Noticias

10 cosas que aprendimos del documental de Eric Clapton “Life in 12 Bars”

Desde la volatilidad de Cream hasta la complicada relación de Clapton con George Harrison, esta es una selección de cosas que se desprenden del documental del guitarrista.

El documental de Lili Fini Zanuck, “Eric Clapton: Life in 12 Bars”, sigue la vida del guitarrista y su obsesión por subirle el pelo a la música blues dentro de la cultura popular. En los sesentas, se paseó por bandas a un ritmo frenético, en una búsqueda por encontrar la mejor mezcla de aficionados del blues. Se unió y se apuntó grandes hits, para luego abandonar y/o disolver The Yardbirds, John Mayall & the Bluesbreakers, Cream, Blind Faith y Derek and the Dominos en menos de una década.

La cinta también repasa un drama de infancia de Clapton: cómo su madre lo abandonó y terminó siendo criado por sus abuelos, un rechazo que lo acechó y afectó sus relaciones amorosas y problemas con las drogas.

Pero es el fuerte interés de Clapton por el blues lo que sirve como hilo conductor a lo largo de todo el documental. “Cuando se trataba de blues, no había nadie como él”, dice John Mayall. Y el documental, que se estrenó este 10 de febrero en Showtime, muestra cómo la música lo ha acompañado por altos, bajos, buenos y malos momentos.


  1. Conoció el blues por primera vez por un programa radial que tocaba música infantil.
  2. No le interesó una carrera con la música pop.
  3. Las influencias de Clapton alcanzan a más que sólo guitarristas.
  4. Influyó en técnicas de grabación y de guitarra.
  5. Cream era estimulante en lo estético, pero frustrante en lo personal.
  6. Clapton tenía una relación complicada con George Harrison.
  7. Un amor no correspondido de Clapton y un cuento Persa inspiraron «Layla».
  8. La incorporación de Duane Allman fue clave para terminar el disco de Derek and the Dominos.
  9. La adicción de Clapton a las drogas y el alcohol empeoraron luego de la muerte de su abuelo.
  10. Se arrepiente de su discurso racista.

Compartir