ENTREVISTAS

Cosas del Mundial

Editorial de Freddy Stock, viernes 7 de julio de 2018.

Cayó el favorito… Por varias cosas se recordará este Mundial de Fútbol que entra en su etapa final. La inmigración ya consolidada en selecciones europeas; la arremetida del VAR que es la victoria de la justicia sobre lo que antes se consideraba la pimienta del fútbol pero que era sólo polémica y fallos injustos.

También por la presencia de estadios de otro mundo, del primero, que dejan a los nuestros a la altura de establos con arcos y de la caída de los que siempre han llegado a las instancias finales. Como Alemania que, por primera vez en su laureada historia futbolística, se fue en primera fase y siendo último en su grupo.

Hoy, fue el turno de Brasil, siempre candidato y que de la mano de Neymar se probaba ya la corona, según el análisis de los expertos. Un ordenado y explosivo cuadro belga destruyó el sueño de los dirigidos por Tite y Latinoamérica se terminó por quedar sin representantes para las semifinales.

Pero en este somero vistazo del Mundial de Rusia nos quedamos con el ejemplo que Antoine Griezmann nos dio en el partido en que su país eliminó hoy a Uruguay. El francés metió un zapatazo inofensivo para cualquier arquero de este nivel de selección pero inexplicablemente Muslera puso los guantes como sin sus manos y la pelota terminó en la red. Era el 2-0 y la clasificación ante un elenco charrúa que se vino moralmente al suelo. Pero Griezmann no lo celebró. Y explicó luego que lo hizo por respeto a sus compañeros y amigos que tenía delante, con los que juegan en el Atlético de Madrid pero también con toda la cultura uruguaya.

Griezmann nos demostró con madurez que aunque el fútbol se haya convertido por algunos en una fiesta de bajas pasiones e intereses económicos no ha dejado su norte de ser un juego que simboliza el honor de los que ganan y el respeto hacia el que pierde…

Bienvenidos a Palabras sacan Palabras…

Compartir