ACTITUD FUTURO

«Yo soy de derecha»: José Pedro Fuenzalida sale del clóset político

El "Chapa", volante de Universidad Católica, confesó que en Colo Colo "me remarcaban que era cuico" pero que "nunca me sentí discriminado".

El «Chapa», volante de Universidad Católica, confesó que en Colo Colo «me remarcaban que era cuico» pero que «nunca me sentí discriminado».

José Pedro Fuenzalida, reveló su posición política y admitió que estuvo cerca de participar de la campaña de Sebastián Piñera.

En conversación con Revista Caras, el volante de Universidad Católica de 33 años sostuvo: «Tengo una visión del mundo, de cómo me gustaría que fueran las cosas. Yo soy de derecha (…) Me gusta estudiar antes de dar mi opinión, no me gusta darla por darla». Me invitaron a la última campaña del presidente Sebastián Piñera, estuve cerca pero por distintos motivos no pude».

Sobre las repercusiones de tomar una posición política más activa, el seleccionado nacional subrayó: «Soy una persona, tengo mis derechos y tengo también una visión del mundo. El fútbol es nuestro trabajo y nosotros somos un ejemplo para las personas mientras estemos en una cancha, jugando o entrenando. Pero fuera depende de cada uno. No creo que me juegue en contra decir mis pensamientos políticos. La gente puede diferenciar al jugador de fútbol que defiende su camiseta, de lo que piensa políticamente».

El volante también fue consultado si se considera feminista, y respondió: «Me gustan que todos los derechos sean iguales. No me gustan los extremos. No me gusta que el empoderamiento femenino busque más derechos que los que les corresponde. Ellas tienen los mismos derechos que los hombres. No puede haber ninguna diferencia en nada. Por ejemplo, no me gusta que se discrimine a una persona por lo que es, ni por lo que sienta. No me parece».

Fuenzalida también respondió por su pasado en Colo Colo: «Nunca me sentí discriminado. Llegué con un perfil muy bajo, pero al final me di cuenta que es lo mismo en todos lados. Siempre me sentí cómodo. Si bien me remarcaban que era cuico, pero siempre lo sentí en buena onda. Al final, uno en la cancha se gana el respeto. Y lo logré».

Compartir