Les Claypool de Primus en Futuro: “Para mí, tocar el bajo fue una gran terapia”

El líder del trío conversó con la radio del rock sobre los dos shows que traen a Chile, el 24 y 25 de enero en el Teatro Coliseo.

14 Ene, 2019

Por Jorge I. Lagás

Por partida doble vuelve Primus a Chile, con dos conciertos fijados para el jueves 24 y viernes 25 de enero en el Teatro Coliseo de Santiago. Lo hacen con la gira que promociona su más reciente disco “The desaturating seven” (2017), que incluye también lo más granado de sus 30 años de carrera y lo impredecible de cada viaje que es un show de Primus en vivo. Para saber más de eso, hablamos unas palabras con su fundador, líder, bajista, vocalista y compositor, el señor Les Claypool. Que asegura que ya está “listo” para esta nueva visita y acá nos contó algunas coss más:

-Les, ¿cómo ha estado todo el proceso de “The desaturating seven”?

-Ha estado bueno, pasamos todo el año pasado tocando el disco, haciendo giras, principalmente en Norteamérica. Llegar ahora al sur es como la guinda de la torta.

-Sabemos que un show de Primus es más que promocionar un disco o repasar canciones antiguas, sino que es todo un viaje. Al menos para nosotros es así. ¿Cómo lo sientes tú?

-Creo que efectivamente es tal como lo perciben ustedes. Una extravaganza de sabores. Como una gran paella de música.

-El público siempre es un factor importante. ¿Cómo te gusta que se comporte el público en los shows?

-Me gusta que se vengan para adelante, cerca del escenario. Cuando se quedan muy atrás no es muy bueno. Algo interesante es que en Estados Unidos alguna gente llega a los conciertos con disfraces. Eso me parece muy estimulante, especialmente divertido visto desde el escenario, cuando aparece gente disfrazada. No sé si eso pasa en Chile, pero en Estados Unidos solemos verlo. Y creo que es mi reacción favorita por parte del público.

-¿Y de qué son los disfraces?

-Tenemos muchos personajes en nuestras canciones, de eso son. Así es como llega gente disfrazada de “John the fisherman”, del castor de Wynona (“Wynona’s big brown beaver”), de “Mr. Krinkle”, de cosas así. Muy entretenido.

-Son 30 años de Primus y de otros proyectos, en los que pareces haber hecho de todo. A estas alturas, seguramente te vienen ideas y de repente te das cuenta que eso ya lo hiciste antes. ¿Cómo combates ese flagelo?

-Afortunadamente mi memoria es horrible, así que en realidad no me acuerdo si algo lo hice antes o no. Simplemente me muevo hacia adelante. Me gusta ir descubriendo cosas, sonidos, personas. Y eso es lo que trato de hacer siempre. Por lo tanto espero que en ese camino no me haya vuelto redundante.

-Por estos días se ven reflexiones públicas de que la gente está menos interesada en las guitarras y más interesada en otros instrumentos como los teclados o el bajo. ¿Crees que es momento para que los bajistas dominen el mundo?

-Sí, creo que los bajistas deberían dominar el mundo… no lo sé en realidad, ¿qué voy a saber? (risas) La cosa es que para mí el bajo es una herramienta. Si tocara guitarra, trompeta u otro instrumento, de todos modos tocaría música similar a esta. Sólo que canalizada con otro elemento. El bajo es simplemente el canal para expresar los sonidos que tengo en la cabeza, los comunico a través de él.

-¿Algo así pensaste la primera vez que tomaste un bajo? Haciendo un poco de historia, ¿recuerdas ese momento?

-Cuando empecé a tocar, todos querían ser Eddie Van Halen, nadie quería tocar bajo. Así que éramos pocos bajistas y lo que pensé fue “bueno, tengo un bajo, con esto puedo entrar a una banda”, porque había hartas vacantes. Además siempre me pareció que el sonido de la guitarra no era lo mío y que teniendo sólo 4 cuerdas, sería más fácil de aprender que algo con 6. Esto último lo tomaba en cuenta porque pensaba que había empezado a tocar relativamente tarde, a los 14 o 15 años. En definitiva, encuentro que el bajo tiene un sonido más sensual para mí.

-¿Recuerdas también tus primeros ídolos?

-Al principio me gustaban tipos como Geddy Lee, Chris Squire, John Paul Jones… y después Stanley Clarke y Tony Levin, personajes de ese tipo.

-Pensando en las nuevas generaciones que ahora están tomando el bajo, ¿qué les dirías que es importante tener en mente? Sólo un pequeño consejo.

-Que tienen que pasarlo bien. Tocar música se trata de eso. Uno toca porque se siente impulsado a hacerlo, terminará haciéndolo de una u otra forma. Si uno se mete a esto para ganar dinero o cosas así, está equivocado, sobre todo ahora en que no se venden discos. Para mí, tocar bajo en mi juventud fue una gran terapia. En la vida de un adolescente, llena de cambios, de locura y de drama, lo que hacía era ir y tocar bajo, así expurgaba todo lo que me estaba pasando. Fue una gran terapia.

-Finalmente, también has estado activo con tu otro proyecto, The Claypool Lennon Delirium, junto a Sean Lennon. ¿Alguna posibilidad de que vengan a tocar por estos lados?

-Si alguien nos ofrece algo, seguro iremos. Todo dependerá de la invitación (risas).

Las entradas para ver a Primus en vivo en Chile están disponibles por sistema Puntoticket para el jueves 24 de enero y para el viernes 25, también en tiendas Hites, Cinemark y boletería del mismo Teatro Coliseo.

Relacionados

Lo más reciente