Al Di Meola: “La música de Sudamérica jugó un rol importante en expandir mi mente”

23 Jul, 2018

El guitarrista se presenta en el Teatro Cariola este jueves 26 de julio.

Por Jorge I. Lagás

Una visita ilustre tendremos por estos lados en los próximos días: Al Di Meola, uno de los más grandes guitarristas de las últimas décadas, estará presentándose el jueves 26 de julio en el Teatro Cariola.

Trae su último “Opus”, lanzado este año, y sus más de 30 años de carrera. En la espera, nos comunicamos con él para saber un poco más de cómo viene esta vez.

-Hola Al, un gusto tenerte una vez más por acá, esta vez con “Opus”, que según has dicho, es un material que por primera vez escribiste estando feliz. ¿Cómo es eso?

-Bien, normalmente pasaba por dolorosos procesos de aislamiento para terminar los trabajos. Esta es la primera vez que hago música estando tranquilamente casado, con una nueva hija. Estoy en una parte maravillosa de mi vida, ellas me acompañaron en todo esto de escribir la música. No estuve aislado. Muchos discos no estuvieron rodeados del mejor entorno y casi me había acostumbrado a que fuera así por mucho tiempo. No estaba seguro si se podía escribir música estando feliz (risas), esto probó que podía hacer un disco distinto, que tampoco suena como los anteriores. Me tiene muy contento.

-Ya que estás en una nueva etapa de tu vida, ¿se puede decir también que es un nuevo inicio en lo artístico?

-En muchos sentidos. Me he vuelto más un compositor-guitarrista que un guitarrista-compositor. ¿Se entiende? Hay más profundidad en la música, tal vez debido a que han cambiado las condiciones de mi vida, para mejor. Ojalá esto continúe, porque ha resultado bastante provechoso, como nunca antes.

-Eso tiene que ver también con el sentido de evolución que has tenido en toda tu carrera. El constante cambio, ir subiendo niveles…

-Eso ha sido muy importante. No es que uno pueda sentarse y siempre salir con algo nuevo. Es fácil al primer disco, porque no hay nada antes para superar. Pero cuando ya tienes 30 discos, tratar de seguir encontrando una vuelta para algo nuevo es un gran desafío. Quizás en este caso, las condiciones en que me encontraba me llevaron a encontrar música fresca de manera más enfocada.

-En tu trayectoria has trabajado con maestros de la talla de Paco De Lucía, John McLaughlin, Chick Corea, Stanley Clarke, Jean-Luc Ponty… ¿cómo te ha servido el hecho de compartir con tales referentes y por ahí intercambiar aprendizajes?

-Ha sido fundamental, porque significa salir de tu zona de confort. La mía puede ser mi banda eléctrica, con quienes puedo hacer de todo. Pero cuando te juntas con músicos tan reconocidos en sus categorías y tan virtuosos, te pones en una posición de sana competencia que te fuerza a crecer y a aprender más. No puedes echarte a descansar, hay que estar siempre con nuevas ideas. Eso te lo da el roce con otros, tocar con gente buena.

-Acá en Latinoamérica siempre hemos escuchado que la música latina es algo especial, ¿qué ha significado para ti en tu formación?

-Un tremendo aporte. Siempre he estado muy influenciado por la música brasileña y fui uno de los primeros en incorporar influencias del tango, gracias a mi asociación con la música de Piazzola. Creo que introduje a Piazzolla a un público mayor en Estados Unidos y eso se empezó a meter también en mi propia música. En lugares de Europa se hizo muy gravitante esa combinación, por el sentimiento que transmite. Esto no es sólo una cosa intelectual, sino que también viene del corazón. En comparación con el jazz, que muchas veces es muy intelectual. La influencia de músicos sudamericanos como Egberto Gismonti o Piazzolla, jugaron un rol muy importante en expandir mi mente. Le estoy muy agradecido a Sudamérica por toda esa influencia. Hay mucho más por descubrir, me tomaría otra vida por descubrir todo. En Chile también hay grandes músicos, uno siempre va encontrando. Así que bueno, así como para John McLaughlin la música de la India fue muy inspiradora, para mí ha sido la de Sudamérica.

-Por último, ya pensando en el show, ¿qué se puede esperar?

-Vamos a presentar unas cuatro o cinco canciones de “Opus”, también otras de discos anteriores, cosas de Piazzolla, cosas de Lennon-McCartney… algo bien balanceado que estoy seguro que al público le encantará.

Si no se quieren quedar fuera de esta cita, las últimas entradas están por sistema Puntoticket, tiendas Hites, Cinemark y Audiomusica, con precios de $28.000 a $67.200.

Lo más reciente