Sammy Hagar: “Tengo un pacto con Dios, si corres con el diablo te pones viejo”

El ex vocalista de Van Halen habló con la radio del rock antes de su primer concierto en Chile.

16 Ene, 2020

Por Jorge I. Lagás

Visita histórica tendremos en marzo en Santiago, el legendario Sammy Hagar viene por primera vez a Chile y lo hace con su banda The Circle, que incluye a Michael Anthony (ex bajista de Van Halen) y Jason Bonham (hijo de John Bonham de Led Zeppelin), además del guitarrista Vic Johnson.

El año pasado sacaron su primer disco de canciones originales, “Space between”, y en su show en vivo repasan canciones de todas las bandas relacionadas a su historia, siendo la primordial, por supuesto, Van Halen, por cuanto Hagar y Anthony fueron la mitad del cuarteto. Prácticamente es lo más cerca que podemos estar de ver a Van Halen.

La cita es el 14 de marzo en el Movistar Arena, con entradas en Puntoticket, y como suele pasar con un evento tan importante, quisimos comunicarnos con Sammy Hagar, que nos atendió amablemente:

-Sammy, es un honor. ¿Cómo te tiene esto de venir por primera vez a este lado del mundo?

-Realmente motivado, porque con esta banda mi principal objetivo es llevarla a gente que nunca nos ha visto antes. El setlist es demasiado poderoso, tenemos tantas canciones buenas que cuando terminamos la gente dice “guau, no sabía que él hizo esta canción, y esta otra, no me acordaba, y esta otra, y esta otra”, es muy entretenido ver las reacciones de la gente que nos ve por primera vez. Me estoy entreteniendo como nunca en la vida.

-Aunque habían sacado hace unos años un registro en vivo, es ahora cuando dan pasos más concretos. ¿Cómo es para ti cuando empiezas con una nueva banda, es como un nuevo comienzo?

-Lo es. Así es como crezco como artista. Como cantante, guitarrista, compositor, intérprete. Crezco cuando toco con nueva gente. Es inspirador. Sabes qué, algunas de mis bandas favoritas como AC/DC o The Rolling Stones han podido seguir igual desde el inicio. Y me encanta. Pero yo me aburro rápido. Soy bueno por 10 años en cada banda (risas). Cuando pasan 10 años empiezo a necesitar algo nuevo. The Circle ha sido mi banda nueva favorita, porque tocamos toda nuestra historia, toda nuestra carrera. Por ejemplo en Chickenfoot, cuando hacemos una gira, tocamos sólo canciones de Chickenfoot. Y yo quiero tocar también de las otras. The Circle toca de todo: Montrose, Van Halen, Sammy Hagar antes de Van Halen, Sammy Hagar después de Van Halen, Chickenfoot, nuestro álbum y canciones de Led Zeppelin cada noche. A los fans les encanta y a mí también.

-¿Por qué crees que la música de Van Halen caló tan hondo en toda la cultura popular?

-Porque era realmente buena. Cuando tienes un guitarrista como Eddie Van Halen, un baterista como Alex, un bajista como Michael Anthony y un vocalista como yo o David Lee Roth, puedes hacer música grandiosa. Y además hay química. Eso lo hace mejor. Puedes juntar a buenos músicos pero si no tienen química, no pasa nada. Ha ocurrido con varios supergrupos. Mira a The Beatles: eran buenos músicos, Paul McCartney es extraordinario, pero además la química y las canciones eran jodidamente espléndidas. La química de Van Halen, cuando todos estábamos felices, era muy especial. Y la razón por la que nosotros ahora podemos tocar el material de Van Halen es: en primer lugar, Michael Anthony y yo. Cuando cantamos juntos, es el sonido vocal de Van Halen y lo puedes notar inmediatamente. En segundo lugar: Alex Van Halen toda la vida quiso tocar y sonar como John Bonham. Creo que todos lo saben. Si buscan sus entrevistas, siempre lo dijo, que era su favorito. Y bueno, casi todos los bateristas quieren ser John Bonham. Pues bien, adivinen qué: cuando Jason se sienta en la batería suena exactamente como su padre. Es un monstruo. Por razones como esas nos sentimos capacitados para hacer estas canciones.

-¿Qué te parece cuando la gente empieza a pelear por cuál etapa de Van Halen es mejor, con David Lee Roth o contigo?

-No me preocupo por eso. Las dos son grandiosas. No hay duda que cuando Van Halen irrumpió en la escena llamó mi atención, dije “guou, qué es esto” (risas), era muy bueno. Y luego eso se rompió. Eddie me invitó a unirme a la banda, acepté, él quería meter más teclados porque le gustaba tocarlos, y la música se volvió más compleja. Eddie es un gran músico y a un gran músico le gusta de vez en cuando hacer cosas más complejas. Con mi voz podía y puedo cantar esas canciones, como “Why can’t this be love”, “When it’s love”, “Right now”, distintos rangos, distintas melodías. Escribimos todas esas canciones juntos. Era algo diferente, pero igual de bueno que la primera etapa. Lo otro ya dependerá de tu gusto personal. No me importa que la gente nos compare. Con The Circle no tocamos canciones de la primera etapa porque yo no era el cantante, pero las que sí tocamos son a todo trapo.

-¿Sigues teniendo algún contacto con los hermanos Van Halen?

-No. No he hablado con ninguno de los dos desde 2004. No los he visto ni hemos hablado. No me llaman ni los llamo. Con Eddie un par de veces nos deseamos un feliz cumpleaños por Instagram, y eso ha sido. Yo los amo, pero no hacen nada. No han hecho discos, giras, no aparecen en público... yo no podría ser así, me volvería loco (risas). Ya no hay banda, de hecho, Dave hace sus cosas por su lado, todos los demás hacen sus cosas. Si yo fuera el cantante de una banda así, renunciaría. No puedo estar sin hacer nada, me gusta hacer música.

-Ahora, algo un poco perturbador: tienes 72 años y si uno ve tus videos y fotos desde 1986, prácticamente no hay cambios hasta ahora. ¿Qué pasa ahí, una especie de pacto con el diablo?

-(Risas) Tengo un pacto con Dios, en realidad. Si corres con el diablo te ves viejo a cierta edad. No, pero en serio, me cuido bastante, salí con buenos genes... no sé en realidad, no tengo idea. Quizás es por mi madre (risas). Lo bueno es que me siento feliz, saludable, puedo cantar tan bien como siempre, puedo hacer de todo. Parte de la razón de esto es que nunca he parado. Cuando dejas de hacer algo, sea lo que sea, y luego tratas de retomarlo algunos años después, nunca es lo mismo. Mira a Muhammed Ali, a los grandes atletas o a los grandes actores. Cuando paran, pierden algo. Yo decidí cantar y tocar guitarra toda la vida. Eso me ha mantenido.

-Vienes de la época en que el rock competía con el pop en los rankings. Ya no hay rock en las listas de popularidad más mainstream, pero está lleno de bandas en el underground. Con tu experiencia, ¿qué crees que falta para que algunas de ellas den el salto a algo grande y se dé el ansiado recambio?

-Sólo tienes que pararte frente a la gente. Si te paras con tu banda frente a la gente y tocas buena música, eso hablará por sí solo. Las cosas corren por las redes sociales, “¿viste esa banda? Tienes que ir a verla”, o “me encantó esto, escucha esta canción”. Si es bueno, pasará. Eso es lo primero. Y lo segundo, es romperse el culo trabajando. Ahora, si bien se dice que el rock no está en los charts... con The Circle tuvimos nuestro disco en el número 1 en tres categorías: en rock, en ventas físicas y en música independiente. Y llegamos al número 5 en la lista en general, que incluye streamings, y nuestro público es más viejo y no es tan de streamings, así que es bastante meritorio. Podemos hacer unas 300 o 400 mil reproducciones, y competimos con gente que tiene millones como Ludacris y Drake. Estoy muy orgulloso de esto y prueba que hay público para el rock y que en general tienen que levantarse del sofá (risas), levántense de la silla, vayan a las tiendas de discos, u ordénenlos por internet, como sea, pero está en las personas apoyar.

Ya lo saben ya, el apoyo pueden empezar a manifestarlo yendo a ver al mismísimo Sammy Hagar y su banda The Circle, con los éxitos de Van Halen y más. Entradas en Puntoticket.

Relacionados

Lo más reciente