El viaje sin fin de los Traveling Wilburys

El viaje sin fin de los Traveling Wilburys
  • 03

  • Oct, 2017

Por Héctor Muñoz Tapia

En octubre de 1992, Nelson Wilbury (en la foto, el cuarto de izquierda a derecha) presenta a su compañero y medio hermano Lucky Wilbury (en la foto, el primero de izq. a der.) como el festejado de honor de una fiesta que un leñador de Winnipeg llamó de forma afectuosa “Bobfest”. Más que indicarle lo “afortunado” que era, Nelson se refería a su colaboración musical. La de los Traveling Wilburys, o como diría nuestro querido hermano mayor “Pirincho” Cárcamo, los Wilburys viajeros. 5 medio hermanos de un mismo padre, Charles Truscot Wilbury.

El proyecto de los Wilburys viajeros se remonta a los momentos en que Nelson le pidió a Otis Wilbury (en la foto, al lado de Lucky), su medio hermano menor y fan número 1, a colaborar en unas canciones para cierto lado B. Nelson quedó sorprendido de que ese otrora mocoso que lo seguía a todas partes y lo emulaba supiese tanto de unos amigos suyos, los Monty Python. Otis, como buen chico aplicado fanático a morir de sus hermanos mayores, también colaboraba con el primo mayor y músico revitalizado Lefty Wilbury (en la foto, el de más a la derecha) y con un medio hermano lejano, el rubio Charlie T. Jr. (en la foto, al medio). Otis los invitó a ambos a la eventual grabación. El único estudio disponible para grabar era el del hermano Lucky, por lo que le preguntaron si también quería unirse.

Fue así que un miércoles en la mañana se encontraron los 5 Wilburys en la casa de Lucky. Nelson andaba con una melodía dando vueltas en su cabeza y primero la cantó para todos. Al ver al mayor del lote, se le ocurrió darle una estrofa para que la cantara, y también algo a los demás en el medio. Una vez que Nelson tuvo la idea básica más o menos estructurada, no fue difícil que el resto de la tropa se fusionara con él. Nelson le pidió algo a Lucky: “¡Ya pues, danos unas letras, célebre letrista!“. Lucky miró en el garage donde se habían instalado y vio una caja de embalaje que decía “Handle With Care” (manéjese con cuidado, “frágil”). La nueva tonada estaba lista con el título que Lucky, de puro suertudo, encontró.

Cada uno puso su marca registrada en “Handle With Care”: Nelson, sus cambios celestiales de acordes y su slide en el solo; Lefty, su angelical voz para el “lonely bit” que Nelson había preparado para él; Lucky, su siempre efectiva harmónica en el fade; Charlie T, su capacidad de mímesis con el primo Lucky reforzando su línea vocal; Otis, su aventajado ojo para las perillas en el estudio y, en cierta medida, sus ganas y energía heredada del ya viejo grupo de Nelson, una banda que se hacía llamar The Beatles. Todos estos elementos combinados dieron una canción dulce y encantadora. Quizás demasiado trabajo para quedar relegado al segundo plano de un lado B.

Los 5 Wilburys viajeros se entusiasmaron y siguieron trabajando en el viejo garage de Lucky. Compartieron un buen tiempo juntos escribiendo canciones, jammeando y grabando. Escribían en cualquier superficie y sacaban ideas de cualquier lado. En permanentes asados y convivencias, sacaban las acústicas y terminaban la idea para una nueva canción. Leían el diario y jugaban con los títulos y más de alguna letra salió de eso. El relajo era enorme. Y se reflejaba en lo bien que fluían las grabaciones.

Todo este trabajo de relajo entre estos hermanos dio como resultado un disco que titularon “Traveling Wilburys, Vol 1”. Estaban tan entusiasmados que habían decidido irse de gira e invitar a quien quisiese de sus amigos cercanos a unirse al viaje. Todo parecía ir sobre la marcha para los 5 Wilburys. Pero el destino les jugó una mala pasada y les quitó el viento de sus alas: el hermano mayor, Lefty, falleció de un ataque fulminante al corazón. Los hermanos quedaron desconsolados. De inmediato cancelaron los compromisos del nuevo proyecto y sólo se juntaron a grabar en algunos momentos. Los 4 hermanos sobrevivientes participaron con una canción en un disco benéfico y editaron el segundo álbum de su proyecto, “Traveling Wilburys, Vol 3“.

Con el paso del tiempo, los 4 hermanos que quedaban se seguían juntando en privado. Hace una década y media, el hermano gestor de la reunión, Nelson, dejó este mundo para cuidar a los demás desde el más allá. Se lo llevó el cáncer tras una ardua lucha. Y esta semana nos tocó despedir al menor del lote, Charlie T. Jr. Tal como su hermano Lefty, se lo llevó un ataque fulminante al corazón.

A estas alturas, es difícil que los 2 hermanos sobrevivientes se reúnan a grabar un nuevo material. Oficialmente, los Traveling Wilburys no se han separado. No está dicha la última palabra. Quién sabe si el tercer disco sea parte de un mundo distinto al material.

Lo último en futuro.cl

EN VIVO: Rock Shop

16:00 — 18:00

X