LITTLE STEVEN'S UNDERGROUND GARAGE

Capítulo 42 – TV A-Go-Go

rolling stones ed sullivan 1966 web

Escucha el programa a continuación…

BLOQUE 1

Where The Action Is (Freddy “Boom Boom” Cannon)

Inevitablemente, si vives lo suficiente, tarde o temprano te vas a ver envuelto en una discusión acerca del verdadero nacimiento del rock and roll. Algunos dicen que es The Fat Man, que Fats Domino grabó en 1949, otros hablan de Jackie Brenston y Rocket 88, en 1951. Rock Around The Clock, que Bill Haley hizo en 1954, el mismo año de Sh Boom, de The Chords. A veces se retrocede a The Ravens, en el 47 y a los Orioles, del año siguiente. Interesante como pueden ser estas teorías, y si les sumas todo el trabajo de Alan Freed y los DJs que lo siguieron en las radios, mucho de esto nos devuelve al viejo cuento de “si un árbol cae en mitad de un bosque y nadie está ahí para verlo caer, ¿hace ruido, en realidad?”. Me imagino que han escuchado esa frase. Aplicada a esto quiere decir que en los días de los pioneros del rock, nada contaba mucho si no salía antes den televisión, y, específicamente, en el show de Ed Sullivan. De modo que para todos los efectos, el rock and roll nació un 20 de noviembre de 1954 cuando, en el show de Ed, Bo Diddley anunció que tocaría su versión de 16 Tons, el éxito de Tennessee Ernie Ford, una canción semi lenta que en esos días sonaba por todas partes. En lugar de eso, su banda tocó la canción que el rocker había bautizado con su nombre: “Bo Diddley”, y con en consecuencia fue censurado de por vida en el programa. Sullivan seguiría jugando un papel clave en la difusión de la nueva música, aunque nunca llegaría a entenderla totalmente, pero la era dorada del rock and roll por tv había comenzado. Llegaría a su peak en lo que yo llamo el “renacimiento”: 1965 a 1968. En este programa celebraremos a tres de las docenas de shows que nacieron en torno al fenómeno, todos programas de la era en que yo crecí viendo TV y que trataban de hacer sentido de estos rara y extrañísima, casi extraterrestre, especie de ser humano, llamada “adolescentes”. la cosa ya había comenzado en los días en que Bo Diddley hacía rabiar a Ed y duraría hasta inicios de los años 70, cuando la música evolucionó hacia rutas diferentes. Soupy Sales había sido el pionero en Cinccinati, con su programa, allá por 1950. Alan Freed tendría su Big Beat, en 1957, seguido por American Bandstand, de Dick Clark, y de pronto todos los canales tenían su propio “Bandstand”, incluyendo a Baltimore, donde John Waters años más tarde se reiría del show de Buddy Dean, que una vez al mes emitía un programa solo para el público negro, y así conservaba todo perfectamente segregado en pantalla. Shindig llegaría a las pantallas justo a tiempo para la invasión británica, en 1964, y de ahí vendrían Hullabaloo, Chivalry, Hollywood A Go Go, Shabang, Pop Beat… Todos los DJs tuvieron su show: Murray The K, Clay Cole, Jerry Blavat, Casey Kasem. Inglaterra tuvo a Ready Steady Go, Jukebox Jury y Top of the Pops. En Alemania fue Beat Club, Beat Beat Beat. Australia tenía Countdown. Argentina tuvo la Escala Musical. Cada país tuvo su propia versión. A finales de los 60, el rock evolucionó hacia una forma de arte, y los fans comenzaron a escuchar y dejaron de bailar. La diversión se había acabado.

Just Like Me (Paul Revere & the Raiders)
It Won’t Be Wrong (The Byrds)
Epistle To Dippy (Donovan)
Little Latin Lupe Lu (Mitch Ryder & the Detroit Wheels)
Fat Girls Dance (Nils Lofgren)

Partimos escuchando a Freddie Cannon con Where the Action is, un tema que llegó al tope primero en versión de paul Rever and the Raiders, a quien escuchamos después con la tremenda Just like me. Y en este programa dedicado a la TV rockera de principios de los 60, adivinen cuántas veces Freddie apareció en un show como American Bandstand. Cinco, diez? Frío, frío. 30? 40? Muy lejos. Que tal 110? Jeje. Da la casualidad que Dick Clark, el animador y finalmente el dueño del programa, tenía cierto “interés” puesto en Swan Records, el sello de Freddie, así que ya se imaginan por qué nuestro amigo salía tanto en el programa… Este mundo de honestidad y legalidad, jeje. Qué puedo decir. Estos días todo es más normal y controlado, pero totalmente latoso… Y me estoy yendo por las ramas. Luego escuchamos It won’t be wrong, salido de la imaginación de The Byrds y su gran productor Terry Melcher. Luego escuchábamos la obra de otro grande de la producción: Mickie Most y su Epistle to Dippy, cantada por Donovan, con una guitarra muy cool de Jimmy Page, sonando al fondo. El Dippy de la canción era un tipo real: escribió los textos del box set de Donovan. little latin lue lu, de Mitch Ryder, un tema escrito por Bill Medley, de los Righteous Brothers, y cerrabamos con Fat Girls Dance, contenido en el box set de Nils Lofgren, si te compras una sola caja de música este año, que sea Face the music. Increíble.

BLOQUE 2

Un productor británico y fanático de Shakespeare llamado Jack Good fue el primer tipo en poner al aire un programa de música rock en la televisión inglesa, en 1957: Sive Five Special. Un año más tarde sacaría al aire una serie llamada Oh Boy, cuyo rápido movimiento de cámaras y montaje acelerado no tenía precedentes y que MTV haría parte de su lenguaje veinte años más tarde. En esos momentos, lo mejor que Estados Unidos podía ofrecer en la materia era algo como el show de Perry Como, que te ponía a dormir de inmediato. Entusiasmado por la ex novia de Eddie Cochran, Sharon Sheeley, Jack cambió Inglaterra por América, en 1963. Usando hasta su último billete financió un piloto llamado Young America Swings The World, pero fue rechazado por todos los canales, quienes insistieron en que era demasiado rápido y que nadie sería capaz de entenderlo en el Medio Oeste. El nuevo novio de Sharon, Jimmy o’Neill era el conductor del programa y no quería rendirse tan fácilmente, así que se lo hizo llegar a su amigo Chuck Barris, a ver qué podía hacer con él. Sí, hablamos del mismo Chuck Barris, presunto agente del FBI y autor de Confesiones de una mente peligrosa, el tipo que creó el primer reality de la historia, llamado The Dating Game. Este se lo asó al mismo equipo del canal ABC que trabajaba con su show de citas y les encantó. Claro que en su sabiduría, lo convirtieron en un programa de música country y lo rebautizaron como Shindig! El piloto salió tan mal que volvieron a la idea original del programa de rock, pero demostrando su “gran compromiso” con todo el asunto, ni siquiera se molestaron en cambiarle el nombre. Lo pusieron al aire un 16 de septiembre de 1964, solo para darle el gusto a Chuck. A ellos no les interesaba, pero al público sí. La mezcla de talento fue impresionante desde el comienzo: muchas bandas británicas mezcladas con números soul y Motown, y las dos bandas de la casa, los Shindiggers (más tarde bautizados como The Shindogs) y al Ray Paulman Band, tenía a los mejores músicos del momento, incluyendo a James Burton, Leon Russell, Delaney Bramlett y varios miembros del Wrecking Crew de Phil Spector. Darlene Love y Billy Preston eran invitados regulares y eso llevo a que ciertos ejecutivos del canal le dijeran a Jack Good que su show se estaba poniendo “demasiado negro”. El les contestaban: “pónganlo por escrito en un memo” y claro, nunca lo hicieron. Jack se preocupaba de cada detalle del show, desde los decorados y las canciones hasta la ropa y las expresiones en cámara de los invitados. Él había modelado cada fase de la imagen rockabilly de Eddie Cochran, y antes había hecho lo mismo con Cliff Richard, para convertirlo en el Elvis británico. En tanto, la dirección de cámara era notable, a veces yendo con el ritmo de la canción y otras a propósito en contra. El rating del programa era espectacular, pero la estación siempre lo vendió menos de lo que debía, por lo que nunca hizo mucho dinero con éste, así que después de un año de pobres resultados económicos, la estación comenzó a cuestionar cada decisión que Jack tomaba hasta que este dijo basta. El programa como tal terminó un 30 de junio del 65, pero la serie duraría hasta 1966, usando a gente como ZsaZsa Gabor y Boris Karloff como animadores invitados. Todos los masters originales fueron borrados, pero la buena noticia es que los programas sobrevivieron en forma de kinescopios, películas de 16 milímetros conservadas a partir de la emisión de las cámaras de TV. No es la mejor calidad del mundo, pero al menos ahí están. Si me hubieran dicho cuanta vida habría podido tener Shindig, yo diría que unos tres o cuatro años, pero sólo alcanzó a durar 16 meses, lo suficiente como para influenciar a decenas de programas que siguieron sus pasos, sobre todo Hullabaloo, que también duró un tiempo parecido. En lo que respecta a ABC, esta gente estaba preocupada de no quedar atrapada por una moda que estaba cambiando, y se lanzaban felices a agarrar la siguiente ola antes que la anterior se acabase, sin importarles particularmente de que iba la una o la otra. Por ellos no había diferencia si cambiabas la beatlemanía por la batmanía. Y a propósito: el show que se regrabó sobre todas las cintas de Shindig fue The Dating Game.

I’m A Loser (The Beatles)
Comin’ Home (Delaney & Bonnie)
So Easy Rider (The Bayonets)
How Many More Years (Howlin’ Wolf)
Empty Heart (The Rolling Stones)

BLOQUE 3

Ready Steady Go fue creado por Elkan Allan y la productora Vicki Wickham, y dirigido por Michael Lindsay-Hogg, quien vino a llenar el vacío dejado por Jack Good, quien se marchó en 1963 a crear Shindig, en Estados Unidos. Como la mayoría de estos espacios, comenzaron con los cantantes haciendo lipsynch en sus canciones o grabando las pistas de instrumentos para luego cantar encima de ellas, pero hacia la mitad de los dos o tres años en que estuvo al aire, se convirtió en un programa totalmente en vivo. Transmitido siempre en blanco y negro y, curiosamente, nunca emitido por la TV en América, era filmado en un estudio tan pequeño que motivó a innovadora decisión de Lindsay-Hogg de dejar las cámaras visibles en las tomas, lo que para algunos resultaba algo extraño y fuera de lugar. Los primeros programas fuero animados nada menos que por la joven Dusty Springfield; luego, por Keith Fordyce y finalmente por Cathy McGowan, quien consiguió el trabajo tras responder a un anuncio que iba en busca de una “adolescente típica”. El hecho de que fuera una genuina fan de la música y no estuviera entrenada profesionalmente (confundiéndose al leer presentaciones y emocionándose al entrevistar a los cantantes) sólo la hizo más popular entre el público. Todo el mundo salió en el programa: Beatles, Stones, Otis Redding, Marvin Gaye, The Kinks, Beach Boys, Burt Bacharach. El show prácticamente presentó al público a Jimi Hendrix, quien apareció varias semanas seguidas, incluso cuando ni siquiera tenía contrato con un sello. La elite artística de Londres tenía la costumbre de darse una vuelta por sus estudios cada viernes, saliera o no en el programa: lo usaban como estación previa antes de irse a fiestear a clubes como el Ad Lib o The Scotch of St. James, donde las fiestas post shows duraban horas y horas. La canción de los créditos variaba de tanto en tanto, comenzando por “5 4 3 2 1”, de Manfred Mann y arribando eventualmente a 365 Rolling Stones (one for every day of the year), de la Andrew Loog Oldham Orchestra, que es el tema que estamos escuchando de fondo. Dave Clark, el gigantesco batero y líder, productor y manager de The Dave Clark Five, es el actual dueño de los masters. Si no lo han visto, háganlo. Es magnífico.

Anyway You Want It (The Dave Clark Five)
Going To Go Go (Smokey Robinson & The Miracles)
Over Under Sideways Down (The Yardbirds)
Would You Fight For My Love (Jack White)
I’m Alive (The Hollies)

BLOQUE 4

Nuestra canción cool de la semana viene desde la la capital mundial del rock and roll, New Brunswick, New Jersey, jeje. Recibimos de vuelta en este garage a The Gaslight Anthem

 Rollin’ And Tumblin’ (Gaslight Anthem)
I Want You (The Troggs)
Outta Site (The Cherry Drops)
Time Bomb (Ramones)

BLOQUE 5

Era el líder de un pequeño ejército de DJs que tocaban lo que se consideraba “música de negros” para un público de adolescentes blancos. Había organizado el primer concierto de rock de que se tenga memoria, en la Cleveland Arena, en el 21 de marzo de 1952. Se había cambiado a Nueva York un par de años más tarde, batiendo todos los records en el Brooklyn Paramount, batiendo los records en los conciertos de estrellas de día feriado en pascuas y navidades. Le había volado la cabeza a todos, vendiendo 65 mil tickets en lo largo de diez días en el teatro Paramount de Times Square, para el cumpleaños de Washington (sí, es el mismo lugar que ocupa hoy, el Hard Rock Cafe), y claro, la mitad de esos 65 mil entradas era de chicos que estaban haciendo la cimarra. Así que la televisión era el paso lógico, y sus dos especiales el 4 y el 11 mayo fueron un gran éxito: los sintonizó un tercio de la audiencia potencial, lo que llevó a crear un programa semanal: Alan Freed’s Big Beat. No fue una gran sorpresa que lo cancelaran a los cuatro shows, el milagro es que una cadena como ABC lo autorizara, en primer lugar. Todo había terminado en el segundo programa, cuando Frankie Lymon había dejando el escenario para sacar a bailar a una chica blanca, y reforzado en el cuarto, que presentó a Jerry Lee Lewis arriba de su piano, como una bestia indomable. Los adultos blancos a cargo simplemente dijeron basta. Tal vez haya sido una consecuencia que a los tres días saliera al aire American Bandstand, conducido por un chiquillo decente y bien peinado, llamado Dick Clark. Todo lo que puedo decir es que si Alan hubiera presentado al tipo que escucharemos a continuación, lo habrían cancelado mucho antes:

Long Tall Sally (Little Richard)
St Valentine (John & Brittany)
I Adore Him (The Angels)
All For The Love Of Rock ‘n Roll (The Tuff Darts)
I’m So Young (The Students)

Compartir