LITTLE STEVEN'S UNDERGROUND GARAGE

Capítulo 41 – The Monkees

the monkees web ok

Escucha el programa a continuación…

BLOQUE 1

(Theme From) The Monkees (The Monkees)

Hey Richard Lester, no tienes idea de lo tremendamente influyente que fue tu peliculita en blanco y negro, hecha con el vuelto del pan, en torno a un día en la vida de un grupo pop. Te diste cuenta, como escribió por ahí Glenn Baker, que creaste el marco cultural básico para el adolescente post baby boom. Cómo hablar, comportarse, comer y vestirse, y más importante aún, cómo llorar y gritar en presencia de una celebridad. Jeje. No hay duda que incluso más que la moda del twist, era una señal evidente de lo que se venía. A Hard Day’s Night comunicaba una sensación de energía, alegría y optimismo ante un futuro que estaba repleto de posibilidades y que cristalizaría en el renacimiento vivido durante los años 60. Mientras Lester y los Beatles estaban ocupados cargando de brillante historia unos cielos fríos y grises, al otro lado del océano, una tierra de permanente sol estaba absorbiendo 30 años de gris historia, en la persona del escritor, director y productor Bob Rafelson, quien pateaba y gritaba en la oficina de Lew Wasserman, el mandamás de los estudios Universal. Su punto fue entendido: lo despidieron de su puesto de productor asociado. No le importó. Había trabajado en el rodeo a los 15 y se embarcó en un carguero a los 17. Tocó en una banda de Acapulco al año siguiente, antes de trasladarse al puerto de Dartmouth. Trabajó como DJ en una estación militar en Japón, y para 1962 estaba trabajando en televisión co creando shows como Hootenany!, The Wackiest Ship in the Army y The Greatest Show on Earth. Fue entonces que tuvo la curiosa idea de un programa TV acerca de un grupo folk, y, para cuando A Hard Day’s Night ya estaba circulando, Rafelson se había asociado al joven Bert Schneider, quien convenientemente era hijo del presidente de Columbia Pictures. Screen Gems era la división televisiva de Columbia, y un día le pichearon una idea al ex Little Rascal, Jackie Cooper –quien estaba a cargo de la oficina-: proponían una serie sobre una banda tipo los Beatles, un programa que no sería hecho sólo para niños sino que reflejaría a la nueva juventud que andaba circulando por la calle. Cooper, quien sabía muy bien dónde estaba parado, autorizó 225 mil dólares para la realización de un piloto sin haber visto un tratamiento escrito en un papel. Nadie se lo hubiera restregado en la cara, porque la compañía ni siquiera tenía un presidente a cargo del área de programas juveniles: en 1965, los adolescentes eran vistos por la TV como inocentes escolares o futuros delincuentes. No había nada en medio. No había programación para minorías, porque en “la la land” (Los Angeles) no “había” minorías. Y cito de nuevo a Glenn Baker: “Gays, feministas, negros, bikers, grupos de protesta y académicos estaban en la misma categoría de los enanos albinos: tristes mutaciones de la naturaleza de las que había que apiadarse” Uffff. Schneider y Rafelson ni siquiera se preocuparon de eso: rápidamente reclutaron al guionista Paul Mazursky, el escritor Larry Tucker, al director Jim Frawley, al camarógrafo Mike Elliot y los cantautores Tommy Boyce y Bobby Hart. En agosto de 1965, 437 postulantes comenzaron a hacer una larga filma para dar audiciones, incluyendo a los propios Boyce y Hart, Harry Nilsson, Paul Williams, Danny Hutton –quien era ex chofer de Kim Fowley, quien dejaría su empleo para unirse a Three Dog Night – Stephen Stills, el legendario DJ Rodney Bingeheimer y Charles Manson… Hubiera sido un show muy distinto con él, no creen? Y no olvidemos a un chocp de la Universidad de Connecticut, intérprete del banjo, Peter Torkelson, apellido que luego acortaría a Tork; el texano Robert Michael Nesmith; un ex actor infantil de Hollywood, George Michael Dolenz y otro actor infantil, pero británico: David Thomas Jones. A esta gente sesentera le gustaba usar los dos nombres, eh?. Corte al 12 de septiembre de 1966 y Schneider y Rafelson habían conseguido lo imposible. Arreglarse para combinar A Hard Day’s Night, los hermanos Marx, Ernie Kovacs, un toque de Laurel y Hardy, un poco de Burns and Allen y mucho de los tres chiflados, y redefinir lo que era posible en televisión. Y lo más insólito: vencieron los prejuicios naturales de la Academia de Artes y Ciencias Televisivas y ganaron un Emmy a mejor serie de humor. It was monkey time!

Monkey Time (Major Lance)
Last Train To Clarksville (The Monkees)
So Easy Rider (The Bayonets)
When I Get Home (The Beatles)
Pleasant Valley Sunday (The Monkees)

Yeah baby, estamos celebrando a los Monkees y partimos con el tema con que parten los 68 capítulos en sus dos temporadas, emitidos entre 1966 y 1968. Tommy Boyce y Bobby Hart produjeron. Ellos crearon bastante material para el grupo (ya les contaremos de eso). Mickey canta sobre una base musical previa: recién en su tercer album los Monkees pudieron tocar en sus propias canciones. También hablaremos de eso. Luego escuchábamos Monkey Time, escrita por Curtis Mayfield para Major Lance, en 1963. Last Train To Clarksville fue el primer single de los Monkees y vendió 100 mil copias antes que el show saliera al aire. Eso se llama promoción. So Easy Rider, de Crash Boom Bang, por The Bayonets. En una realidad paralela, treinta años atrás, por ejemplo, una banda como ésta ya estaría repleta de hits. Pero nosotros no tenemos porque prestar atenció a la dura realidad en Underground Garage. Y los Beatles no sólo eran grandes sino que tuvieron suerte de haber elegido a Richard Lester como director de su película: When I Get Home fue uno de los cinco tracks de A Hard Days Night que no vienen en el filme. Los otros cuatro también son unos clásicos. Carole King habla de marcharse de los suburbios en Pleasant Valley Sunday, uno de los temas que ella compuso para la serie. Es tiempo de Monkees, ya volvemos!

BLOQUE 2

De vuelta en el reino animal, hoy exploramos el hábitat natural de los Monkees, y para darles una idea del impacto que generaron, el primer disco vendió tres millones de copias –más que los primeros seis álbumes de los Beatles- y el single I’m a believer (cuya cara B era I’m not your steppin’ stone), vendió 10 millones! Fueron tan exitosos, que un cantante inglés llamado David Jones, tal como uno de los integrantes, cambió su nombre a David Bowie. Ahora bien, quien tuvo mayor responsabilidad en todo esto era un tipo llamado Don Kirshner, supervisor musical de Screen Gems, y un maestro del publishing musical con su compañía Aldon Music, que reunía a compositores como Carole King, Gerry Goffin, Neil Diamond, Barry Mann, Cynthia Weil, Neil Sedaka y que había comenzado con Bobby Darin. En fin, después que los cuatro Monkees quedasen en vergüenza en una reunión de estaciones afiliadas al canal NBC, causando que al menos cinco canales importantes rehusaran transmitir el show (lo que generó al principio un bajo rating que no se comparecía con el increíble éxito de los discos), Bert Schneider entró en pánico y, faltando ocho semanas para salir al aire, llamó a Don Kirshner y sólo le dijo: “haz un milagro”. Kirshner no se había dado cuenta que estaba sentado sobre una mina de oro, pero 18 horas después tenía una docena de canciones grabadas a las que los chicos sólo tenían que agregar sus voces. El problema se generaría con el segundo disco: Mike Nesmith y Peter Tork dijeron que ellos habían sido contratados como músicos y que querían aportar con canciones, tocar en los discos, escoger los singles, todo el paquete. Todo explotó en durante la entrega de un disco de oro por ventas, en el Hotel Beverly Hills: Nesmith se volvió loco, gritando que no estaba preparado para seguir poniendo su nombre y su voz a las canciones de otra gente, lo que ya se sabía desde algún tiempo, pero aún así tomó a muchos por sorpresa. Y ahí fue donde la cosa se pudrió: En vez que el team de Don Kirshner, quien contaba con Lester Sill y Herb Maulis, les dijera “ok, podemos entender lo que ustedes quieren, trabajemos juntos”, Maulis les contestó: “ok, ustedes pueden hacer lo que quieran, pero quebraran el contrato. Nesmith va y le dice a Schenider y Rafelson: despidan a Kirshner o búsquense otro Monkee. Y lo apoyaron. Kirshner estaba despedido, y Screen Gems y NBC en show, Fue el principio del fin. La banda tocó por sí misma en el tercer álbum. No hubo hits. Volvieron a tocar en el cuarto. Con un solo éxito. Para el quinto estaban de vuelta con músicos de sesión, tratando de recuperar la magia. Es cierto, Kirshner y su equipo manejaron el asunto muy mal, pero piensen: si quieres obtener credibilidad musical, no es la mejor idea buscar trabajo en una comedia televisiva sobre un grupo que parodia a los Beatles. Es una locura no? Uno puede entender los motives de Nesmith y su nobleza, pero eso no lo hace menos loco. El milagro es que hayan podido grabar a su pinta, aunque haya sido por un minuto. No importa lo condenada al fracaso que haya sido toda esa empresa, en palabras de Mickey Dolenz: “por un minuto, el Leonard Nimoy de la vida real se convirtió en un verdadero vulcano”.

A Little Bit Me, A Little Bit You (The Monkees)
St. Valentine (John & Brittany)
(I’m Not Your) Stepping Stone (The Sex Pistols)
Mickey’s Monkey (Smokey Robinson & The Miracles)

A Little Bit Me, A Little Bit You (fue el single de los Monkees que Don Kirshner lanzó sin su permiso, y quebró la relación entre ambos. No sé cuál era el problema de la banda, porque es una de sus mejores canciones. No era más que Neil Diamond reescribiendo su hit Cherry Cherry, pero eso no me complica: después de todo, Van Morrison creó Gloria a partir de Satisfaction, la que a su vez era una reelaboración que los Stones hicieron de otras de sus canciones, The last time. Ya saben: eres tan bueno como el material que lo que “robas” a otros, pero me estoy yendo por las ramas. Escuchábamos después uno de nuestros temas cool, St. Valentine, del nuevo EP de John & Brittany. (I’m Not Your) Stepping Stone fue una canción que los Monkees hicieron popular, pero Paul Revere and the Raiders la hicieron primero, y los Sex Pistols la hicieron al último. Imposible de superar. Y Smokey Robinson no escribió Mickey’s Monkey a propósito de Mickey Dolenz. De hecho, cuando Smokey la grabó, Mickey todavía era un chiquillo que trabajaba en el circo. La canción es sobre Mickey Stevenson, el director de A&R de la Motown. Pero la imagen que tengo en la cabeza cuando la escucho es la de Bobby DeNiro bailando la canción en mean Streets. Traten de no reírse cuando la vean. Ya volvemos.

BLOQUE 3

Seguimos en este día de monkeemania… Dos tipos asociados a los Monkees que nunca obtuvieron el respeto que se merecían y que quedaron atrapados en el concepto de prefabricar a unos Beatles en clave superficial y hollywoodense, en un tiempo en que los medios todavía no se tomaban en erio el rock and roll. Recuerden que los Monkees aparecieron unos cuantos meses antes de Sgt. Pepper. En fin, hablo de Tommy Boyce y Bobby Hart, hoy reconocidos como uno de los grandes teams de compositores de la historia. Tommy Boyce nació en Charlottesville, Virginia, pero creció en Los Angeles, donde su padre era profesor de guitarra. Hart, venía de Phoenix, Arizona, y su padre era ministro de iglesia, así que creció rodeado de música. Después de un período en el ejército, acabó radicado en L.A. donde conoció a Tommy. Los fines de semana trabajaban para la compañía de Don Costa y se separaron después de un grave accidente de auto que mandó a Tommy a tratamiento en Nueva York. Fue ahí que Tommy compuso junto a Curtis Lee una de las canciones claves en vi mida: Pretty Little Angel Eyes. Bobby se uniría a Teddy Randazzo y escribiría Hurt So Bad para Little Anthony. Iban y venían como compositores, y de tanto en tanto se interesaban por cantar ellos mismos, hasta que un día ambos se emplearon en Screen Gems, la división de publishing musical de la Columbia Pictures, a las órdenes de Don Kirshner. Después de co escribir junto a Wes Farrell Come a Little Bit Closer, para Jay and the Americans, finalmente llamaron la atención de su jefe, quien los hizo volar a Los Angeles donde audicionaron para convertirse en los Lennon-McCartney de los Monkees, pero el trío de Kirchner, Rafelson y Schneider lo impidieron. Eso sí, pudieron escribir las canciones del polito y terminaron como productores musicales del show. Hubo mucha gente que escribió para la banda pero suyas fueron dos canciones clave: el tema que abría el programa y el importantísimo primer single. A mediados de los 70, finalmente se unirían a Mickey y David como el cuarteto Dolenz Boyce Jones & Hart. Entremedio grabaron canciones notables, sobre todo esta:

I Wonder What She Is Doing Tonight? (Boyce & Hart)
You Just May Be The One (The Monkees)
Can Your Monkey Do The Dog (Rufus Thomas)
Baby It’s You (The Stupidity)
Valleri (The Monkees)

Partimos con el momento estelar en las carreras de intérpretes del dúo de compositores Tommy Boyce & Bobby Hart y su propio hit I Wonder What She Is Doing Tonight? Fabuloso. Luego You Just May Be The One, una canción de Mike Nesmith incluida en el tercer disco de los Monkees, Headquarters, producido por Chip Douglas. Después, el gran Rufus Thomas completaba su trilogía de perritos con Can Your Monkey Do The Dog, secuela de The Dog y Walkin’ the Dog. El fue y seguirá siendo el rey del baile de Memphis. Baby It’s You, uno de nuestros temas cool, por los suecos The Stupidity y cerramos con Valleri, el último hit que Boyce and Hart escribieron para los Monkees, incluido en su quinto disco The Birds The Bees and The Monkees. Regresamos con la canción más cool de la semana.

BLOQUE 4

La canción más cool esta semana, es tremenda. Llega desde Phoenix, Arizona, vía Washington DC y la E Street. Está contenida en un nuevo box set que vamos a celebrar con un set completo. Están listos para un gran tono de guitarra. Este es uno de los mejores de todos los tiempos, y un día lo revisitaremos. No sé donde tiene guardado su tono, pero de seguro que lo usaremos en la E Street band. Recibimos en el Underground Garage a mr. Nils Lofgren.

Fat Girls Dance (Nils Lofgren)
Beggar’s Day (Grin)
Rock And Roll Crook (Nils Lofgren)
I Found Her (Nils Lofgren)
I Go To Pieces (Nils Lofgren)

Partimos nuestro set con la canción cool de la semana Fat Girls Dance, yeah baby, jeje. Está contenida en un set que se tienen que conseguir. Toda la vida musical de Nils Lofgren en un solo envase. Y él es alguien que ha estado en todos lados. No debe haber sido fácil, pero el que la compiló merece un premio. El premio de que la compres. Se llama Face the music y son 10 discos, 169 canciones! Todo se remonta a Grin, la banda que fundó en Washington DC, en 1968, cuando tenía 17 años, y contiene tracks de todas las cosas en las que ha participado, elegidas por él mismo. Ese es el punto fuerte. No contiene todas las canciones que ha grabado, pero sí sus favoritas. Mucha gente comenta en el libro que acompaña el lanzamiento, pero el texto central es de Dave Marsh. Fat girls dance bien puede ser el tema más cool de Face the music. Está contenido en su disco de 2006, Sacred Weapon. Mucha gente colabora en la grabación: David Crosby, Lou Gramm, Graham Nash, Paul Rodgers, Sam Moore. A acrgo de la producción, Nils y Robert Greenwald. Luego tocamos Beggar’s Day, dedicada por Nil a Danny Whitten. Aquí hemos tocado la versión de Crazy Horse, pero es interesante chequear la que realizó su propia banda, Grin, en el disco Gone Crazy, de 1973. Después sonaba Rock And Roll Crook, de su debut solista, en 1975, un disco al que también llaman The Fatman, por su portada. I Found Her, una canción que Nils escribió con Lou Reed. Hicieron varios temas juntos y este es del disco Nils, de 1979. Al cierre sonaba I Go To Pieces, un conver del clásico de Del Shannon, donde el propio Del se une a la banda. Esa era del disco de 1981, Night Fades Away. Una retrospectiva musical de 46 años, desde 1968 en adelante… Veremos que nos reserva para la segunda caja, jeje. Un gigante Nil.Recuerdan ese documental que ganó el Oscar? 20 feet from stardom? Esto podría llamarse 20 feet from Stevie. Así de cerca tengo a Nils en el scenario. Un grande.

BLOQUE 5

Los Monkees desaparecieron de escena en el 69 con una jugada igual de controversial que su aparición en el mapa, tres años antes. Se trataba de una película llamada HEAD, escrita por un actor fracasado: un tal Jack Nicholson, quien -después de pasar años actuando en producciones de Roger Corman- sentía que era el momento de buscarse un trabajo de verdad. Hubo muchos títulos para el filme, y al final se quedaron con HEAD. no hay que olvidar que la banda aún estaba en su peak, y por lo mismo ya pensaban en un segundo filme, uno que en su promoción pudiera decir “from the guys that give you head” (juego de palabras que significa tanto “de los tipos que produjeron HEAD” como “de los tipos que metieron la cabeza entre tus piernas”) A puesto a que fumaban “poquito” en esos días, jeje. Fue dirigida por Bob Rafelson, quien integró la mitad del equipo que creó la serie de televisión. Siempre había querido dirigir películas y se imaginó que esta sería su chance. Su socio y amigo Bert Schneider trató de disuadirlo, pero no hubo caso: al final todos terminaron en una habitación de un resort de Ojai, California, fumándose en marihuana parte del presupuesto del filme y grabando en una cinta todas las ideas que se les venían a la cabeza, y creánme, todas están en la película. El filme resultante, dependiendo de quién lo vea, es una pila de basura sicodélica, totalmente fragmentada y unida con imágenes de corrientes de conciencia, o una perfecta deconstrucción de la máquina fabrica estrellas de Hollywood o un pastiche alegórico que capturaba a la perfección la encrucijada cultural que se había generado entre la aparición de Sgt. Pepper y la pérdida de la inocencia de una generación. En otras palabras, es bastante salvaje. Rafelson estaba convencido que nunca podría dirigir otra película, así que acabó haciendo diez películas dentro de una: tiene una escena de guerra, muchas de comedia, un poco de esto y otro poco de aquello. Una cosa interesante es que el guionista Jack Nicholson actuaba cada escena para Rafelson antes de pasársela, y éste acabó diciéndole que tenía que volver a actuar otra vez. Acabó colaborando con Nicholson en cinco filmes, el primero de los cuales fue Five Easy Pieces, de 1970; no sin antes decirle a Dennis Hopper -quien aparece brevemente en una escena de HEAD- que debía contratarlo para la siguiente producción cinematográfica de Rafelson y Schneider, que Hopper estaba a punto de dirigir: una peliculita de motoristas que se haría a la rápida, llamada Easy Rider.

Can You Dig It? (The Monkees)
Ezy Rider (Jimi Hendrix Experience)
One Monkey Don’t Stop No Show (Honey Cone)
Dance Like A Monkey (The New York Dolls)

Partimos el set con Can You Dig It?, la muy sicodélica contribución de Peter Tork a la película HEAD. Muy cool, Pete. Ezy Rider aparece en el disco póstumo de la Jimi Hendrix Experience. Primero lo llamaron Cry of Love, luego lo retitularon First Rays of the New Rising Sun. Por supuesto fue la aparición de Easy Rider lo que inspiró a Jimi a bautizar la canción. Luego Honey Cone con One Monkey Don’t Stop No Show y cerramos con Dance Like A Monkey de unos grandes fans del show, los New York Dolls, jeje. Cool.

Compartir