¿Qué nos puedes decir de «Ya siento», el nuevo destacado?

-En realidad es la abreviación de «Ya siento que vienen por mí»…

-Había un programa de televisión que se llamaba así, ¿no?

-Sí (risas), bien antiguo. La canción la tenemos hecha hace rato, de hecho la veníamos tocando en vivo desde el año pasado. Es la primera canción dodne tenemos invitado tocando violín, y tiene harto trabajo de producción y por eso le tenemos harto cariño. Es bien loco, porque viene como anillo al dedo a este momento, la relectura en clave coyuntural es demasiado loca la coincidencia. Es un tema sobre paranoia, sobre alucinar, es un delirio. Tiene elementos de terror. En estos tiempos de pandemia y la locura de que el país se va a transfornmar en abismo, nos parece curioso el correlato.

-A propósito, el lanzamiento en vivo iba a ser en mayo, pero claramente con esta realidad pandémica cambia toda la dinámica que tenían pensada, ¿cómo han estado con todo esto, pensando como grupo que es parte de una escena artística nacional que se ha visto bien afectada en su trabajo?

-Por un lado decepcionante, pero uno entiende que hay cosas que van cambiando al panorama. El lanzamiento incluso iba a ser en noviembre del año pasado, se ha ido posponiendo. Ahora con la pandemia, hay que hacer algo para suplir esto. Probablemente hagamos algo por streaming, una sesión en vivo en ese formato, porque no tenemos por dónde más. Hay que tratar de sacarle una vuelta a esto. Y más allá del lanzamiento, para nosotros es un trabajo, una fuente de ingresos, no el 100 por ciento de lo que vivimos, pero ayuda. Hay que empezar a ponernos creativos. Como gremio, porque hay varias iniciativas. Y harta preocupación. Van a ser tiempos difíciles para todos. Así que hay que resolver de alguna manera ahí.

Por mientras, pueden revisar acá el nuevo single de Adelaida, «Ya siento»:

 

 

Compartir