X

La Roja ideal de todos los tiempos, 1974: ¿quién falta en la foto?

Para celebrar el 36° cumpleaños del Estadio Nacional, el miércoles 4 de septiembre de 1974 se homenajeó a las más grandes figuras del deporte chileno hasta entonces. ¿El marco? Un torneo amistoso organizado por Palestino (el festejo originalmente se realizaría el sábado previo, pero la lluvia aguó la fiesta).

Entre los festejados figuró una “selección ideal de todos los tiempos”, representante de lo mejor que había entregado el fútbol chileno desde 1933. Bien terneados, 11 viejos cracks se formaron en el círculo central según las posiciones que habían ocupado en la cancha en sus años de gloria.

Arriba vemos esa foto histórica. Varios de los homenajeados eran, objetivamente, leyendas vivas de la prehistoria del profesionalismo. Emociona, en particular, la presencia de Raúl Toro en silla de ruedas: a esas alturas, la figura de la primera superestrella nacida en nuestras canchas se diluía en el tiempo.

Revisemos la formación, de izquierda a derecha. Parados: Luis Eyzaguirre, Ascanio Cortés, Sergio Livingstone, Raúl Sánchez, Arturo Torres y Antonio Arias; agachados: Enrique Sorrel, Enrique Hormazábal, Raúl Toro, Carlos Giudice y Leonel Sánchez.

Según la revista Estadio, este equipo podría formar con un 4-2-4, a la usanza de los años ‘30, con "Carecacho" Torres y "Cuá Cuá" Hormazábal como volantes, aunque la presencia del mediocampista Giudice daba más para un 4-3-3. “Y si se repara en que Leonel Sánchez nunca jugó pegado a la raya, llegamos a la conclusión de que es un equipo para un 4-4-2. ¿En suma? ¡El único atacante neto es Sorrel! Porque Raúl Toro, más que un forward de área, debe ser considerado como un genio del pase. Lo que indica que en el fútbol ni siquiera con los equipos ideales se llega al ideal”.

En verdad, la nómina de esta “selección ideal” reflejaba la crónica escasez de goleadores que padecía el balompié nacional hasta entonces.

Por motivos de agenda o salud, varios no estuvieron en el pasto de Ñuñoa. ¿Quiénes eran los más ilustres ausentes en este once, según Antonino Vera? De partida, Elías Figueroa y Alberto Quintano (“nunca tuvo el fútbol nuestro una pareja de tal estatura en lo físico y lo futbolístico a nivel mundial”); a ellos sumó a Francisco Hormazábal, Atilio Cremaschi, Jaime Ramírez, Jorge Robledo, René Meléndez y Manuel “Colo Colo” Muñoz.

Dejemos hablar al viejo periodista, testigo privilegiado de las penurias de los torneos chilenos desde su nacimiento. “Concuerdo con casi todas las nominaciones restantes. Livingstone ha sido el mejor arquero que ha producido Chile; Lucho Eyzaguirre y Antonio Arias son dos marcadores de punta notables; Enrique Sorrel fue pique, chute y gol; Raúl Toro resume en el recuerdo la más alta expresión de condición natural, de habilidad pura, de fútbol en relación a la pelota. Leonel Sánchez tendrá que ser considerado como el zurdo más completo que ha pasado por nuestras canchas, tal como Enrique Hormazábal debe ser estimado en el pináculo de los creadores de juego, los peones de ataque, los que llevan las riendas de medio campo hacia adelante: pase, picardía, remate, claridad, todo. Este equipo ideal lo completaron el gran Ascanio Cortés, un zaguero de área para todas las épocas; Raúl Sánchez, técnico, fluido, elegante como ninguno; ‘Carecacho’ Torres -arquetipo del antiguo centro half, convertido en aduana y capataz del inmenso océano central- y don Carlos Giudice, cuyo pase de treinta metros y su disparo de igual distancia hubiesen calzado justo con las exigencias de hoy”.

Fotos: revista Estadio.