Sophie Turner pensó en suicidarse por las críticas a su personaje en "Game Of Thrones"

La actriz que interpreta a Sansa Stark en la serie de HBO se sinceró respecto a su salud mental.

17 Abr, 2019

La actriz que interpreta a Sansa Stark en la serie de HBO se sinceró respecto a su salud mental.

Sophie Turner, actriz que da vida a Sansa Stark en "Game Of Thrones", conversó con Dr. Phil en el podcast "Phil in the Blanks" sobre su ascenso a la fama y todos los problemas que esto le trajo en relación a su salud mental.

Cuando HBO comenzó a emitir la serie en 2011, Turner tenía sólo 15 años. Y respecto la producción avanzaba, su personaje iba ganando paulatinamente más protagonismo. Por esto, se convirtió en foco de comentarios en redes sociales, donde no sólo había buenos que alababan su trabajo, sino que también malos que eran, básicamente, sólo odio.

Lamentable, estos últimos comenzaron a afectarla negativamente, tanto que incluso llegó a barajar la opción del suicidio: "Simplemente, empecé a creérmelo. Me diría a mí misma, 'Sí, tengo granos. Estoy gorda. Soy una mala actriz'. Me lo creía. Le decía (al equipo de vestuario) que me apretaran el corsé. Me convertí en alguien muy autoconsciente".

Por culpa de estas críticas, Sophie Turner comenzó a desencadenar síntomas depresivos: "No me motivaba salir o hacer nada. Incluso con mis mejores amigos, no me apetecía verlos, no quería salir o comer con ellos. Solo lloraba, lloraba y lloraba mientras me cambiaba y me ponía la ropa. Me decía a mí misma, 'No puedo hacer esto. No puedo salir. No hay nada que me apetezca hacer. He sufrido depresión desde hace cinco o seis años. El mayor reto para mí es salir de la cama y salir de casa. Aprender a quererse a uno mismo es el mayor desafío".

Sophie Turner prefirió su carrera por encima de los estudios, algo que sus amigos y hermanos no hicieron. Toda esta mezcla de sentimientos hicieron que pensara en dañarse a ella misma: "Es raro. Diría que no estaba muy deprimida cuando era más joven, pero solía pensar mucho en el suicidio cuando era más joven. La verdad es que no sé por qué. Quizá solo sea una fascinación extraña que solía tener, pero sí, lo pensaba. No creo que nunca lo hubiera intentado. No lo sé".

Actualmente, la responsable de interpretar a Sansa Stark en Game Of Thrones admite que su terapia y relación con Joe Jonas (desde 2017) la han ayudado mucho a salir adelante: "Estoy medicándome y ahora me quiero a mí misma, o al menos más de lo que lo hacía antes, creo. A veces no creo que me quiera a mí misma, pero ahora estoy con alguien que supongo que hace que me dé cuenta de que tengo algunas cualidades positivas. Y cuando alguien te dice cada día que te quiere, te hace pensar de verdad a qué se debe y te hace quererte a ti mismo un poco más. Así que sí, me quiero a mí misma".

Relacionados

Lo más reciente