Mark Lanegan: “Hacer cosas nuevas es lo que me mantiene entusiasmado en la música”

Conversamos con uno de los grandes personajes del rock alternativo estadounidense, que se presenta el 12 de septiembre en el Club Subterráneo.

31 Ago, 2018

Por Jorge I. Lagás

Un nuevo encuentro con sus seguidores locales tendrá en los próximos días Mark Lanegan, uno de los próceres de la movida del rock alternativo estadounidense de los 90 en adelante. Ex integrante de Screaming Trees, colaborador de Queens of the Stone Age y con una prolífica carrera en solitario llena de otras colaboraciones destacadas como The Gutter Twins, su presente está marcado por sus dos últimas producciones, “Gargoyle” (2017) y el más reciente “With animals”, que acaba de salir y fue hecho en dupla con su colega Duke Garwood, reviviendo el binomio que iniciaron hace cinco años con “Black pudding”.

La cita con Mark Lanegan en Santiago es el martes 12 de septiembre en el Club Subterráneo de Providencia, con entradas en Puntoticket. Nos animamos a llamarlo y esto nos anticipó:

-Mark, tu nuevo disco “With animals” con Duke Arwood está recién salido del horno, ¿qué tal fue todo el proceso de hacer una segunda entrega entre los dos?

-Nunca planeamos hacer un segundo disco. Pero de repente surgió, hicimos letras en cuatro días, hice voces en tres días, todo fue muy espontáneo, una experiencia mágica. Totalmente inesperada. No ha sido como ningún otro disco que he hecho y me dejó muy orgulloso, aunque el mérito es principalmente de él, porque hizo la música. Yo solamente puse las voces. Salió realmente de la nada.

-En tu carrera has hecho varias colaboraciones, ¿qué es lo más interesante de hacerlas? ¿Cuánto se aprende?

-Bastante, creo que eso es precisamente lo mejor. Incluso los discos solista que hago también son con colaboraciones. El 2004 hice uno con la Mark Lanegan Band, que fue en sociedad con Alain Johannes. Sin él, no habría sido posible. Así que aunque hay cosas firmadas con mi nombre, de todos puede tratarse de colaboraciones. Y aprendo mucho de toda la gente con la que trabajo. No podría nombrar algo o alguien en específico, pero lo noto porque va mejorando mi manera de hacer canciones, la manera de producir, todo va progresando. Y soy lento para aprender, por eso los 10 primeros discos que hice son terribles, pero estoy muy orgulloso de los últimos 15 (risas).

-Lo último que tienes como solista es “Gargoyle” del año pasado, ahí experimentas con sintetizadores, baterías programadas, una serie de nuevos elementos que ayudan a expandir tu propuesta. ¿Llevas eso al show en vivo que vienes presentando?

-Sí, a Sudamérica vamos como trío. Soy yo, un guitarrista y un tecladista. Así que tocamos versiones más tranquilas de las canciones. Y sí, usamos las programaciones, los sintetizadores y todo eso, así que será una nueva experiencia también.

-¿Qué tan importante es para ti el hecho de poder ir haciendo cosas que no habías hecho antes?

-Es lo que me mantiene entusiasmado en la música. Si tuviera que hacer el mismo tipo de discos que hacía en 1992, probablemente ya no trabajaría en esto, porque no sería interesante. Y aunque mis álbumes no tienen grandes cambios de uno a otro, por lo menos en los últimos 15 años empezaron a ser lo suficientemente diferentes gracias a la inclusión de distintos elementos en cada uno. Quizás el oyente casual no lo note, pero yo sí lo hago y los encuentro que van variando, eso me mantiene interesado en lo que hago.

-El año pasado también sacaste un EP de remezclas, “Still life with roses – Gargoyle remixes”, he leído por ahí que te gusta hacer remezclas, ¿qué es lo que encuentras particularmente llamativo de ese proceso?

-Es verdad. La música electrónica es algo que disfruto escuchar. Ese EP de remezclas es el segundo que hago. Me da la oportunidad de pedirle a tipos de los que me gusta su música, que tomen la mía y la reordenen a su gusto. Eso es lo bueno. Ver qué pueden hacer con eso, ahí está lo divertido.

-También sacaste un libro, “I am the wolf”, con tus letras y la historia de tus discos. ¿Qué tal esa experiencia de armar algo así?

-Fue más entretenido que el que estoy haciendo ahora (risas). Es que estoy haciendo otro, sobre mis memorias. Y bueno, fue una bendición y una maldición al mismo tiempo. Tuve que volver atrás y revisar todos los discos, transcribir las letras que no estaban escritas en ninguna parte… empezando desde 1989 y yendo hasta 2016, más o menos. Fue algo así como 12 discos de los que tuve que escribir las letras a mano. Eso puede ser doloroso, pero a la vez una experiencia iluminadora. Algunas canciones que encontraba terribles, ahora tomaron un nuevo sentido. Muchas no las escuchaba hace bastante tiempo y ahora las vi con otra perspectiva. Ese tipo de cosas fueron muy provechosas.

-En el show, ¿qué podemos esperar?

-Son canciones de mis discos solista y de la Mark Lanegan Band. No suelo tocar cosas de Screaming Trees, Queens of the Stone Age, The Gutter Twins e Isobel Campbell, porque necesitan un momento y lugar especial. Hago el material que está hecho bajo mi nombre. Y hay mucho a lo que echar mano. No puedo prometer que habrá algo de todos los discos pero trataré de ser lo más amplio posible. Incluyendo las que me gustan a mí y las que le gustan a la gente, porque esto es para disfrutar entre todos.

Las entradas para ver a Mark Lanegan están a la venta por sistema Puntoticket, tiendas Hites y Cinemark, desde $24.000.

Lo más reciente